Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Psicología Perinatal: el acompañamiento ideal para embarazadas

psicología perinatal - embarazada

Psicología Perinatal: el acompañamiento ideal para embarazadas

Durante los procesos de gestación, parto, puerperio y lactancia la madre vivencia una serie de cambios tanto físicos como emocionales que pueden desencadenar situaciones de inestabilidad y crisis. La psicología perinatal es la rama de la psicología que se ocupa del acompañamiento de la gestante y su núcleo familiar primario en todos estos procesos, para ayudar a transitarlos de una manera armoniosa y saludable. 

Desde este abordaje, se entiende al nacimiento como un periodo que abarca más allá del parto en sí mismo. A partir del momento en que la gestante comienza su embarazo empiezan a producirse una serie de cambios tanto físicos, psíquicos, hormonales, e incluso sociales, que moldean su experiencia de maternar y que repercuten en su estado anímico. La psicología perinatal busca generar un acompañamiento que sea integral y que atienda a todas estas instancias, facilitando herramientas que permitan hacer de ésta una experiencia de satisfacción. 

 

¿Qué es la psicología perinatal?

De acuerdo a Verónica Piszewski, psicóloga perinatal y doula, este campo de la psicología busca promover la salud mental en distintas etapas vinculadas a la maternidad. Las mismas pueden comprender los procesos de:

  • Búsqueda gestacional.
  • Tratamientos y problemas de fertilidad.
  • Duelo perinatal (también conocidos como “muerte intrauterina”).
  • El embarazo propiamente dicho.
  • Acompañamiento en el parto.
  • Puerperio y crianza.

panza embarazadaPara promover un vínculo sano entre la mamá y su bebé se busca poner el foco en esta diada, entendiéndola como una relación y manifestación única y singular, con sus propias características. 

Según la doctora en psicología Alicia Oiberman, desde las prácticas más antiguas en torno a la maternidad y el parto, toma protagonismo la importancia de la palabra para brindar sostén y evitar que la parturienta se sienta aislada. La palabra surge como el elemento que permite brindar un sentido de cohesión y pertenencia con respecto al afuera, mientras que posibilita la vehiculización discursiva y la resignificación de las percepciones de los acontecimientos y vivencias. 

La psicología perinatal busca fomentar nuevas experiencias en torno al maternar e intenta revertir un modelo dominante de la medicina que desconoce los componentes emocionales y vivenciales de la gestante, y que a veces, puede obrar en detrimento de su salud. En cierto sentido, esta mirada entiende que el modo en que nacemos y somos maternados incialmente también determina nuestro ser adulto. 

 

La importancia de recibir acompañamiento en el embarazo

La experiencia de maternar es compleja. Desde el momento de la concepción la gestante comienza a transitar una serie de transformaciones que pueden manifestarse con distinta intensidad. Todos estos cambios ocasionan incertidumbre, y en ciertas oportunidades, disconformidad. La psique se prepara para la llegada de una nueva vida que para nacer necesita alojarse y crecer en el vientre materno, por lo que el cuerpo debe prepararse en todos sus niveles para ser capaz de gestar esa nueva vida. 

“La gestación es una revolución interna en la cual aparecen hormonas que hacen que tomen lugar distintas emociones, muchas veces encontradas. La sensación de alegría y plenitud pueden chocar con sentimientos de tristeza y malestar, angustia por no encontrarse con el nuevo cuerpo gestante, por extrañar aquel cuerpo que ya no está . Es importante que ante estos acontecimiento haya profesionales preparados y con la información necesaria en la materia. A nivel social hay una gran falta de información acerca de cómo funciona el cuerpo, su fisiología y qué acontecimientos pueden favorecer o afectar los procesos fisiológicos naturales, tanto para el parto como para la lactancia. La información es muy valiosa y permite a las mujeres posicionarse desde un lugar de poder”, sostiene Piszewski.

Una crisis evolutiva

De acuerdo con Oiberman, se debe comprender la experiencia del maternar como una crisis evolutiva, que puede reactivar conflictos del pasado y profundiza los del presente. “La maternidad es una fase del desarrollo psicoafectivo de la mujer y excede el acontecimiento biológico por el cual una mujer da a luz a un niño. El maternaje es el conjunto de procesos psicoafectivos que se desarrollan e integran en la mujer en ocasión de su maternidad. Por lo tanto, como fenómeno psicobiológico es necesario remarcar que el amor maternal es ambivalente, ambiguo y complejo. No es de ninguna manera un sentimiento puro e ideal, ni tampoco simple, sin conflictos, tal como aparece representado en el imaginario colectivo”.

A lo largo de este proceso la subjetividad de la mujer experimenta un quiebre, se da una crisis vital en la cual se desarrolla una nueva identidad tanto individual como familiar y que implica una reorganización de estructuras que culminan mucho tiempo después del parto. En un contexto saludable, esta experiencia es una gran oportunidad de crecimiento personal.  

 

La instalación de un nuevo paradigma de maternidad

A lo largo del Siglo XVIII tomó vigor la medicalización del nacimiento, con el afán de reducir  el riesgo de morbi-mortalidad materno-neonatal. Esto implicó el desplazamiento de las matronas y parteras y la tecnificación del nacimiento conducido por obstetras masculinos, lo cual representó una pérdida gradual de poder y protagonismo de la mujer en su parto. 

La psicología perinatal busca, de alguna manera, revertir la desconexión emocional que ha propiciada la medicalización del nacimiento para reconectar a las gestantes con sus experiencias, vivencias y sentimientos. Y, a su vez, persigue la difusión de nuevos conocimientos que transformen el enfoque profesional en torno al proceso del nacimiento. Algunos de los nuevos conceptos acerca del vínculo mamá-bebé que propone esta corriente son:

  • El vínculo de apego
  • La construcción de la díada
  • La vulnerabilidad maternal
  • El reconocimiento del recién nacido como un ser actuante con el medio físico

Este nuevo paradigma entiende que estos procesos son difícilmente separables, y que la manera en que la mujer se prepare desde la gestación va a repercutir también en su experiencia de crianza.

Desde este abordaje, resulta fundamental desmitificar acerca de los tiempos estipulados para efectuar la separación de la mamá con su bebé. Puesto que comprende al puerperio como un periodo mucho más extenso del que propone la medicina occidental hegemónica (de sólo 40 días de cuarentena sexual) y lo concibe como un momento que dura aproximadamente hasta los tres años del niño o niña, etapa en la cual empieza a reconocerse como un sujeto individual, distinto a su madre.

 

¿Cuándo acudir a un profesional en psicología perinatal?

La psicología perinatal busca reconectar la experiencia del maternar con la palabra como herramienta de sostén y poder. Esta rama de la psicología intenta fomentar el acompañamiento de la embarazada y su núcleo familiar en los diversos procesos emocionales y vivenciales que advienen ante la llegada de una nueva vida.

En el caso de encontrarse en una etapa de búsqueda de un embarazo, de gestación propiamente dicha o de haber vivenciado un duelo, es importante buscar la ayuda profesional pertinente para poder acompañar estos procesos y, de esta manera, convertirlos en experiencias gratificantes y transformadoras. Contactate con nuestro equipo para buscar asesoramiento! 

Referencias Bibliográficas

perinatal”.

  • Verónica Piszewski, M.P: 11905