Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

¿Cuáles son los trastornos alimenticios más frecuentes?

¿Cuáles son los trastornos alimenticios más frecuentes?

Trastornos alimenticios - Mujer con cinta alrededor del abdomen¿Sabías que Argentina es el segundo país con más casos de bulimia y anorexia en el mundo? ¿Sabías que uno de cada tres adolescentes argentinos tienen trastornos alimenticios?

Aunque no lo creas, estos datos fueron difundidos en 2018 por la Asociación de Lucha contra la Bulimia y Anorexia (ALUBA). Se desprenden de un estudio realizado por Mervat Nasser, psiquiatra inglés especializado en investigaciones relacionadas con la salud y el desarrollo, del instituto de psiquiatría de Kings College (Londres).

La palabra “trastorno” hace referencia a una serie de síntomas, conductas de riesgo y signos que pueden presentarse en distintas personas, y con distinto grado de intensidad. Así, el trastorno alimenticio se presenta cuando una persona no recibe la ingesta calórica que su cuerpo necesita para funcionar de acuerdo a sus características: edad, estatura, ritmo de vida, etc.

¿Quiénes padecen estos desórdenes, y cuáles son las causas? ¿Cuáles son los trastornos alimenticios más frecuentes? ¿Cómo es el tratamiento? Seguí leyendo.

¿Quiénes padecen trastornos alimenticios, y por qué motivo?

Por lo general, los trastornos alimenticios aparecen por primera vez en adolescentes. Esto implica que la mayoría de las personas adultas que los padecen, comenzaron a manifestar síntomas durante esa etapa anterior.

La edad de inicio se posiciona entre los 12 y 25 años, pero la mayor frecuencia se concentra entre los 12 y 17.

Por otra parte, los trastornos se presentan tanto en hombre como mujeres. Pese a que la cantidad de mujeres es superior, en los últimos años los casos de hombres han aumentado constantemente.

Con respecto a las causas, es importante resaltar que no hay un único motivo que explique los trastornos de alimentación. Sin embargo, sí existen factores de riesgo. Uno de ellos, es el contexto sociocultural.

Es evidente que la sociedad en la que vivimos asocia directamente a la belleza con la delgadez. De este modo, idealiza determinada imagen, basada en el cuerpo y el aspecto. Lo vemos en las revistas, en la tele y en el cine: en mujeres, el 90-60-90 es una regla; en hombres, el torso musculoso, sin un gramo de grasa. Todas estas imágenes se sedimentan en el inconsciente colectivo, y terminan por asimilarse como lo aceptado, lo correcto y lo ideal.

Otros factores de riesgo que predisponen a las personas a padecer trastornos alimenticios son el contexto familiar (presencia de conflictos entre los padres y crianza inapropiada, entre otros); cuestiones individuales (relacionadas a menudo con la inseguridad y baja autoestima); y experiencias adversas que se presenten en la vida personal (por ejemplo, casos de abuso físico, sexual y psicológico).

¿Cuáles son los desórdenes de alimentación más frecuentes?

Si bien la bulimia y anorexia son los más conocidos, los trastornos alimenticios son numerosos.A continuación, te presentamos los más frecuentes.

Anorexia

La anorexia es definida como la restricción en la ingesta, que lleva a un rechazo selectivo o total a la comida.

Por lo general, las personas que la padecen están obsesionadas con su físico y tienen un temor excesivo a engordar, por lo que desean pesar cada vez menos. Por este motivo dejan de comer, y en ocasiones llegan a tomar decisiones drásticas: consumen remedios para inhibir el hambre, o laxantes para perder peso más rápidamente.

Pese a que suele ser asociada con adolescentes y mujeres, cada vez es más frecuente que se presente en personas adultas y hombres.

Para prevenirla, es importante estar atento a factores que pueden funcionar como gatillo. Las personas con anorexia pueden presentar trastornos de ansiedad en la infancia, problemas alimentarios durante la lactancia o primera infancia, tener una imagen negativa de sí mismos, concepciones culturales o sociales idealizadas con respecto a la belleza, ser perfeccionistas o demasiado apegados a la regla.

Si te interesa leer más sobre este desorden, te invitamos a leer este artículo.

Bulimia

Se trata de un trastorno en donde la persona presenta ataques de voracidad extrema, y ante el sentimiento de culpa trata de compensarlo con medidas drásticas, como el ejercicio físico excesivo o el vómito inducido. Todo esto, con el fin de no engordar.

Al igual que con la anorexia, muchas veces se toman medidas drásticas como la utilización de laxantes o inhibidores de hambre.

