Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Ejercicios cognitivos para personas con Alzheimer

Alzheimer y ejercicios cognitivos 01

Ejercicios cognitivos para personas con Alzheimer

Alzheimer y ejercicios cognitivos 01En la actualidad existen diferentes tratamientos farmacológicos orientados a controlar los síntomas característicos de la Enfermedad de Alzheimer (EA). Sin embargo, las investigaciones reconocen la importancia de combinar los mismos con una terapia de estimulación a nivel cognitivo. Esto ayuda a conseguir que el curso de la enfermedad no avance rápidamente, y sirve de soporte para los trastornos conductuales y del estado de ánimo.

Los objetivos que persigue la estimulación neurocognitiva tienden principalmente a ralentizar el avance la enfermedad, trabajando sobre las capacidades cognitivas que aún estén conservadas. Es decir, resulta fundamental disminuir al máximo el impacto de las dificultades cognitivas en la funcionalidad de la persona. De este modo se puede mantener el mayor nivel de autonomía posible para las actividades de la vida diaria.

En este artículo, las licenciadas en psicología María Belén Tosolini (M.P. 10965) y Sofía Gagliardi (M.P. 11269); te explican cuáles son las principales funciones cognitivas que se ven afectadas en la Enfermedad de Alzheimer. También, comparten algunos ejercicios que pueden implementarse en el hogar, y ayudarán a disminuir el impacto de la enfermedad.

ORIENTACIÓN 

La desorientación temporal es una de las funciones cognitivas típicamente afectadas en las fases leves de la EA. También puede aparecer lo que se denomina “desorientación personal”, que va empeorando a medida que avanza la enfermedad. Por último, la desorientación espacial suele aparecer en los estadíos moderados.

Para disminuir el impacto de estos déficits en la vida cotidiana, suelen utilizarse recursos como calendarios, mapas, relojes, etc. También resulta útil propiciar el uso de ayudas memoria como agendas, notas, recordatorios, alarmas. Otra estrategia válida es potenciar el reconocimiento de fechas festivas como feriados, fiestas de fin de año, cumpleaños, aniversarios, etc.

Por otra parte, pueden realizarse preguntas orientadoras. Algunos ejemplos serían:

Orientación temporal

  • ¿Qué día de la semana es hoy?
  • ¿Qué fecha es hoy?
  • ¿En qué mes estamos?
  • ¿Qué año es?
  • ¿En qué estación del año estamos?
  • ¿Qué hora es?
  • ¿En qué momento del día estamos?

Orientación espacial

  • ¿Dónde estamos?
  • ¿En qué calle estamos?
  • ¿Sabés en qué barrio estamos?
  • ¿En qué ciudad estamos?
  • ¿Qué provincia es ésta?
  • ¿En qué país vivimos?

Orientación personal

  • ¿Cómo te llamas?
  • ¿En qué año naciste?
  • ¿Qué edad tenés?
  • ¿Estás casado/a?
  • ¿Cómo se llama tu esposo/a?
  • ¿Tenés hijos?
  • ¿Cómo se llaman?
  • ¿Y nietos?
  • ¿Cómo se llaman?

LENGUAJE

En las etapas leves el habla suele conservarse de manera fluida, aunque con ciertas modificaciones a veces imperceptibles o disimulables. En general la dificultad para encontrar palabras suele compensarse con sustituciones, pero con el avance de la EA el habla comienza a perder fluidez. 

A nivel de lenguaje escrito, las primeras fallas se evidencian por errores ortográficos al dictado. A medida que avanza la EA, se comienzan a observar fallas grafomotoras. Por lo general, éstas concluyen en lo que se conoce como “agrafía severa”: esto es, la pérdida parcial o total de la habilidad para producir lenguaje escrito, con imposibilidad incluso para copiar palabras. 

Para ejercitar las capacidades lingüísticas suelen utilizarse todas las tareas cotidianas. De ser necesario, es importante ayudar a la persona con cuestiones semánticas y fonéticas.

Denominar los alimentos que está comiendo el paciente, los utensilios del baño, nombres de sus familiares y amigos, etc.; suelen ser ejercicios favorecedores. 

Otros ejercicios útiles suelen ser:

Repetición de series automáticas

Se trabajan oralmente y se puede facilitar comenzando nosotros la serie. Por ejemplo, días de la semana, meses del año, Alzheimer y ejercicios cognitivos 02
estaciones, números del 1 al 10, etc.

Ejercicios de descripción de láminas y situaciones

Se trabaja con una lámina, pintura, fotografía o situación real determinada y se pide al paciente que describa la mayor cantidad de aspectos: qué ropa llevan puesta, qué objetos hay en el espacio, qué están haciendo las personas, etc.

