Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Los niños y el Tratamiento Psicológico

Foto de niño con autismo

Los niños y el Tratamiento Psicológico

Vivimos en una sociedad que no tolera el movimiento infantil, ni los avatares de la infancia. Que espera que todo lo que genera molestia se solucione rápidamente, sin darle tiempo a la elaboración. Para aquellos niños que tienen mal comportamiento o son tildados de problemáticos, se buscan soluciones mágicas o farmacológicas.

Se tiene una mirada patológica del niño. Se espera que responda como robot, sin la posibilidad de expresar sus angustias o altibajos emocionales. Esto resulta esperable para los más chicos, ya que están en proceso de crecimiento y cambio permanente.

¿Cómo podemos distinguir si los niños requieren un tratamiento que incluya fármacos y/u otras terapias, y cuándo no?

Foto de niño con autismo

De alguna manera, los niños siempre manifiestan lo que les ocurre. Pueden hacerlo de diferentes modos, y en diferentes contextos. A menudo aparecen las dificultades en la escuela,  problemas para dormir, para comer o para controlar esfínteres. También pueden portarse mal, no atender en clase, ponerse agresivos, o incluso manifestarse enfermedades psicosomáticas.

La medicación puede ser una herramienta de gran ayuda cuando un niño tiene un sufrimiento muy grande, por ejemplo si tiene alucinaciones o ataques de terror sin motivo. Pero medicar a un niño porque sus conductas molestan a los adultos resulta totalmente perjudicial.

Es importante conocer el bienestar del niño, escucharlo y no acallarlo para resolver lo que lo perturba. Allí, el tratamiento psicológico resulta de una gran ayuda.

Desde el tratamiento psicológico, se promueve que el niño se sienta escuchado y comprendido. Se busca construir un vínculo de amor y respeto con la familia, para que el niño tenga una infancia feliz.

Es importante que se respeten sus momentos de juego y que se le cuenten cuentos, historias familiares, de manera de que pueda organizar sus percepciones. Los niños necesitan que se les hable, que se les expliquen las cosas y que se juegue con ellos, que se los tenga en cuenta como sujetos que pueden sufrir y que necesitan de la figura de los otros para sentirse bien.