Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

¿Cuándo los celos se transforman en patológicos?

Celos

¿Cuándo los celos se transforman en patológicos?

Celos patológicosLos celos son una respuesta emocional totalmente normal. Todos los seres humanos hemos sentido celos en distintos momentos de la vida. Los más chicos los tienen cuando va a nacer un hermanito. O también, cuando un ser querido levanta en brazos o juega con otro niño.

En la edad adulta, podemos manifestar celos por nuestra pareja y en el entorno laboral. Otras manifestaciones pueden ser de autorrealización, cuando comparamos nuestro proyecto de vida con el de los demás y sentimos que los otros viven la vida con más intensidad.

Existen distintos tipos de celos de acuerdo al nivel de intensidad. En ocasiones, algunos llegan a  volverse patológicos afectando, en la mayoría de los casos, a la convivencia en pareja. Los celos también son sensibles al contexto cultural y social.

En este artículo, te contamos qué son los celos, cuándo se convierten en patológicos, y cómo se pueden tratar. Seguí leyendo.

¿Qué son los celos?

Los celos son un núcleo emocional donde confluyen distintos factores. Estos pueden variar desde una dificultad normal hasta manifestarse de manera obsesiva y extrema:

  • Psicológicos (pensamientos, sentimientos)
  • Sociales (creencias y costumbres sociales)
  • Fisiológicos (suba de tensión arterial, taquicardia)
  • Conductuales (ansiedad, irritabilidad, acciones y reacciones contradictorias)

Una emoción se puede considerar normal cuando se trata de una respuesta natural en ciertas situaciones que se perciben como una amenaza (real o imaginada), sobre una relación de gran valor personal.

Los celos y el nivel de intensidad

Otro aspecto a tener en cuenta, es que los celos presentan distintas intensidades. La psicoterapeuta Michele Scheinkman diferencia tres niveles:

  • Primer nivel: Se presentan los celos denominados “normales”. Aparecen cuando la persona se siente amenazada de manera momentánea por una relación paralela mostrada en público. Por ejemplo, cuando una pareja va a una fiesta y de repente uno de los integrantes está hablando con otra persona, mostrándose en público.
  • Segundo nivel: Se presentan cuando la persona vivencia una sensación de inseguridad, que contiene miedos anticipatorios y conductas obsesivas.
  • Tercer nivel: Se manifiesta el “síndrome de Otelo”. Se caracteriza por un malestar basado en pensamientos distorsionados, paranoia, delirio. En este estado extremo la persona está segura de sus ideas sin importar la existencia de pruebas que indiquen lo contrario.

Algunas veces, los celos llegan a confundirse con envidia. Sin embargo, éstas son experiencias distintas. Por lo general, los celos involucran a un tercero. Se relaciona con la pérdida de la persona querida frente a otra definida como rival.

La envidia, por el contrario, involucra a dos personas. Cuando un sujeto quiere algo que el otro posee como el éxito o su belleza. En algunas ocasiones los celos y la envidia se pueden entrelazar. Por ejemplo, cuando la persona que manifiesta los celos percibe que su rival posee cualidades que él o ella no posee.

¿Qué es el síndrome de Otelo o Celotipia?

Como venimos diciendo, es totalmente normal sentir celos. Pero ¿cuándo éstos se pueden convertir en enfermizos?

Los celos pueden ser apenas perceptibles o manifestarse de una manera extrema que suponga un problema en la calidad de vida de la persona que lo padece. Pero también, afecta a su entorno. En este caso, los celos obsesivos se denominan “celotipia”. Se trata de un subtipo de trastorno delirante que se caracteriza por la preocupación excesiva acerca de la infidelidad de la pareja. Esta preocupación puede producir malestar y deterioro en las relaciones sociales, laborales, académicas y familiares.

Por lo general, las personas que manifiestan la celotipia son extremadamente posesivas. También, suelen caracterizarse por marcados sentimientos de inferioridad y baja autoestima. Asimismo, pueden haber vivido anteriormente situaciones de infidelidad, lo que las lleva a sentirse inseguras; o tener una historia de traiciones en su familia de origen.

