Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

¿En qué usamos el tiempo?

¿En qué usamos el tiempo?

Existen medidas cronológicas que establecen estándares para medir el tiempo y comprender nuestra existencia en un devenir social y cultural específico. Para ello se han inventado calendarios, medidas como las que utilizamos cotidianamente y podemos ver en los relojes, agendas de cualquier teléfono móvil o computadora. Esto significa que hay reglas sobre el tiempo y que para poder adaptarnos a una sociedad, deben ser respetados: elegimos nuestros gobernantes cada cierta cantidad de años, y estudiamos carreras que tienen una duración prestablecida. También, cuando acudimos al psicólogo, médico o dentista, tenemos fijado un turno en que podemos consultar y una frecuencia para llevar adelante un tratamiento. Lo mismo con nuestra edad y con nuestro trabajo: todo tiene un tiempo.

Por lo dicho anteriormente podríamos pensar que ajustando nuestros horarios al tiempo estándar, todo debería funcionar a la perfección. Sincronizando nuestros relojes, programando nuestras alarmas y saliendo con unos minutos de anticipación “por las dudas”, todo estaría bien. Lamentablemente, no siempre es así.

tiempoA menudo se escucha en las sesiones de psicoterapia comentarios de los pacientes sobre este tema. Usualmente con una frase del tipo “no tengo tiempo” , seguido de la especificación de aquellas actividades para las cuales los pacientes dicen, no pueden realizar debido a que el tiempo no les es suficiente. Aún cuando el devenir es inevitable y cada hora, minuto, segundo que pasa es irrecuperable en términos físicos, el tiempo es un concepto y tiene una significación singular para cada sujeto.

Algunas personas dividen sus actividades en días, otros en módulos de dos horas o “turnos”. Otros dividen el día en dos, el tiempo que trabajan y el “libre”. Algo es seguro: para cada sujeto el tiempo tiene un significado personal. Por lo tanto, la forma en que éste se usa o se vive, varía para cada persona.

Pero aún así…  ¿En qué usamos el tiempo?

Cuando los pacientes dicen no tener tiempo para ciertas actividades, generalmente se expresan en términos de queja o lamento. ¿Por qué? Si exploramos la superficie del planteo, suele tratarse de actividades relacionadas con aspectos sumamente importantes para el sujeto. Entre otras, suelen incluirse: familia, amigos, esparcimiento, actividades culturales, viajes, relajación, estudio, deportes, actividades artísticas, participación ciudadana, política, dormir, alimentarse apropiadamente, acudir al chequeo del estado de salud e incluso, ir al psicólogo.

Si podemos englobar dichas actividades en una categoría general, todas ellas tienen que ver con el bienestar del sujeto, el bienestar emocional, psicológico, físico y social, con el crecimiento en distintas areas del desarrollo de la personalidad que contribuyen a poder experimentar una vida saludable.

Es por ello que se trata de una pregunta muy importante y que cada persona responderá de manera singular.

Entonces, ¿en qué me puede ayudar un psicólogo respecto al uso del tiempo?

Al ser el tiempo una construcción subjetiva, si tomamos consciencia de ello, podemos utilizarlo de forma más creativa. “Hacernos un tiempo” para pasar con nuestros seres queridos, aprender algo nuevo, o ayudar a otros. También, para descansar nuestra mente, relajarnos o hablar de aquellas cosas que necesitamos decir.

El tiempo es de cada uno y aunque cada situación es singular. Hablar sobre él, preguntarse “¿en qué lo estoy usando?” y conversar sobre ello en una terapia, puede ayudar al sujeto a apropiarse de él. También, organizar las actividades con otra jerarquía y poder aprovecharlo.

Al ser una construcción subjetiva, se puede estirarlo, acortarlo, vivirlo y experimentarlo de una forma diferente. Lograrlo implica una introspección, una conexión con nuestras prioridades y deseos y por supuesto, una decisión.

 Articulo redactado por:

Foto del lic pablo britos

Lic. Pablo Britos