Ejercicios de fluidez verbal

A nivel de fluidez fonológica, se pueden realizar listas de palabras que comiencen con diferentes letras o sílabas. Por ejemplo, palabras que comienzan con MA (mamá, mamadera, mate, maceta, etc). 

El mismo ejercicio puede realizarse para estimular la fluidez semántica, pidiendo que diga o escriba todos los animales que conozca (perro, gato, vaca, etc); todos los países que se le ocurran (Argentina, Chile, España, etc); prendas de vestir (pantalón, zapatos, medias, etc); etcétera.

Ejercicios de repetición

Pedirle a la persona que repita frases de diferente longitud y con palabras de diferente frecuencia de uso, por ejemplo: 

  • Los impuestos los pago en la municipalidad.
  • El auto se guarda en el garage.
  • Los lácteos se guardan en la heladera.
  • El domingo almuerzo con mi familia.
  • Hoy es jueves.

Ejercicios de lectura y escritura

Se le puede pedir que escriba libremente lo que hizo durante el fin de semana. También, se le puede dar una consigna más acotada como por ejemplo que escriba algún refrán que conozca; darle algunas palabras disparadoras y que redacte una historia utilizando esas palabras; entre otras.

MEMORIA

Alzheimer y ejercicios cognitivos 03En las personas que sufren Enfermedad de Alzheimer, encontramos una alteración en su capacidad para aprender material nuevo y recordar información ya aprendida. 

A lo largo de la evolución de la enfermedad, la afectación de la memoria suele ser muy extensa. Por un lado, se ve afectada la memoria reciente, pero también el proceso de consolidación. Es así como suelen comenzar a aparecer los olvidos. Esto implica que el paciente no pueda recordar la información reciente ni remota. 

Uno de los ejercicios que podría implementarse consiste en presentar al paciente fotografías personales, de personajes populares, lugares conocidos por él y objetos o alimentos de uso cotidiano; pidiéndole que nombre lo que observa. En una segunda instancia, se retiran las imágenes y se le  pide al paciente nuevamente que nombre a los familiares y amigos que aparecían, a los personajes famosos, objetos, etcétera.

Otra propuesta, sería leerle a la persona un artículo de su interés (noticia, cuento, receta, etc) y a partir de allí solicitarle que explique lo que entendió, que nos diga algún dato concreto, pedirle su opinión personal al respecto, etc.

Otro ejercicio con la que suelen entusiasmarse los adultos está relacionada con los refranes populares. Por ejemplo, se les lee la primera parte y se les pide que completen según corresponda:

  • De tal palo, ……….
  • Dime con quién andas, …………
  • En casa de herrero, ……….
  • A mal tiempo, ……….

Recomendaciones útiles

Para que la estimulación cognitiva dentro del hogar resulte óptima, es importante tener en cuenta una serie de recomendaciones:

  • Crear rutinas diarias que le permitan al paciente organizarse, por ejemplo: levantarse todos los días a la misma hora, desayunar y luego leer el diario, almorzar y luego dormir la siesta, merendar y después salir a dar un paseo, acostarse a la misma hora, etcétera.  
  • Respetar las actividades de cada día, y las costumbres y gustos propios de nuestro familiar. 
  • Respetar el tiempo necesario que le tome a nuestro familiar realizar las actividades. 
  • Animar a la persona para que realice las tareas por sí sola y asistiendo sólo en los momentos que requiera nuestra ayuda; no hacer por ellos.
  • Reforzar positivamente cuando realice bien una tarea. 
  • Evitar estímulos distractores a su alrededor para que no pierdan la atención y puedan centrarse en lo que está haciendo. Elegir espacios luminosos, silenciosos y ordenados, evitando las multitudes de personas.

 

Lic. Sofía Gagliardi

Lic. en Psicología
psicóloga SOFÍA GAGLIARDI
psicóloga SOFÍA GAGLIARDI
Lic. Sofía Gagliardi

Lic. en Psicología

Licenciada en Psicología (UNC). Mat. Prof. 11269. Psicoterapia Cognitiva Conductual. Neuropsicología. Atención a niños, adolescentes y adultos. Ex residente en Unidad de Neuropsicología y Neurorehabilitación del Sanatorio Allende. Actualmente Neuropsicóloga Clínica en Cortex Neuroterapias. Atiende en B° Nueva Córdoba.

351-5952098
B° Nueva Córdoba - Córdoba.

Lic. Belén Tosolini

Lic. en Psicología
Lic. Belen Tosolini
Lic. Belen Tosolini
Lic. Belén Tosolini

Lic. en Psicología

Lic. en Psicología (UNC) M.P 10965. Dedicada al trabajo y la formación dentro de dos áreas: Terapia Cognitivo Conductual y Neuropsicología. Atención a niños, adolescentes y adultos. Actualmente trabajando dentro de
351-5952098
B° Nueva Córdoba - Córdoba.