Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

¿Relaciones? En la red

chica con celular

¿Relaciones? En la red

La telefonía celular, internet y las redes sociales se combinaron para ofrecernos una nueva manera de comunicarnos, de encontrarnos y entablar relaciones. En la palma de la mano tenemos la posibilidad de hablar con quien queramos, de compartir lo que pensamos y sentimos al instante. A la vez, podemos acceder a lo que los demás quieren compartir con nosotros de la misma manera.

Relaciones en las Redes - chica con celularLo que resulta fascinante de este medio es algo que muchas veces nos pasa desapercibido. Ocurre que asistimos a la disrupción de las dimensiones de espacio y tiempo. El acceso a la total inmediatez alterna con la posibilidad de introducir un lapso, un tiempo de interrupción de la comunicación. Esto abre una ventana que libera a la imaginación y habilita las más variadas interpretaciones.

¿Qué posibilita esta operación sobre el tiempo?

Fundamentalmente, el hecho de que no es necesario ocupar el mismo espacio. La virtualidad de las relaciones corren el cuerpo. Con él, se corre la gestualidad, la mirada, el tono de voz, el contacto físico, que acompañan los dichos. De esta manera, quien recibe un mensaje lo significa y decodifica anexándole aquellos elementos en base a su imaginación, y por ende, a algo que pertenece al orden de la fantasía.  Desde el lado de quien emite el mensaje también las condiciones son diferentes. El sustraerse de la mirada de los demás anula la posibilidad de recibir en cuerpo presente las reacciones que los dichos generan. Por este motivo es frecuente ver personas que a través de las redes se permiten comentarios o sentencias que no realizarían de otra manera. De esta forma, queda en cada uno el modo en que establece las relaciones.

¿Por qué se crea una lógica mercantilista de las relaciones?

El cuerpo que se pone en juego es el que cada quien elige y crea. La posibilidad de aplicar filtros y retoques a las fotografías o incluso adoptar la imagen de otra persona dota al usuario de la posibilidad de alcanzar una imagen idealizada, la cual se combina con la publicación de intereses, viajes, pensamientos y gustos que terminan por armar toda una identidad virtual. Muchas veces, incluso, la vida comienza a ser vivida en función de lo que se quiere mostrar en el espacio virtual.

De este modo, todo momento es publicable y se transforma en un montaje para tal fin. Lo que se consigue, es un producto idealizado de uno mismo que literalmente es ofrecido a un mercado. Puede ser profesional (a través de Linked in), o amoroso por medio de Tinder. Así, se ingresa en una lógica mercantilista en las relaciones donde se evita lo fortuito, lo inesperado del encuentro. Todo ello, al resguardo de la aparente garantía que otorga la elección previa a través de las redes.

Optamos por no exponernos, reducir al máximo posible el riesgo de salir lastimados de una relación. También, buscamos eliminar el margen de error restringiendo el contacto. Elegimos a aquellas personas que dicen gustar de las mismas cosas atomizando los grupos de pertenencia en una escala inédita. Hoy encontramos un grupo creado y organizado alrededor de cada actividad o interés que se tenga.

Vale preguntarse, ¿a qué nos identificamos?

Puede que no sea a los otros, sino a la manera de obtener una satisfacción que compartimos. Esto implica que las personas son reemplazables en la medida que no se altere lo que genera el encuentro. Por ende, estrechamos lazos con las condiciones de amor más que con la persona amada.

Este mismo mecanismo es el que se pone en juego en el consumo de objetos de los más variados, incluso en los casos de abuso de sustancias o adicciones. ¿Será por este motivo que las redes sociales nos atrapan durante horas?

Articulo redactado por Lic. Gonzalo Guzmán. MP.: 7042