Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

¿Qué es la depresión?

¿Qué es la depresión?

tratamiento para la depresion

La depresión es un trastorno de estado de ánimo que afecta a las personas física y mentalmente. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la depresión afecta a más de 300 millones de personas en el mundo. 

Se puede considerar la depresión como un “síndrome”, en el cual se aprecian un conjunto de síntomas como la tristeza, abatimiento, pérdida de interés y/o placer, trastorno de sueño, inhibición del deseo sexual, entre otros.  

La depresión puede convertirse en recurrente o crónica, y de esta manera generar dificultades en el trabajo, la escuela, y la vida diaria. También, se puede manifestar en todas las edades. Sin embargo, los niños  expresan la depresión de manera distinta a los adultos y adultos mayores.

Este tipo de trastorno del estado de ánimo puede ser causado por diversos factores: antecedentes familiares, factores fisiológicos (disminución de serotonina, alteraciones endocrinas), situaciones personales vividas (muerte de un ser querido), y factores ambientales (experiencias negativas a nivel familiar o laboral, escasas relaciones sociales).

A continuación, te contamos cuáles son los síntomas de la depresión y por qué es importante combatirla. Además, existen diversos niveles y tipos de depresión. Te invitamos a conocer más sobre este trastorno.

Síntomas de la depresión

Existen determinados síntomas que indican si una persona padece o no depresión. Entre ellos se encuentran:  

  • Ansiedad.
  • Altibajos emocionales: culpa, llanto, descontento, autoestima baja.
  • Aislamiento social.  
  • Fatiga corporal y falta de energía.  
  • Alteraciones en el sueño: dificultades para conciliar el sueño o exceso de sueño.  
  • Pérdida de apetito: pérdida de peso o aumento de peso. 
  • Sentimientos de vacío, desesperanza, irritabilidad, inutilidad.  
  • Pesimismo ante el futuro.  

La depresión lleva a que la persona pierda interés en determinadas actividades, se sienta indefensa y se comporte de manera indiferente ante la vida. Esto puede generar tensión en el trabajo y en las relaciones personales.  

Además, el sujeto puede autoconvencerse que nadie se preocupa por él. Y, en algunos casos, se pueden manifestar pensamientos o ideas de muerte o suicidio.  

Tipos de depresión

Depresión tratamiento Córdoba Existen diversos niveles de depresión, tales como leve, moderado o mayor. También, diferentes tipos. A continuación veremos en qué consiste cada uno y como identificarlos.

Depresión mayor:

Es el tipo de depresión más grave. Suele ocurrir una vez en la vida de la persona y manifestarse por primera vez en la adolescencia o juventud. Por lo general, se producen recaídas a lo largo de la vida, las cuales pueden durar meses o años.  

Entre la combinación de síntomas que interfieren en el bienestar y la interacción social de la persona, se encuentran el estado de ánimo depresivo, la baja autoestima, sentimientos de culpabilidad y pensamientos que tienden al suicidio.

Distimia:

La distimia es de menor gravedad que la depresión mayor. No incluye síntomas maníacos, y por lo general los síntomas se mantienen a largo plazo. La persona siente la depresión la mayor parte del día, casi todos los días. De todas maneras, puede manifestarse un episodio depresivo severo en algún momento de la vida del sujeto.

Por lo general, el individuo experimenta falta de motivación, se comporta como si nada le importase. No siente una fuerte tristeza ni ideas de muerte o suicidio.

Maníaco-Depresiva:

Depresión maníaco depresiva Es el tercer tipo del Trastorno Bipolar. Este tipo de depresión no tiene una prevalencia tan alta como los dos anteriores. Se caracteriza por cambios de humor y de estados de ánimo repentinos y bruscos. Aunque a veces suelen ser graduales.

En la fase depresiva, persiste la tristeza, la culpa, dificultad en las relaciones, agresión, hipersensibilidad, entre otros.

En la etapa maníaca, la persona se siente hiperactiva y con demasiada energía, menor necesidad de descanso, aumento de autoestima y sentimientos de grandeza. Esta fase afecta el comportamiento social del sujeto.

Depresión estacional:

Suele ocurrir durante una cierta época del año, por lo general durante el otoño o el invierno. Generalmente, cuando las fases depresivas acaban, la persona vuelve a su estado anímico normal.

Los síntomas son similares a otros tipos de depresión, tales como aumento de apetito, aumento del sueño, pérdida de interés en el trabajo y en algunas actividades, irritabilidad.

También, existen individuos que padecen depresión durante el verano y lo exteriorizan a través de la falta de apetito y pérdida de peso, insomnio, ansiedad, etc.

Depresión posparto:

La depresión posparto suele ocurrir poco después del parto, dentro de los tres primeros meses posteriores. Se manifiestan síntomas como la ansiedad, trastorno de sueño, incapacidad de tomar decisiones, estrés.

Depresión psicótica:

Es un tipo especial de depresión que se caracteriza por la presencia de síntomas psicóticos, como ideas y pensamientos delirantes o falsos. A veces, también suceden alucinaciones. Esto altera la forma en que la persona percibe la realidad.  

¿Cómo tratar la depresión?  

Depresión tratamiento La depresión es un trastorno frecuente. Es común que las personas recurran a fármacos para aliviar el dolor. Sin embargo, estos son aconsejables en casos de mucha gravedad.

Por el contrario, la depresión es tratable y la terapia psicológica puede ayudar al individuo a superarla mediante diferentes técnicas:

Terapia Cognitivo-Conductual:

El objetivo es encontrar el origen de los síntomas en el entorno de la persona y cómo se enfrentó a estos. Busca modificar comportamientos y pensamientos distorsionados sobre un evento precipitante. Se genera una relación de cooperación entre el terapeuta y el sujeto.

Este tipo de terapia conductual hace hincapié en el aprendizaje, la modificación de conductas y pensamientos negativos, el entrenamiento de habilidades sociales. Se pone énfasis en el cambio y la resolución de problemas.

Terapia de aceptación y compromiso:

Es  un tipo de terapia de tercera generación que guía a la persona a la aceptación y hacia una actitud no enjuiciadora, con el fin de que encuentre el bienestar.

Esta terapia utiliza técnicas como metáforas, ejercicios experienciales, paradojas, que invitan a la persona a ver que el control sobre los eventos depresivos no es la solución. Al contrario, genera más problemas.

La aceptación se basa en que el individuo pueda reconocer la experiencia emocional, sus pensamientos y sentimientos, que no luche ni huya de ellos.  

También, otras corrientes psicológicas abordan la depresión. Por un lado, el psicoanálisis hace foco en las causas que originaron el trastorno depresivo. Como consecuencia, se retorna al pasado y a la historia personal del sujeto. Por otro lado, la Gestalt no busca volver al pasado del individuo, ni indaga en posibles traumas, sino que su fin es que la persona pueda llegar a percibir su situación tal cual es en el momento actual para así lograr reelaborarlas.

Cada sujeto puede interpretar una misma situación de una manera distinta. Esto conlleva una carga afectiva y emocional única. Cuando la depresión comienza a afectar la vida cotidiana, altera el modo de sentir, pensar y actuar del sujeto. Ante esto, es necesario buscar ayuda profesional.