Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Psicoterapia Grupal

¿Qué es la psicoterapia de grupo?

Un momento para encontrar un modo de procesar cuestiones íntimas y singulares, con otras personas que estén transitando sensaciones y emociones similares. Un lugar para resonar con otras personas desde las historias de cada uno.

imagen de un grupo en terapiaEn un espacio grupal terapéutico se alojan las vivencias que queremos compartir y se contienen desde el respeto y la escucha de una grupalidad abierta al encuentro. Es un entrecruzamiento de experiencias que resuenan desde puntos en común y/o diferentes, pero que pueden ayudar a desanudar y sanar. Contribuir a sentirnos más livianos de ciertas tristezas, angustias, fantasías y pensamientos que pueden bloquearse o detener nuestras acciones.

Propiciar un dispositivo grupal promueve, en el marco de un proceso terapéutico, una apertura a un abanico de posibilidades al momento de resignificar, reelaborar y accionar con otras estrategias en el plano de las relaciones en la vida cotidiana.

El plus grupal consiste en que, más allá de las historias particulares de sus miembros, se constituye un proceso de grupo, donde sus producciones entran en resonancia. (Bion et.all).

En un grupo se desarrollan fenómenos que son propios de la situación de grupalidad y no pueden reducirse a las intenciones individuales de sus integrantes. (Baz y Tellez 2007).

 

¿Qué diferencia hay con la psicoterapia individual? ¿Por qué hacer un proceso de psicoterapia grupal?

 

Al escuchar y entender que no estamos solos con lo que nos pasa, se abren sentidos y modos de comprender ciertas experiencias.

Al poner en juego nuestra historia con otros, podemos compartir recursos con los que contamos (a veces hasta sin darnos cuenta) e intercambiar cómo abordamos ciertos hechos que transitamos, preguntarnos ¿de qué otros modos se pueden vivenciar?

Al resignificar nuestras propias emociones, indagar en ciertos pensamientos y acciones junto a otras personas, nos sentimos acompañados y entendidos desde un lugar de encuentro, desde la resonancia: el eco de mi historia en la historia del otro y viceversa. Incorporamos así, diferentes modos de entender y vivir lo cotidiano.

Estar con otras personas transitando un proceso terapéutico nos facilita mirarnos de modos diferentes, reconocernos y poder replantearnos una y otra vez ¿Cómo puedo actuar de manera más cercana a mis deseos y necesidades?

 

¿Qué es el Psicodrama?

El Psicodrama es un modo de trabajo grupal que incluye recursos teatrales, lúdicos y creativos. Desde el dispositivo psicodramático se trabaja con situaciones personales que se transcriben en escenas de nuestra vida cotidiana. Desde la cual se puede trabajar la historia de un protagonista, pero que también es una historia que representa a un grupo.

Por eso en cada sesión grupal, cada uno tiene un rol diferente, se va elaborando las escenas y produciendo con la participación de cada miembro, un encuentro creativo y enriquecedor. Hay momentos y lugares que implican más acción y otros que con solo estar de un modo expectante ya colabora con el momento de encuentro psicodramático.

La propuesta permite trabajar los aspectos creativos de cada uno, con la idea de “buscar respuestas novedosas a problemas antiguos”, y de desarrollar el estilo de cada uno, el rol psicodramático a decir de Moreno. Cada persona tiene características particulares y un modo de moverse en el mundo, que muchas veces olvida y deja de lado al ceñirse a las estructuras culturales, a los modos de ser que debería o tendría que cumplir.

Desde el psicodrama se busca trabajar estos aspectos para que cada persona pueda sacar a la luz esa particularidad creativa y espontánea que la caracteriza. El dispositivo psicodramático se creó en Viena 1911, por Jacob Levi Moreno, psiquiatra y educador. Desde esta perspectiva se entiende que somos todos originariamente espontáneos y creativos, solo que las conservas culturales contribuyen al encorsetamiento de las cualidades creativas.

Epistemológicamente una de sus fuentes es la Teoría de los Roles. Ésta entiende que preexisten socialmente funciones que “debemos” cumplir, lugares a ocupar en distintas instituciones y espacios sociales. Lugares que a veces condicionan nuestra manera de actuar al punto tal de generar socialmente ciertos comportamientos estereotipados.

Según Moreno (1993) el rol “es la forma de funcionamiento que asume un individuo en el momento específico en que reacciona ante una situación específica en la que están involucrados otras personas u otros objetos.”

Existen tres dimensiones o tipos de roles que se despliegan constantemente en lo cotidiano y actúan al mismo tiempo. Por un lado, aquellos que refieren a lo social por ejemplo el ser trabajador/a, ser estudiante, madre/padre, hijo/a. Por otro lado, a lo psicosomático, aquellos que apuntan a necesidades biológicas y fisiológicas y por último roles psicodramáticos que serían las acciones que se ponen en juego según esas funciones preexistentes al sujeto y a sus propias necesidades.

Cuando estamos tan ceñidos a los roles sociales imposibilitados de desplegar nuestros aspectos creativos, enfermamos. Es decir que, en ocasiones, podemos encontrarnos afectados por las expectativas propias o ajenas respecto a cómo llevamos adelante esos roles o funciones sin poder conectar con nuestros propios deseos y/o necesidades.

De acuerdo con Albizuri O. (1986) a medida que la persona crece va ampliando su abanico de roles. Algunos pueden quedar inhibidos y luego puede ser necesario recuperarlos para desplegarlos. Cuanto más sano es un individuo más posibilidades tendrá de desempeñar diferentes roles, más amplios, creativos y no repetitivos.

Grupo en Formación

psicoterapia de grupo

Grupo de Duelo

Profesionales encargados: