Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

La infidelidad: ¿Cuáles son sus causas y cómo superarla?

Infidelidad de pareja

La infidelidad: ¿Cuáles son sus causas y cómo superarla?

Infidelidad de parejaLa infidelidad suele ser un tema de consulta o un motivo para recurrir a terapia de pareja. Es común, que en una relación se considere la fidelidad como un pilar esencial sobre el cual se construye el vínculo amoroso.

De esta manera, la infidelidad trata de la ruptura de un contrato implícito. Esto sucede cuando uno de los miembros de la pareja tiene algún tipo de relación con otra persona. Cuando se rompe dicho contrato tácito, se pone en cuestión la confianza y se daña la relación.

La duda de muchas parejas es si se puede superar una infidelidad. De todas maneras, esa respuesta depende de cuán afectado quede el vínculo entre ambos miembros. El algunos casos la separación es la mejor opción. Aunque, en otros se vuelve a restaurar el vínculo con empatía, esfuerzo y compromiso de ambas partes.

A continuación te contamos cuáles son las posibles causas de la infidelidad y sus consecuencias. ¿Se puede superar y perdonar la infidelidad? Te invitamos a seguir leyendo.

¿Qué tipos de infidelidades existen?

No todas las infidelidades son iguales. Se diferencian por el nivel de intensidad y las emociones que se ponen en juego. Se pueden clasificar de la siguiente forma:

  • Pura y directa: La persona engaña frecuentemente a su pareja. La infidelidad es planificada y deliberada.
  • Accidental o indirecta: La infidelidad no es esperada ni buscada. La persona no tiene una intención inicial de ser infiel. El acto surge de manera repentina.
  • Compulsiva o por adicción sexual: Se trata de aquellos sujetos que constantemente engañas a su pareja. En casos graves pueden tener dificultades para controlar el impulso sexual. En general, se trata de infidelidades de tipo física, ya que lo único que desea el individuo es satisfacer su necesidad erótica obsesiva.
  • Afectiva: En algunos casos los sujetos consideran que el hecho de que la pareja sienta algo por otra persona, ya es traición. Por ejemplo, puede hacer referencia a pensamientos o fantasías que un miembro de la pareja tenga hacia un tercero o, al contrario, que uno de los integrantes de la pareja mantenga un juego de seducción constante, abrazos, declaraciones con otra persona, sin llegar a concretar nada.
  • Virtual: En la era de las redes sociales algunas personas usan las tecnologías para ser infieles. Generalmente no se llega a la infidelidad de manera física. Se basan en mensajes y contenido cargados de erotismo.

¿Cuáles son las posibles causas de una infidelidad?

Las causas que pueden llevar a una persona a ser infiel son varias. Entre ellas encontramos:

Infidelidad emocional y falta de comunicación en la parejaAburrimiento / Vida rutinaria:

El cansancio de la rutina y lo cotidiano, en algunos casos, lleva a que las personas busquen nuevas emociones para su vida. En ciertas ocasiones, esto puede llevar a una aventura sentimental.

Esto sucede en individuos que están acostumbrados a vivir de manera intensa con muchas emociones y cambios, y que suelen necesitar estímulos constantes. Por esto, la tranquilidad y la vida rutinaria pueden tornarse algo monótono y aburrido. Entonces, buscan en otras relaciones un poco de emoción y vértigo para sus vidas.

La vanidad:

En algunos casos, la vanidad de verse atractivos y poder conquistar a otros los lleva a cometer infidelidades. Estos actos solo tienen el fin de mantener su ego y no tienen la intención de separarse de su pareja actual. Son comunes en personas que tienen rasgos narcisistas de personalidad, que están pendientes de la imagen y la estética.

Por otro lado, muchos sujetos miden su autoestima en relación a las conquistas que han logrado. Entonces, ser infieles es un acto que les permite sentirse mejor con ellos mismos.

Falta de comunicación en la pareja:

Cuando en una pareja existen problemas de comunicación se pueden generar dificultades en el entendimiento y la comprensión. Por lo general, cuando se manifiesta una falta de comunicación, los miembros de la pareja lo subestiman, lo pasan por alto o simplemente lo niegan. Si esto se acumula con el tiempo, puede producir otros inconvenientes como distanciamiento o pérdida de interés de uno por el otro. Estas situaciones pueden llevar a que un miembro de la pareja busque por fuera lo que no encuentra en el interior de la relación.

Por esto, es recomendable una comunicación asertiva para garantizar vínculos saludables, a pesar de que en ocasiones haya desencuentros.

Sentimiento de soledad:

En el caso de una relación, la soledad puede aparecer cuando el vínculo entre ambos está  deteriorado. Además, se puede agravar si alguno de los dos sufre de depresión, o cuando en la relación ya no existe un nosotros, sino que se manifiesta un individualismo. Por ejemplo, cuando uno de los dos se encuentra absorto en su trabajo o profesión.

Cuando aparece el sentimiento de soledad dentro de una relación de pareja, aumentan las posibilidades de ruptura o de infidelidad. En algunas ocasiones, se busca en una tercera persona lo que no se encuentra en la pareja actual, con el fin de mitigar el sentimiento de soledad. Por ejemplo, compartir momentos, charlas, actividades, siendo no tan prioritario el aspecto sexual.

Falta de gratificación sexual:

Esto sucede cuando uno de los miembros de la pareja, a pesar de estar afectivamente bien con su compañero/a y tener todo resuelto (hijos, casa, trabajo, salud), al no tener una gratificación sexual se puede ver motivado hacia una infidelidad.

Vivenciar una situación estresante o traumática:

Cuando la pareja vivencia estresantes como una enfermedad, dificultades económicas o laborales, situaciones traumáticas vividas con dolor, como la muerte de un hijo, se puede generar un aislamiento o distanciamiento entre ambos. Esto sucede si la pareja no logró construir un núcleo de contención, comunicación y  afecto. De lo contrario, se busca alivio en una tercera persona.

La infidelidad: entre los celos, la culpa y la pérdida de la confianza

Celos e infidelidadCuando existe una infidelidad, hay dos tipos de personas: las que sienten culpa y las que no. Las primeras conocen el motivo de su infidelidad y se sienten culpables de poner en peligro su relación. En parte, no quisieron engañar a su pareja. En el segundo caso, la culpa puede aparecer recién cuando son descubiertos y toman conciencia del daño que han producido en la otra persona.

De todas maneras, en situaciones de infidelidad la confianza se ve lesionada. En algunas parejas nunca se logra recuperar, y en otras se puede volver a construir pero con tiempo y esfuerzo.

En determinados casos, la persona defraudada comienza a dudar de todo. Esto se agudiza cuando el individuo presenta una baja autoestima, comenzando a dirigir sus críticas hacia sí mismo, preguntándose qué hizo mal. Además, después de un engaño, teme iniciar otra relación por miedo a sufrir nuevamente una infidelidad, y volver a confiar en un otro se le hace difícil.

Asimismo, se pueden potenciar los celos luego de haber tenido una experiencia de infidelidad. De esta manera, la persona puede pasar mucho tiempo pensando en posibles engaños y tener conductas de exceso de control hacia su compañero/a.

Por otra parte, si la pareja sufrió una infidelidad y quiere continuar unida, recuperar la confianza es el proceso principal a atravesar. Cada miembro de la pareja lo vive de manera particular, pero las emociones comunes son el dolor y la tristeza. Luego aparece la negación y la rabia. Finalmente, en algunos casos, se llega a establecer un nuevo pacto que permite refundar la pareja.

El abordaje terapéutico de la infidelidad

Muchas parejas que recurren a terapia ven esta instancia como un proceso para tomar decisiones acerca de continuar con la relación o no.  Si una pareja decide continuar luego de un engaño, pero existen problemas tales como celos y reproches constantes, es conveniente consultar con un psicoterapeuta. Lo recomendable es realizar terapia de pareja. También existe la posibilidad de hacer tratamiento en forma individual tanto para el que sufrió la infidelidad como para el que fue infiel. 

Durante la terapia de pareja se hace mucho uso de la empatía, poder ponerse en el lugar del otro. Además, la comunicación y los intercambios positivos son importantes. También, ambos miembros deben comprometerse para superar la situación.

Como ya dijimos anteriormente, existen diferentes tipos de infidelidades, como también las causas y situaciones en que se pueden dar. Por esto, el proceso terapéutico va a depender de cada caso particular.

Es importante tener en cuenta que el terapeuta no juzga las conductas, ni es juez. Su labor consiste en ayudar que la pareja o las personas de manera individual logren sus objetivos respecto de lo que quieren hacer con respecto a la relación. Asimismo, es posible reparar el daño y perdonar, pero es un proceso que lleva tiempo y compromiso de ambas partes.