Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

¿Qué es el trastorno obsesivo compulsivo (TOC)?

TOC - Elementos ordenados por colores

¿Qué es el trastorno obsesivo compulsivo (TOC)?

TOC - Persona lavándose las manosHasta hace algunos años, el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) era una condición prácticamente desconocida. Incluso hoy, quienes lo padecen son a menudo estigmatizados como “maniáticos de la limpieza” u “obsesivos con el orden”, entre otros calificativos. Esta desinformación contribuye a que el diagnóstico se demore y en consecuencia, el tratamiento adecuado tarde en llegar.

El Trastorno Obsesivo Compulsivo afecta a un 3 por ciento de quienes padecen problemas de Salud Mental en Argentina. Este dato se desprende del primer Estudio argentino Epidemiológico sobre Salud Mental, realizado por la OMS, la Asociación de Psiquiatras Argentinos y la Facultad de Medicina de la UBA. Si tenemos en cuenta que uno de cada tres argentinos padece algún trastorno mental a lo largo de su vida (tal como plantea el estudio); ese 3 por ciento cobra magnitud.

¿Qué es el Trastorno Obsesivo Compulsivo? ¿Cuáles son sus síntomas y causas? ¿Puede tratarse? Todo eso y más, te contamos en esta nota.

¿Qué es el Trastorno Obsesivo Compulsivo?

El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) es un tipo de Trastorno de Ansiedad. Las personas que lo padecen tienen pensamientos, ideas o sensaciones recurrentes e indeseables (obsesiones); que los hacen sentir impulsadas a hacer algo repetitivamente (compulsiones). Los comportamientos repetitivos pueden interferir significativamente con las actividades diarias y las interacciones sociales de una persona.

“¿Habré cerrado la casa con llave?” “¿Apagué todas las hornallas?”. Éstos y tantos otros son pensamientos que a menudo aparecen en la vida cotidiana. Sin embargo, no llegan a convertirse en patológicos, ya que no interrumpen con la vida diaria.

Para quienes padecen TOC, los pensamientos son persistentes, y no mantener determinadas rutinas o comportamientos es causa de gran angustia. Muchas personas con TOC saben (o al menos sospechan) que sus obsesiones no están dentro de los parámetros “normales”, mientras que otras no logran reconocerlo. Cualquiera sea el caso, se torna de gran dificultad mantener el enfoque fuera de las obsesiones, o detener las acciones compulsivas.

El diagnóstico de TOC se realiza cuando la persona presenta obsesiones y/o compulsiones que consumen mucho tiempo (más de una hora al día). También, cuando estos comportamientos causan angustia, afectan el trabajo, y el desenvolvimiento cotidiano de la persona.

¿Cuáles son los síntomas del TOC?

El Trastorno Obsesivo Compulsivo se manifiesta de manera diferente en cada persona. De hecho, las compulsiones y obsesiones suelen variar. Sin embargo, quienes padecen TOC por lo general presentan un patrón uniforme de pensamientos y comportamientos. Este patrón posee cuatro etapas principales:

  1. Obsesión. Cuando un pensamiento, imagen o impulso no deseado, intrusivo y a menudo angustioso; entra repetidamente en la mente de la persona con TOC.
  2. Ansiedad. La obsesión provoca una sensación de ansiedad intensa y/o angustia.
  3. Compulsión. La persona se siente impulsada a poner en práctica comportamientos repetitivos o actos mentales, como resultado de la ansiedad y la angustia causadas por la obsesión.
  4. Alivio temporal. El comportamiento compulsivo alivia temporalmente la ansiedad, pero ésta regresa pronto, lo que hace que el ciclo comience de nuevo.

Dentro de estas etapas, existen determinados patrones de conductas y síntomas que nos pueden advertir que estamos ante alguien que padece algún grado de TOC. Éstos son algunos de los más frecuentes:

Lavado de manos compulsivo

Lavarse compulsivamente las manos es una señal de TOC. Este acto de limpieza se origina por el miedo a los gérmenes. También, puede deberse al temor a contraer enfermedades infecciosas o infectar a alguien.

TOC - Mujer limpiando mesada

Limpieza excesiva de los espacios

Se trata de otra categoría dentro de las personas que sufren TOC. Los “limpiadores” son aquellas personas que limpian compulsivamente los distintos espacios que habitan, por temor a adquirir cualquier germen o enfermedad.  

Pese a que este acto calma sus pensamientos obsesivos de manera temporal, la obsesión se hace presente rápidamente, y los actos compulsivos se repiten.

Comportamientos de revisión

Es una de las compulsiones que se presentan con mayor frecuencia en personas que padecen TOC. Esta conducta implica que la persona tenga la necesidad de volver varias veces a chequear determinados aspectos: si la puerta está cerrada, si el horno está apagado, entre otras cuestiones.

Tal como ocurre con otras conductas compulsivas, estas revisiones pueden llevar a presentar una serie de obsesiones, como el miedo irracional a sufrir algún daño, o a dañar a otras personas.