Por lo general, este trastorno se presenta más en mujeres que hombres y durante la adolescencia. Se caracteriza porque quien lo padece sí está consciente del mal que se está provocando, y de que su patrón de alimentación es anormal. Esto genera un sentimiento de culpa y vergüenza.

Vigorexia

La vigorexia es un desorden en el que la persona se siente demasiado pequeña y débil, lo que la lleva a padecer una preocupación excesiva por su cuerpo, y una distorsión corporal. Por lo general, es más común en los hombres.

Quienes lo sufren, realizan ejercicio constantemente con el objetivo de aumentar la masa muscular. También, suelen complementarlo con suplementos proteicos y anabólicos, dietas bajas en grasas y ricas en carbohidratos, y proteínas para aumentar la masa muscular.

En algunos casos, el cuadro deriva en un trastorno obsesivo compulsivo, que hace que el vigoréxico desarrolle pensamientos negativos sobre sí mismo, abandone prácticamente todas sus actividades cotidianas, e invierta el total de su tiempo en el ejercicio físico.

Ortorexia

Trastornos alimenticios -Este trastorno se presenta cuando existe una constante obsesión por comer alimentos sanos. La persona lleva un control exhaustivo y cada vez más estricto de los alimentos que va a consumir, evitando aquellos que no considera saludables.

El trastorno suele dispararse cuando la persona empieza a restringir su alimentación, evitando comer alimentos como carne, azúcares, derivados de lácteos, huevos  y grasas.

Al comienzo, la ortorexia puede entenderse como un comportamiento saludable y adecuado, que va a resultar beneficioso para quien lo practica. Sin embargo, tal obsesión puede convertirse en un serio problema de salud, y terminar afectando la calidad de vida.

Permarexia

Se trata de un trastorno en donde la persona piensa que todo lo que come engorda.

Los afectados piensan constantemente en la comida y las calorías que ingieren, lo que los impulsa a probar distintos tipos de dieta constantemente.  

Si bien la permarexia aún no se encuentra catalogada como enfermedad, los expertos comienzan a utilizarla con frecuencia, entendiendo que es una conducta de riesgo que puede desencadenar otros problemas como anorexia o bulimia.

Potomanía

Se trata de una obsesión en donde la persona desea beber agua de manera compulsiva, en grandes cantidades y durante todo el día. Esto, sin que exista una sensación de deshidratación o sed.

Quienes sufren potomanía pueden llegar a consumir más de cuatro litros al día, y lo hacen con la intención de llenar su estómago. ¿Con qué motivo? Para evitar comer. Por ello, también se asocia a otros trastornos como la anorexia y la bulimia.

Beber más líquido del recomendado deja de ser beneficioso y pasa a ser nocivo para la salud, porque puede alterar el correcto funcionamiento de los riñones y la composición de la sangre. Además, pone en peligro el equilibrio de fluidos y electrolitos dentro del organismo.

Pregorexia

Se trata de un desorden que sufren las mujeres embarazadas, que se preocupan de manera exagerada por su figura, y que tienen miedo de aumentar mucho de peso durante este período.

Por este motivo, evitan comer o restringen demasiado su dieta, e incluso pueden llegar a inducirse vómitos y aumentar la actividad física. Todo esto, con el objetivo de eliminar las pocas calorías que ingieren.

Generalmente, este trastorno se da en mujeres muy exigentes e inestables, que presentan un autoestima baja.

Se trata de una conducta peligrosa, porque pone en riesgo la salud de la madre, pero también la del niño.

Manorexia

La manorexia es trastorno alimentario que presentan los hombres, y que tiene características similares a la anorexia en las mujeres. La diferencia radica en que las mujeres por lo general se limitan a ingerir alimento, mientras que los hombres desarrollan también la necesidad de pasar más tiempo en el gimnasio.

Quienes padecen manorexia, le tienen pánico a engordar y por ello realizan deporte de manera exagerada. Además, prueban dietas constantemente.

Muchas veces, este problema lo padecen hombres relacionados con el mundo de la moda y la estética, o relacionados con deportes que exigen poco peso.

¿Cómo se tratan los trastornos alimenticios?

El tratamiento para los trastornos alimenticios varía siempre de acuerdo a las características y síntomas de la persona que lo padece. De todos modos, en todos los casos su abordaje debería ser transdisciplinar.

Por lo general, en el tratamiento se combina la terapia psicológica, con el aporte de nutricionistas, supervisión médica y, en determinados casos, la prescripción de medicamentos.

Si te interesa conocer más sobre el tratamiento, te invitamos a leer este artículo.