Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

¿Por qué vemos series de crímenes reales?

¿Por qué vemos series de crímenes reales?

Mujer asustada mira TV

¿Ya viste la última temporada de Narcos? No, estoy enganchada con Historia de un clan. La nueva de American Crime Story es buenísima, no te la podés perder.

De seguro ya escuchaste conversaciones como estas, varias veces. En un café, en los pasillos de tu trabajo, en la mesa familiar. Es que el boom de las series y los servicios de streaming como Netflix es arrollador. Todos somos fans de una u otra historia, y no podemos dejar de ver el último episodio.

Por sobre todo nos atraen las series de crímenes reales. Desde que llegaron a las pantallas, hace no tanto tiempo, mucha gente las adoptó como su principal entretenimiento. Pero, ¿qué es lo que alimenta nuestra obsesión por estas historias? ¿Es apenas una cuestión de accesibilidad o hay otros motivos por detrás?

En este artículo te contaremos el origen del género de crímenes reales y algunas respuestas que brinda la psicología para este boom. Además hablaremos del perfil del público y posibles consecuencias del consumo compulsivo de estas historias. ¡Vamos a resolver juntos este misterio!

¿Cómo surgen las series de crímenes reales?

Las historias del género policial no son algo nuevo. Han irrumpido en la literatura y en el cine hace mucho tiempo. Pero es a raíz de las cadenas estadounidenses de televisión que han tenido un gran impulso. La fórmula del éxito comenzó a principios de los años sesenta, cuando se transmitieron las tres temporadas de Los Intocables. La serie marcó la senda a la maquinaria de Hollywood.

Pero ya en los noventa surgió un nuevo tipo de entretenimiento. La novedad estaba relacionada al género policial, aunque con sus propios matices. Estamos hablando del true crime. La llegada de los crímenes reales al mundo del espectáculo. Como siempre, esta nueva modalidad hizo su irrupción primero en los Estados Unidos, para luego difundirse al mundo todo.

Jorge Carrión, autor del libro Teleshakespeare, lo interpreta como «una expansión natural del fenómeno serie (…) que la industria ve como un nicho de mercado». Carrión explica también que para este auge de la ficción basada en hechos reales fue necesaria la convergencia dos fenómenos paralelos. Habla de Los Soprano y Gran Hermano, nacidos ambos en 1999. Estas producciones marcaron la masividad de las series de calidad y los reality shows. Desde allí, hicieron un recorrido vertiginoso hasta llegar a la actualidad, donde los programas sobre crímenes reales parecen estar por todos lados.

Disfrutar del peligro desde el sofá

Una de las preguntas que debemos hacernos es: ¿por qué nos fascinan tanto las series de crímenes reales? La mayoría de estudios en el área de la psicología, tendientes a responder este cuestionamiento, provienen de los Estados Unidos. De ese país viene también gran parte de las producciones de true crime.

La investigadora A. J. Marsden, profesora en la Universidad Beacon de Leesburg (Florida, EEUU), explica que una de las causas es una búsqueda de porqués. Ella afirma que los crímenes reales son tan atrapantes porque nos permiten intuir las partes más perversas de la psique humana. Nos abren la puerta al lado más oscuro de las personas. Y como seres sociales que somos, intentamos entenderlo, aunque a veces resulte incomprensible.

Nos atraen estas historias, dice Marsden, porque queremos comprender la motivación que hay detrás de actos de violencia tan horribles. «Queremos entenderlos porque tenemos miedo». Ver series de crímenes reales en casa permite a los espectadores explorar los miedos en un entorno controlado. Posibilitan conocer el peligro sin exponerse directamente a él. «Sumergirnos en la faceta más siniestra del ser humano desde la seguridad del sofá», culmina Marsden.

La psicóloga británica Emma Kenny explica que ver shows de crimen puede producir reacciones químicas en nuestro cuerpo mientras miramos. La especialista agrega que también nos sirven para reafirmar nuestros puntos de vista morales sobre lo que está bien y lo que está mal.cinta escena crimen

¿Quiénes y por qué miran series de crímenes?

El rating de las series de true crime habla por sí mismo. Si bien aún no existen números confiables en Latinoamérica, podemos citar el ejemplo de Estados Unidos. En ese país, la primera temporada de American Crime Story alcanzó el promedio de 7 millones de espectadores por episodio.

La audiencia de esas series se compone de varones y mujeres de todas las edades. Pero las encuestas también muestran que las mujeres son las principales consumidoras del true crime. Asimismo, los estudios afirman que ellas son quienes eligen esta forma de entretenimiento, por sobre otras opciones.

Ahora nos toca hablar de por qué los crímenes de la vida real configuran un género tan popular. Las investigaciones realizadas arrojaron como motivación una mezcla de motivos psicológicos, adrenalina e instinto de supervivencia. Estos serían los factores principales detrás del interés abrumadoramente femenino.

Las mujeres son las víctimas más frecuentes de violaciones y asesinatos en serie (Scott, 2003). Este tipo de ataques son los que muestran las noticias y las series de crímenes reales en su mayoría. La investigadora Amanda Vicary afirma que existe una necesidad en la audiencia. Ella habla de vincularse personalmente a las víctimas de crímenes brutales. Esto lleva a muchas mujeres a desarrollar un sentimiento de «esa puedo ser yo» al consumir series de true crime.

sala de investigación¿Cómo nos afecta ver series de crímenes reales?

Llegó la hora de plantearnos otra pregunta fundamental: ¿Puede ser problemática nuestra fascinación con crímenes reales? La especialista Emma Kenny explica que el interés en el género no es malo, pero advierte a las personas contra ver demasiado.

Kenny expresa que la gente puede cambiar su actitud de forma positiva tras informarse sobre estos crímenes. Por ejemplo empezar a asegurarse de cerrar la puerta con llave por las noches.

En Internet existen comunidades como Murderino, conformada por fans del podcast My Favorite Murder. Este grupo se ha transformado en una especie de red de apoyo. Los usuarios cuentan sus angustias y comparten consejos de seguridad los unos con los otros.

Sin embargo, juntar información práctica para protegerte sólo es útil hasta cierto punto. Podés arriesgarte a entrar en terrenos peligrosos o considerarte invulnerable a que algún día te suceda lo mismo.

Los estudios realizados en Estados Unidos encontraron efectos negativos en el consumo compulsivo del true crime. En las encuestas descubrieron que los fanáticos del género solían sentir ansiedad y sufrir pesadillas. Según A. J. Marsden, esto se debe a que tus niveles de estrés se disparan.

Otras posible consecuencia es la sensación de paranoia, que te bloquea a la hora de asumir riesgos. Este bloqueo puede llevarte a dejar de juntarte con amigos porque no quieras arriesgarte a situaciones peligrosas, como salir de un estacionamiento a altas horas de la noche.

Por eso, la profesora Marsden recomienda autoevaluar periódicamente tu comportamiento y estado emocional. Así podrás comprender mejor cómo te afectan las series sobre crímenes. Si llega a un punto en el tenés miedo a salir de casa o sufrís pesadillas habitualmente, quizá conviene despedirse de esa serie por una temporada.

 

Fuentes:

Traylor, Catherine M. (2019): «Serialized Killing: Usability and User Experience in the True Crime Genre». Versión online: http://cardinalscholar.bsu.edu/bitstream/handle/123456789/201830/TraylorC_2019-3_BODY.pdf?sequence=1&isAllowed=y

 

Vicary, A. M. Et al (2010): Captured by True Crime: Why Are Women Drawn to Tales of Rape, Murder, and Serial Killers? Versión Online: https://doi.org/10.1177/1948550609355486