Contar

Algunas personas que tienen TOC, llevan a cabo sus tareas de acuerdo a ciertos patrones numéricos, o cuentan mentalmente mientras hacen quehaceres cotidianos. Esto se da, por ejemplo, cuando deben lavar los platos o subir las escaleras.

Estas conductas son a menudo manifestaciones de supersticiones o creencias irracionales. Si bien es normal hacerlo de vez en cuando en la vida cotidiana, las personas con TOC cuentan de manera obsesiva y en contextos donde no les aporta nada positivo.

Organización y simetría

Quienes padecen TOC, pueden ser extremadamente organizados y buscar siempre la perfección. Todo debe estar ordenado de manera simétrica o siguiendo determinados patrones. Si esto no es así, genera una gran angustia.

Es normal que, por ejemplo, queramos tener nuestra ropa ordenada. Pero si sentimos una necesidad compulsiva a mantener ese orden, o a seguir determinados patrones (colores, año en que se compró la ropa, etc.), puede ser una manifestación de TOC.

Pánico hacia la violencia

Por lo general, siempre nos cuidamos de no exponernos a situaciones peligrosas, que puedan suponer riesgos para nuestra integridad física. También, evitamos situaciones violentas o peligrosas, o pensamos en la posibilidad de sufrir algún accidente.

A medida que intentamos deshacernos de estos pensamientos negativos, más aparecen. Sin embargo, esto es especialmente fuerte en la gente que padece TOC, quienes pueden intentar eliminar los pensamientos sin éxito, o incluso verse alterados por la recurrencia de estas ideas fatalistas. Ante esta situación, muchas personas con TOC llevan a cabo ciertas conductas con el objetivo de evitar peligros. Por ejemplo, adquieren el hábito de no subirse a ningún auto.

Pensamientos sexuales

Al igual que con los pensamientos violentos, las personas con TOC pueden tener pensamientos recurrentes relacionados con temas sexuales. Estos pensamientos no son gratos, ya que se experimentan como perturbadores e indeseados. Pueden llevar, por ejemplo, a que la persona se aleje de ciertas personas que considera que “ponen en riesgo su sexualidad”.

Obsesión con las parejas

Quienes tienen TOC, a veces se caracterizan por experimentar pensamientos obsesivos hacia sus parejas sentimentales. En ocasiones, esto también puede proyectarse hacia familiares, amigos, compañeros de trabajo u otras personas.

Las rupturas sentimentales suelen generar sensaciones de estrés y tristeza, y en cierta medida, es normal que nos sintamos un tanto “obsesionados” con nuestra pareja. Pero el síntoma de TOC se manifiesta cuando estos pensamientos aparecen recurrentemente en la mente, y generan un excesivo sentimiento de miedo, fracaso o culpa.

Causas del Trastorno Obsesivo Compulsivo

Por el momento, no existen investigaciones concluyentes sobre una única causa que produzca el TOC. Sin embargo, sí se ha podido comprobar que existe una combinación de factores que se conjugan para favorecer el desarrollo del Trastorno Obsesivo Compulsivo.

  • Factores genéticos. Algunas veces, el Trastorno Obsesivo Compulsivo es compartido por varias personas de una misma familia. Tal como sucede con los demás Trastornos de Ansiedad, se considera que puede existir un riesgo mayor de padecerlo si alguien en la familia posee este desorden.
  • Factores físicos. Ciertos desequilibrios químicos en el cerebro pueden hacer que las personas sean más vulnerables a desarrollar síntomas del TOC.
  • Factores ambientales. Existen ciertos factores que favorecen la aparición de distintos tipos de ansiedad. Aquellos que han pasado por experiencias de vida traumáticas, que no pueden controlar, corren un mayor riesgo de desarrollar síntomas del TOC.

¿Existe un tratamiento para el TOC?

Si bien no existe una cura “mágica”, las personas que padecen TOC sí pueden realizar tratamientos que les ayudan a controlar sus síntomas. Esto permite que el Trastorno no controle ni afecte la vida diaria.

Los dos tratamientos principales para el TOC son la psicoterapia y los medicamentos. A menudo, ambos tratamientos suelen combinarse.

Con respecto al tratamiento psicoterapéutico, la terapia cognitiva conductual es uno de los posibles abordajes, con muy buenos resultados. Esta terapia se asienta en la premisa de que lo que uno piensa afecta a cómo se siente, y esos sentimientos afectan a su vez al comportamiento.

Muchas veces se utiliza la “Terapia de Exposición”, cuyo objetivo es ir acercando al paciente a aquello que lo obsesiona o le genera temor.

Las personas que padecen este tipo de desórdenes deben adaptar a su propio ritmo las condiciones propuestas por el profesional. La terapia de exposición implica un gran esfuerzo y práctica por parte del paciente. Pero a medida que se avanza, se van logrando resultados realmente positivos, que permiten al paciente controlar sus obsesiones y compulsiones, y retomar de a poco su vida cotidiana.