Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Problemas de fertilidad: cómo afrontarlo 

Fertilidad - Pareja con test de embarazo negativo

Problemas de fertilidad: cómo afrontarlo 

Fertilidad - Pareja con test de embarazo negativoEn numerosas ocasiones, a ciertas parejas le toca afrontar el inesperado camino del hijo que no llega. Por los problemas de fertilidad, el proyecto de comenzar o agrandar la familia se ve imposibilitado; y las personas comienzan a lidiar con numerosas emociones.

En el mundo apurado, agitado y estresado en el que vivimos, no siempre encontramos un momento para parar, escucharnos y ver con claridad hacia dónde vamos y qué buscamos. Muchas veces esto juega en contra, y hace que la desesperación y los sentimientos negativos se terminen apoderando de la persona, y dificulten aún más la búsqueda del bebé.

En este artículo, la Licenciada María Eugenia Contreras (MP 6167) nos ofrece una reflexión sobre el difícil momento que a muchas parejas les toca atravesar. Preguntas que sería bueno hacernos, acciones que deberíamos implementar y más. 

 

Frenar y reflexionar 

Cuando nos encontramos con dificultades para concebir un hijo, y el sueño de la familia se ve postergado, puede resultar muy beneficioso comenzar un proceso de indagación personal y autoconocimiento. Ingresar de a poco en nuestra propia historia emocional y escuchar qué nos dice nuestro interior, puede ser muy importante para responder algunos interrogantes.

¿Cuánto tiempo hace que estoy buscando un embarazo? ¿Cómo estoy viviendo este tiempo de espera del hijo que no llega?  ¿Qué sentimientos me genera esta dificultad? ¿Siento tristeza, pena, frustración, impotencia, ansiedad o miedo a no poder lograrlo?

Independientemente de las respuestas a estas preguntas, quizá es útil que sepas que no todas las mujeres, en este caso, respondemos del mismo modo cuando empezamos a transitar el camino hacia la maternidad. Cada una es única y distinta a las demás, con sus propios ritmos y tiempos. Esto hace que algunas podamos tardar un poco más en lograr ese embarazo, lo que no lo convierte en un imposible. En base a esta reflexión:

¿Conocés los ritmos que te son propios? ¿Experimentás tus gustos, tus elecciones? ¿Tenés la posibilidad de realizar actividades que faciliten la conexión con vos misma, con tu interior, el descanso, el silencio o el disfrute? ¿Cuántas horas semanales le dedicás a tu trabajo y a las obligaciones fuera y dentro de casa? ¿Te tomás un tiempo para vos, o sentís que las responsabilidades cotidianas te alejan cada vez más de eso? ¿Recordás qué te gustaba hacer cuando eras más joven, o incluso cuando eras niña? ¿Podrías hacerlo hoy? O quizá las hayas dejado de lado, al punto de ya no tenerlas en cuenta para nutrirte de ellas.

 

La importancia del acompañamiento 

Fertilidad - Pareja tirada en el pastoEn una relación estable, la búsqueda de un hijo es siempre de a dos; de allí que el amor y la comunicación con tu pareja también son primordiales. 

En este sentido, es fundamental que tu compañero sepa de tus sentimientos. No importa si esos sentimientos son de angustia, enojo o vacío; lo importante es que lo expreses y prestes atención al modo en que lo hacés.

Por otra parte, es importante que te cuestiones sobre otros aspectos: ¿te sentís apoyada? ¿la búsqueda es de a dos? ¿él desea un hijo? ¿se lo preguntás? ¿Tienen la posibilidad de conversar honestamente sobre lo que les pasa y lo que van sintiendo cada vez que se someten a estudios y tratamientos?

También sería bueno reflexionar sobre aspectos que hacen al bienestar de la relación: indagar si se dedican un tiempo el uno al otro, si salen juntos y se divierten, si existen proyectos en la pareja, además de la búsqueda del hijo; entre otros aspectos. 

Si bien es posible que en el último tiempo algunas cosas hayan cambiado entre ustedes; lo importante es darse cuenta que siguen estando juntos, allí presentes. El acompañamiento y el apoyo mutuo no deben faltar.

Pero también, como pareja deben recordar que pueden ir abriendo nuevas preguntas y cambiar las decisiones tomadas con respecto a la posibilidad de ser papás y el modo de hacerlo. Todo esto, siempre conversando, creando espacios y encuentros para preguntarse, escucharse y buscar posibles respuestas; renovándose y transformándose el uno al otro.

Es normal que en estas situaciones aparezcan dudas, e incluso que surjan nuevas alternativas para solucionar el problema. 

 

¿Qué debo hacer si no puedo afrontar la situación?

Cuando a la pareja le toca afrontar una situación complicada, como es el hecho de la imposibilidad de que la mujer quede embarazada; lo mejor es consultar a profesionales capacitados en la problemática de la fertilidad (médicos y psicólogos), informarse y comunicarse.

Fertilidad - Pareja en médico

Consultar

Una opción es acudir a Centros especializados en Medicina Reproductiva. Allí podrán encontrar profesionales adecuados para abordar la problemática de la fertilidad, hacer una evaluación global del caso y plantear estrategias a seguir. 

Esta consulta médica puede ir acompañada de la búsqueda de apoyo psicológico. Un profesional de la salud mental podrá acompañarte durante todo el proceso, con el fin de encontrar los recursos necesarios para afrontarlo.

Informarse

Es importante conocer e informarse para luego valorar los pro y los contra de cada una de las alternativas que existen para afrontar la problemática de la fertilidad; y así tomar la decisión más adecuada para cada pareja y situación.

Tengan en cuenta que los avances de la ciencia ofrecen muchas opciones para tratar los problemas de fertilidad (inseminación, fecundación in vitro, técnicas quirúrgicas, donación de óvulos o esperma, etc.). Cada una de ellas puede producir diferentes reacciones y sentimientos en cada uno de los miembros de la pareja.

Comunicarse

Hablar y expresar lo que cada uno siente y piensa ante esta situación de angustia y ansiedad, con libertad y sin temor a ser juzgado o reprobado. Los sentimientos pueden ser los mismos, pero la forma de manejarlos, distinta. 

Así como en párrafos anteriores resaltamos la importancia de la comunicación en la pareja; también es importante buscar apoyo social compartiendo la experiencia que les toca atravesar  con amigos o familiares. Esto resulta muy beneficioso para que tu pareja no sea el único soporte.  

En este sentido, podrán establecer cómo, cuándo y qué es lo que necesitan hablar o compartir de la problemática; y lo que es muy importante, poder elegir a quién contarle y a quién no, teniendo en cuenta que empezar un proceso médico, seguir con él, cómo seguir, o cuándo decir basta; son decisiones sólo de la pareja.