Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

¿Cómo perdonar una infidelidad?

pareja peleada

¿Cómo perdonar una infidelidad?

Un asunto del que parece que se habla mucho es la infidelidad: en la literatura, en el cine, en la calle, en el bar. Pero ¿es más lo que hablamos o lo que callamos sobre el tema de ser infieles? ¿Cómo afecta la infidelidad a la vida de las parejas? ¿Qué viene después de una traición amorosa?

Sabemos que la infidelidad es un acto común y altamente probable, en un contexto de relaciones mayoritariamente monógamas. Un estudio realizado recientemente en Brasil, entre parejas convivientes, reveló que el 93% de las mujeres y el 91% de los varones habían sido infieles al menos una vez.

En este artículo, buscaremos aportar a esta discusión, brindando respuestas a diversos interrogantes. ¿Cómo perdonar una infidelidad? ¿Qué ideas equivocadas tenemos sobre el perdón?¿Cómo seguir después del perdón? ¿Cómo recuperar la confianza en la relación? Leenos para saber más acerca del difícil proceso del perdón.

Perdonar una infidelidad

La infidelidad es un asunto complejo, con muchas aristas que pueden ser analizadas. Un aspecto importante es que, casi siempre, se da en secreto. De acuerdo a Fuentes Cuñas y Koval, es un acto que “viola el acuerdo de exclusividad en una relación”. Esa traición es fundamental para roer la confianza, que es una de las bases de la relación de pareja.

pareja peleada

Al tomar conocimiento de la infidelidad, una de las partes siente que su autoestima se deteriora. Se produce un profundo daño, que será necesario sanar. A partir de ese momento, un difícil desafío para la persona dañada será el perdonar lo ocurrido. Aunque este proceso tiene que darse con independencia de que se busque restaurar la relación o no.

El perdón de una traición amorosa es un arduo camino de sanación personal. El primer paso en esta senda, es reconocer el daño sufrido. Es vital no engañarse a uno mismo, minimizando lo ocurrido. Por el contrario, solo ponderando la importancia del hecho podremos darnos la oportunidad de perdonar.

Avanzando en este camino, llegamos al siguiente y fundamental paso. La segunda etapa es demostrar interés genuino por perdonar la infidelidad. Al menos, debemos tener voluntad para identificar al perdón como una posibilidad.

Nociones equivocadas sobre el perdón

Dentro del sentido común y las construcciones culturales, pueden generarse ideas erróneas sobre las relaciones interpersonales. Esas concepciones muchas veces son fuertes y nos cuesta desprendernos de ellas. Por ejemplo, podemos cargar con prejuicios relativos al perdón, en especial tratándose de infidelidad en la pareja.

Es por eso que debemos analizar qué significado presenta para cada uno el perdón. De esta manera, podremos encontrar aquellos pensamientos o ideas que afecten negativamente nuestro proceso de perdonar una infidelidad.

Aquí, pretendemos brindarte una pequeña ayuda en el proceso. Para ello, mencionaremos algunos prejuicios comunes dentro de nuestra sociedad. Algunas ideas erróneas sobre el perdón pueden ser:

  •     “Perdonar es minimizar o justificar el hecho”

¿Alguna vez escuchaste frases como: “no es para tanto”, “estas cosas pasan”, “intenta ver el lado bueno”? Debemos tener en cuenta que perdonar no implica cambiar la valoración del hecho. Lo más probable es que sigamos considerando lo ocurrido de manera negativa, pero podemos cambiar nuestra actitud con respecto al hecho.

  •  “Perdonar significa olvidar lo ocurrido”

El objetivo que el perdón persigue no es olvidar lo ocurrido. Por el contrario, puede que tengamos como fin recordar la infidelidad, sin que eso nos haga daño.

  • “Perdonar es signo de debilidad”

A veces se tiende a pensar que quien perdona no sabe valorarse o protegerse. Pero lo que sucede es que muchas veces aprendemos que es necesario protegernos de aquella persona que nos ha herido. Este aspecto refuta el prejuicio de la debilidad del que perdona.

  • “Perdonar es igual a reconciliación”

El perdón no incluye necesariamente reconstruir o retomar la relación con alguien. Es un paso necesario, pero no es suficiente, pues entran en juego diversos factores.

  • “Perdonar es una actitud generosa”

Otra idea errónea es que el perdón es un acto generoso del que perdona. Como si dijéramos: “Te perdono porque soy una persona bondadosa y me debes gratitud”.

¿Cómo sigue la vida después del perdón?

Perdonar es una opción. Cada uno decide si perdona, cómo perdona, cuándo perdona. A veces, esa opción implica la posibilidad de seguir con el otro, a pesar del error que cometió. Si apostamos por seguir la relación, debemos también optar por creer que no se repetirá la infidelidad. En muchas parejas se da el caso de reconfigurar el pacto. Establecer un nuevo modelo de fidelidad, con otros límites y posibilidades para los cónyuges. Ese es el punto de inicio, por ejemplo, de muchas relaciones abiertas, un paradigma que gana cada vez más fuerza dentro de las relaciones afectivas.

Ya dijimos que perdonar no es olvidar. Pero sí corresponde aceptar que llega un punto en que se cierra el interrogatorio sobre el tercero o tercera involucrado. Una vez que aceptamos de nuevo al otro y su lealtad, mantener abierto el interrogatorio implica seguir en el castigo hacia el otro. O incluso ahondar en información que no deja curar nuestra herida. Perdonar es sentirse capaz de asumir el daño sufrido y de no guardarlo como un arma de guerra presente de por vida.

De acuerdo a Coddou y Méndez (2002) “perdonar es el único instrumento del que dependemos los seres humanos para reparar una relación”. Por ello, si optamos por el perdón es porque los beneficios para el sujeto (y para el nosotros), de reparar la relación son mayores que los costos de mantenerla deteriorada o perderla. Tomamos entonces al perdón como un acto motivado por una libre elección de asumir el costo emocional de esa infidelidad. Y como una consecuencia del deseo de mantener la relación.

¿Cómo recuperar la confianza?

Aquí, podemos plantearnos qué puede hacer la persona que fue infiel, para que el otro pueda recuperar la confianza. Sin duda pueden adoptarse varias conductas reparatorias para reasegurar al otro con respecto a la relación. Pero esta situación tiene un límite.

Al igual que el perdón, la confianza es una opción, una decisión personal. Es imposible que alguien demuestre a cada minuto que está siendo leal. Una relación no podría resistirlo y las personas, en un sentido práctico del día a día, tampoco. Generar esa confianza también es fundamental para no caer en un control excesivo. Querer controlar todo lleva a conductas celosas, que también dañan la relación.

Si se opta por reparar la pareja, pero el duelo es doloroso y la confianza difícil de recuperar, podés recurrir a la ayuda profesional. La terapia personal y de pareja son herramientas poderosas en el proceso de perdón y reconstrucción de la relación. En Psicólogos Córdoba contamos con profesionales especializados que te ayudarán a afrontar situaciones como la infidelidad y el perdón.

Fuentes

Carrasco Álvarez, Carolina; Cornejo Marian, Claudia (2009): “Aproximación terapéutica desde la visión sistémica a una pareja que consulta por infidelidad”. Versión online

Fuentes Cuñas, A. A., & Koval, S. (2018): “Percepción de la infidelidad de adultos en el Área Metropolitana de Buenos Aires”. Versión online

Scheeren, Patrícia et al. (2018): “Infidelidade Conjugal: A Experiência de Homens e Mulheres”.