Los individuos que padecen celotipia muchas veces exteriorizan el miedo de ser dejados por la otra persona o de estar siendo engañados, sin motivo alguno. Por más que la idea es poco probable y carezca de pruebas, el sujeto la sostiene con absoluta convicción. Estos actos mentales repetitivos pueden desencadenar graves problemas en la relación de pareja. Estos pueden ser: desconfianza, peleas constantes, comportamientos controladores e incluso llegar hasta el uso de la violencia.

¿Son diferentes los celos entre hombres y mujeres?

Esta es la pregunta que se hizo David Buss (psicólogo estadounidense), y junto a un grupo de colaboradores llevó a cabo un estudio desde una perspectiva evolucionista.

A partir de esta investigación, se obtuvo que los hombres sienten mayor intranquilidad que las mujeres por una hipotética infidelidad sexual de sus parejas. Por el lado de las mujeres, éstas se sienten peor que los hombres ante una hipotética infidelidad emocional.

Sin embargo, este dato fue cuestionado por otro estudio realizado en la Universidad de Málaga (España). A partir de una investigación donde participaron 250 mujeres y 122 hombres heterosexuales, se llegó a la conclusión de que no existen diferencias en cuanto al tipo de infidelidad que más les molesta a ambos géneros: la emocional.

El estudio tuvo en cuenta variables específicas como el tipo de relación de pareja, la confianza, el apego emocional y el tiempo que llevaban como pareja. Los resultados demostraron que en los momentos iniciales de la relación, y cuando las parejas ya llevan mucho tiempo juntos, la infidelidad emocional sería la más importante.

Por el contrario, los hombres se preocupan más por la infidelidad sexual si la pareja es muy atractiva, son celosos y/o llevan entre 3 y 7 años juntos.

Los celos y la cultura

Otro aspecto a tener en cuenta, es que pese a que los celos son una emoción universal, se manifiestan de manera distinta dependiendo también de la cultura. Por ejemplo, en el último tiempo han tenido lugar cambios en la institución familiar, en los procesos de elección de la pareja, en los fundamentos del matrimonio, y en los desempeños de los roles de género, especialmente por parte de las mujeres.

Michele Scheinkman, mencionada anteriormente, plantea que históricamente las mujeres han sido consideradas como propiedad de los hombres, y aún en la actualidad el hombre teme al famoso dicho “te están poniendo los cuernos”. Incluso en la actualidad, se observan actitudes e ideologías sexistas hacia aquellas mujeres que transgreden el patrón más tradicional asociado a su género, en lo que respecta a relaciones interpersonales, sociales y sexuales. De todos modos, la aparición de distintos movimientos sociales han logrado, poco a poco, introducir cambios culturales e ideológicos para modificar las interpretaciones dispares asociadas a cada género.

¿Los celos se pueden tratar?

CelosLos celos crean un enorme sufrimiento tanto en la persona que los padece como en su pareja y/o familia.

Pero si decimos que los celos son una respuesta emocional normal y universal en las personas, ¿cómo podemos evitarlos?

Básicamente es imposible evitar sentir celos. Muchas veces llegan pacientes a la consulta, con la motivación de dejar de sentir celos. Nosotros, como psicólogos, lo primero que hacemos es dejar en claro que nuestro objetivo terapéutico va a ser responder a la pregunta ¿qué hacer con los celos?, ¿qué hacer con esas emociones que se apoderan de nosotros, con esos pensamientos que se introducen en nuestra cabeza?, y ¿qué hacer con toda esta emoción que nos invade?.

A través de la terapia intentaremos llegar y que conozcamos juntos qué nos impide amar de una manera saludable. Haremos un recorrido por tu historia, para que entendamos juntos que los celos son una respuesta emocional que tiene una razón lógica. Y también, seguramente descubriremos que esta reacción fue aprendida, inculcada, o simplemente sirvió en algún momento de tu historia y se está repitiendo.

Trabajaremos reforzando tu autoestima , dándote herramientas de regulación emocional, para que aprendas a que podemos decidir qué conductas llevar a cabo cuando esta emoción aparece.

Fuente:

https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/2965561.pdf