Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Halloween: ¿Festejo inocente o invasión cultural?

Halloween Festejo inocente o invasión cultural

Halloween: ¿Festejo inocente o invasión cultural?

-Riiing

-¿Quién es?

-¡Dulce o truco!

La escena podría estar sacada de una película estadounidense, pero no. Cada vez es más común festejar Halloween todos los 31 de octubre en nuestro continente. Una celebración que tuvo sus orígenes en Europa y se popularizó en Estados Unidos, de a poco, se fue incorporando a nuestras costumbres en Latinoamérica.

Es, al menos, curioso que una festividad celta con más de 2000 años de antigüedad, se retome en culturas tan lejanas y diferentes como las latinoamericanas. Sin embargo, pocas personas se cuestionan esto, quizás por desconocimiento, quizás por la naturalización de ciertas prácticas.

En esta nota, intentaremos entender qué sentido tiene —o no— para nuestros países festejar Halloween. ¿Qué representa? ¿Tiene algún significado para nosotros? ¿Por qué nos atrae tanto una tradición influenciada por Estados Unidos? ¿Qué tradiciones se invisibilizan bajo esta festividad? ¡¡Continua leyendo!!

¿Por qué festejamos halloween?

niños festejando halloweenAmérica Latina ha tenido numerosas injerencias por parte de Estados Unidos: la penetración de productos norteamericanos como la tecnología, la industria musical y del cine, su moneda, el idioma y las cadenas de comida rápida como Burguer King y McDonald’s. ¿Será que poco a poco nos vamos “norteamericanizando?

En la década del ‘80, se produjo la internalización de Halloween por la influencia de la cultura estadounidense difundida a través de la televisión y el cine. La publicidad hizo el resto, al promocionar niños disfrazados de demonios, calaveras y fantasmas que salían a pedir dulces.

El marketing y la globalización nos traen costumbres importadas que, poco a poco, son adoptadas por los niños y jóvenes. Halloween es un ejemplo. La celebración se produce en todas las clases sociales y es curioso como niños de apenas dos años, piden festejar Halloween y no otras fiestas patrias. 

Algunas compañías internacionales, como McDonald’s, alientan a los chicos a disfrazarse. Las escuelas e institutos de inglés hacen actividades alusivas a la festividad, se promocionan fiestas y concursos de disfraces. También, en las series, películas y dibujos animados que consumimos está presente la festividad.

El fenómeno de “Halloween” nos lleva a reflexionar sobre nuestras costumbres ¿Acaso estamos perdiendo tradiciones propias en pos de adquirir tradiciones culturales extranjeras?

Invasión Cultural, la colonización del siglo XXI

El fenómeno de la globalización y la desaparición de las fronteras han generado movimientos e intercambios culturales.

En algunos casos, tienen como efecto la desaparición de culturas regionales, como así también de tradiciones, costumbres, mitologías y patrones de comportamiento que determinan la identidad cultural de cada comunidad.

Paulo Freire, reconocido educador, pedagogo y filósofo brasileño, en su libro Pedagogía del oprimido (1969) define a la invasión cultural como:

“La penetración que hacen los invasores en el contexto cultural de los invadidos, imponiendo a éstos su visión del mundo, en la medida misma en que frenan su creatividad, inhibiendo su expansión. En este sentido, la invasión cultural, indiscutiblemente enajenante, realizada discreta o abiertamente, es siempre una violencia en cuanto violenta al ser de la cultura invadida, que se ve amenazada o definitivamente pierde su originalidad”.

La apropiación de la cultura ajena es tan permanente e inconsciente, que pocas veces nos ponemos a reflexionar sobre ello. Se inserta en el centro de nuestra sociedad. Con los años no se reconoce la diferencia entre una cultura propia de una ajena.

Ayudada ¿Estamos, de la mano de la globalización, en camino a una única cultura global?  

Invasión Cultural en Latinoamérica

niña festejando halloweenEn Argentina, Heriberto Muraro, realizó un estudio donde demuestra la inversiones extranjeras en medios masivos de comunicación en nuestro país y Latinoamérica. Según el autor, la televisión ha sido el medio que logró poblar más densamente el horizonte cultural latinoamericano con los símbolos de la cultura norteamericana.

Este fenómeno de invasión se hace más patente en Latinoamérica, donde somos más permeables y dependientes económicamente de los países desarrollados como Estados Unidos. 

Sin embargo, este fenómeno alcanza a todo el mundo: podemos analizar el caso de Francia, donde se lanzaron campañas en defensa de la cultura francesa. Estas campañas fueron llevadas a cabo por intelectuales y entes del gobierno, quien hace años subsidia su industria cinematográfica.

En definitiva, podría decirse que la invasión cultural acarrea algunas consecuencias negativas como la pérdida de identidad, de costumbres, y la consecuente homogeneización de las sociedades. 

Sin embargo, también es importante pensar en este fenómeno desde un punto de vista positivo. De hecho, es de destacar que la invasión cultural también ayudó a la liberación de la mujer y su inserción en distintos ámbitos, entre otros fenómenos que comenzaron en Estados Unidos y Europa y llegaron rápidamente a nuestro país.

Halloween y su origen

La palabra “Halloween” es de origen escocés “All Hallow’s Eve” que significa “Víspera de todos los Santos”. Más allá de los disfraces terroríficos, de las calabazas y de los fines comerciales que puede tener esta fecha, Halloween nació hace más de dos mil años y proviene de los celtas. 

Este pueblo guerrero habitaba las zonas de Inglaterra, Escocia e Irlanda. En ese entonces, la fiesta significaba el fin de la época de cosecha y el comienzo del año nuevo celta. Los ritos que se realizaban tenían un carácter sagrado y purificador.

Alrededor de 1840, esta tradición llegó a Estados Unidos con los inmigrantes irlandeses. Los estadounidenses comenzaron a notar que, con esta fiesta, los consumos aumentaban y así se empezó a incluirla en la industria propagandística de Hollywood.

Poco a poco, se convirtió en una de las fiestas más populares en América del Norte, perdiendo completamente su sentido original. A finales de la década del setenta, ya se había proyectado el film Halloween al mundo entero y fue así que el fenómeno comenzó a extenderse por todo el continente.

Costumbres latinoamericanas

Muchas generaciones crecimos con la televisión norteamericana y sabíamos que octubre era el mes de los fantasmas y los monstruos. Sin embargo, existen tradiciones muy antiguas en estas fechas, de nuestros propios países, que quizás desconocemos.

A continuación, repasamos dos costumbres latinoamericanas con orígenes en los pueblos y comunidades originarias de nuestro territorio. Si bien están fuertemente influidas por los vestigios de la invasión española y la religión católica, estos festejos tienen un origen ancestral y constituyen una base importante para nuestra cultura y tradición.

México: Día de los muertos

día de los muertos méxicoSi hablamos de las tradiciones latinoamericanas de noviembre, quizás la más importante sea la celebración mexicana. También, es bastante probable que sí la conozcamos, curiosamente, gracias a la industria cinematográfica norteamericana que la popularizó en los últimos años con películas como Coco o Spectre James Bond 007.

El “Día de los muertos”, declarado por la Unesco Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de México, es una celebración que honra a los ancestros. Su origen se encuentra en las tradiciones de las civilizaciones maya, azteca, perepecha, nahau y totonaca. 

Este festival se realizaba el noveno mes del calendario solar maya —cerca de agosto— y duraba todo el mes. Sin embargo, con la llegada de los colonos españoles, se movieron las fechas de este festival para buscar convertir a los nativos al catolicismo. Es por esto que el Día de los muertos coincide con las festividades del Día de todos los santos y Todas las almas (1 y 2 de noviembre).

En estas fechas, la muerte no remite a una pérdida o ausencia, sino a una presencia viva. Se honra a los difuntos con adornos y preparando sus comidas favoritas ayudándolos a transitar por buen camino tras la muerte. 

De esta manera, el pueblo mexicano se reencuentra año a año con sus ancestros, es decir, con sus costumbres y tradiciones. Es una celebración a la memoria, que permite recordar y honrar a familiares y amigos, pero también a una cultura ancestral que se mantiene viva en cada uno de ellos.

Territorio andino: Día de las almas

En las regiones andinas como Bolivia, Perú y el norte de Argentina, existen formas colectivas tradicionales para recordar a los difuntos. El 1 de noviembre las familias elaboran ofrendas para sus difuntos más queridos. 

Usualmente, se hornean figurillas amasadas con distintas formas, estas se llaman tantawawas y representan a las almas que ya partieron. Pueden ser angelitos o escaleras —para ayudar a que el alma baje y coma—, corazones, cruces, palomas y cualquier objeto que represente lo que el difunto amaba.

Además, se hacen altares con las comidas y bebidas que más le gustaban a la persona homenajeada. También, se colocan velas para motivar el rezo. El 2 de noviembre las almas de los muertos visitan las casas y la gente se prepara para agasajarlos. 

En ciertos pueblos del norte argentino, se visita el cementerio por la mañana y se colocan coronas de flores hechas con papel multicolor. En la sierra peruana, por su parte, se elaboran adornos con una base de alambre cubierta con flores: para mujeres, se utiliza la imagen de una virgen y para varones, se recrea un santo; en el caso de los niños se realiza con forma de ángel. 

A modo de conclusión

A menudo, pararse a favor de la “identidad cultural” y en contra de la globalización, puede leerse como una concepción inmovilista. En este sentido, podríamos preguntarnos: ¿existe alguna cultura que se haya mantenido idéntica a lo largo del tiempo? 

Sin embargo, también es importante recalcar la importancia de la cultura y la identidad de cada pueblo. América es un continente que formó su identidad en base a distintas culturas y mixturas. Con las invasiones europeas se borraron muchas tradiciones y costumbres originarias y otras se transformaron. El resultado de estas luchas es lo que somos hoy.

La cultura, la historia y la identidad son conceptos dinámicos que se mantienen en constante cambio y evolución. Sin embargo, la memoria y las costumbres son elementos constitutivos de una sociedad y es necesario preservarlos.

Los festejos de Halloween en sí, no constituyen algo negativo y cualquiera puede divertirse y disfrutarlos. El peligro aparece cuando los naturalizamos y no los cuestionamos, cuando los adoptamos sin más como parte de nuestra identidad, corriendo el riesgo de olvidar la cultura de nuestros pueblos.

Es por esto que nos gustaría finalizar respondiendo a la pregunta de nuestro título. Halloween está lejos de ser un festejo inocente puesto que detrás de él se esconden fuertes intereses capitalistas. Ni siquiera se trata de una tradición cultural si tenemos en cuenta que poco y nada queda en esta tradición del significado inicial del pueblo celta. 

Además, entendemos que se trata de un fenómeno de invasión cultural. Su aceptación y naturalización implica el borramiento de la identidad, de costumbres y la consecuente homogeneización de las sociedades. 

Sin embargo, también entendemos que la identidad es algo dinámico y que nada es puro, ni siquiera nuestras festividades autóctonas que hace muchos años que se encuentran mezcladas con la religión y los conceptos europeos. 

Por esta razón, lo importante no es cancelar y olvidar estas festividades importadas, sino cuestionar y reflexionar acerca de las prácticas que repetimos como “naturales”. Pensar cuáles son los orígenes y tal vez elegir qué nos representa mejor.

¿Qué crees que tiene más sentido? ¿Disfrazarse de monstruos y tocar puertas o recordar y homenajear a tus familiares y seres queridos que ya no están?