Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

¿Qué es la asertividad y cómo ejercitarla?

¿Qué es la asertividad y cómo ejercitarla?

Asertividad La asertividad es una forma de comunicar ideas, puntos de vista, sentimientos, de una manera clara y precisa, en un momento adecuado y con respeto hacia el interlocutor. El objetivo es que el mensaje que se quiere transmitir llegue lo más nítido posible al receptor, sin agredir ni someter la voluntad de la otra persona.

Generalmente se relaciona la comunicación asertiva con aprender a poner límites, saber decir que no, conociendo los propios derechos. Sin embargo, esto es solo una parte de lo que implica el estilo asertivo. Los derechos del otro sin indispensables para mejorar las relaciones interpersonales.

Según la Licenciada en Psicología, Mariana Salina, expresarse en el momento adecuado significa considerar el contexto. Ante esto, la profesional destaca la importancia de aprender a utilizar la comunicación como un medio para que las personas se expresen con la menor cantidad de interferencias, de manera eficaz y respetuosa. “La ganancia es un sentimiento de bienestar personal, aumento de confianza en un mismo. Hasta se llega a tener amigos, compañeros, parejas más abiertos a la comunicación”, manifiesta.

A continuación, te contamos qué caracteriza a las personas asertivas. ¿La asertividad se puede entrenar? La Licenciada Salina nos aporta algunos tips. Te invitamos a descubrirlos.

Características de una persona asertiva

Las personas que aplican la asertividad se caracterizan por:

  • Comunicarse de manera fluida, tienen seguridad en sí mismas. Por esto, expresan sus ideas y actúan en el momento y lugar adecuado.
  • Pueden expresar sus sentimientos positivos y negativos, así como también sus opiniones.
  • Reconocen sus errores.
  • Conocen sus derechos y el de los demás.
  • Poseen una autoestima sana: Controlan sus emociones, no se sienten superiores ni inferiores a los demás. Se respetan así mismos. Cuando existe una carencia de asertividad, la persona se puede expresar de manera pasiva, tímida, con tendencia a sentirse no respetada. Por otro lado, también puede expresarse de manera agresiva, cuando no tienen en cuenta las necesidades ni los derechos del otro. En ambos casos, el sujeto necesita ser valorado por los demás.
  • Saben resolver malentendidos y otras situaciones similares. También, se pueden defender de los ataques de otros, sin utilizar la misma hostilidad.
  • Escuchan activamente a su interlocutor.

¿Qué NO es una conducta asertiva?

Comunicación no asertiva Postura sumisa:

Adoptar una postura sumisa y conocer sobre los derechos de los demás, pero no los propios. Decir que sí, cuando en realidad se quiere decir que no. Tampoco poder expresar críticas o puntos de vista diferentes, o no reclamar ante compras insatisfactorias. Cuando no se expresan los pensamientos y sentimientos verdaderos, con el tiempo tienden a salir de manera explosiva o implosiva. Es decir, ante un problema se puede reaccionar de manera desmedida y no proporcional, o enfermando al propio cuerpo. Por ejemplo:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Consecuencia del estrés tales como somatizaciones: cansancio crónico, dolores de cabeza, colon irritable, contracciones y tensiones musculares, bruxismo, dermatitis.
  • Malestar psicológico: irritabilidad, angustia, impaciencia.

Falta de confianza en uno mismo:

Compararse con otras personas y sentir que se deben seguir sus modelos. Se pasan por alto los propios valores, objetivos, gustos y criterios. Por ejemplo: La elección de una pareja, el lugar de vacaciones, la carrera, la profesión, barrio donde vivir, y diferentes decisiones que se realizan solo porque un amigo lo hace o tiene, y no porque realmente se lo necesite. Esto no quiere decir que no hay que tomar en consideración la opinión de los demás. Hay que saber respetar y escuchar atentamente. Luego, evaluar esa información, tomar decisiones propias y ser responsables por ello.

Ironía y sarcasmo:

Tampoco se trata de una postura agresiva y el uso de palabras cortantes, elevar la voz o expresiones violentas. La ironía y el sarcasmo, aunque muchas veces estén envueltas de palabras que parecen cordiales, no resultan ideales para comunicar lo que realmente se piensa y mejorar la comunicación.

Avasallar el derecho de los demás:

No resulta asertivo pedir a otros que realicen el trabajo que le corresponde a uno. Aunque no exista una violencia física, ni insultos, bajo el nombre de la amistad se están avasallando derechos y pasando por encima de alguien para un beneficio personal.

¿Cómo ser más asertivo?

Todos podemos aprender a ser más asertivos en el ámbito que nos haga falta. O mejorar nuestro estilo comunicativo.

Para esto, según la psicóloga Mariana Salina se pueden practicar los siguientes ejercicios:

  1. Incorporar actividades de relajación o ejercicio físico. Estas ayudan a liberar energías de una forma más adaptativa.
  2. Aprender a realizar jerarquías mentales y darle importancia a lo significativo. La persona debe tener una escala de valores y sobre ellos trazar objetivos donde no todas las actividades van a tener la misma relevancia. Por ejemplo: ¡Qué importante es tener una buena conversación con amigos, y qué poco importante es que la casa se ensucie luego de recibir visitas!
  3. Manifestar sentimientos en primera persona. Por ejemplo: “No me gusta cuando me hablas de manera agresiva”. Poder expresar emociones selectivamente y contenidos afectivos que resultan relevantes para la vida emocional. Puede aparecer el llanto como una conducta normal inherente al ser humano.

La asertividad y la terapia psicológica

Si no se logra poner en práctica los puntos anteriores, la terapia puede ayudar a identificar los pensamientos, afectos, conductas y comunicación asertiva o no, y mejorarlos.  Se trata de incorporar comportamientos nuevos que faciliten la comunicación, además de identificar esquemas cognitivos distorsionados. Por ejemplo: Aprender a pedir ayuda no es igual a sentirse disminuido. A partir de allí, se busca la generalización de resultados o pensamientos irracionales del tipo “nunca voy a poder tener una buena relación con mi madre”. Estas ideas se filtran en el pensamientos y suenan como verdades absolutas que nunca son cuestionadas.

Es posible que sea necesario modificar esquemas mentales por otros que resulten más realistas, cuando la persona con frecuencia detecta frases derrotistas. Además, le cuesta expresar sentimientos tanto positivos como negativos con dificultades en la comunicación.

Al cambiar esquemas mentales, la persona cambia su comportamiento que la lleva a elegir el lugar y el momento oportuno para expresarse. También, escuchar activamente sin realizar juicios y saber cuándo quedarse callado por opción. La asertividad es la clave para tener éxito en las relaciones interpersonales.