Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Teoría sobre el estrés de Lazarus

Teoría sobre el estrés de Lazarus

estresEl estrés es un sentimiento, una emoción que generalmente se vive de forma negativa y puede generar complicaciones a nivel físico, psíquico y social.

El término estrés se ha convertido en un vocablo habitual de la sociedad actual. Dicho término se ha utilizado históricamente para denominar realidades muy distintas. En el siglo XIX Claude Bernard consideraba que lo característico del estrés eran “los estímulos estresores”, durante el siglo XX Walter Cannon, afirma que lo importante era la “respuesta fisiológica o conductual” característica.

Posteriormente, frente a los intentos de definir el estrés centrándose bien en los estímulos inductores, o bien en las respuestas inducidas, algunos psicólogos ofrecieron algunas soluciones integradores, en las cuales se considera “estrés” tanto los estímulos que producen reacciones de estrés, como las propias reacciones y los diferentes procesos median dicha interacción.

Teorías sobre el estrés

Estas teorías desarrolladas principalmente por Lazarus y sus colaboradores son conocidas como teorías interactivas o transaccionales del estrés. Las cuales definen concepto de estrés refiriéndose a las interrelaciones que se producen entre la persona y contexto, en el que está inserto. El estrés se produce cuando la persona, valora lo que sucede como algo que supera los recursos con los que cuenta y pone en peligro su bienestar personal. Por medio, se encuentra la evaluación cognitiva que realiza el sujeto; pero además, tiene en cuenta el elemento emocional que conlleva esta situación.

Estas concepciones, tienen en cuenta no solo las respuestas fisiológicas del organismo, sino también los numerosos acontecimientos vitales, las características ambientales, sociales y determinados valores personales que en distinta medida, actúan como estresores o como amortiguadores de los efectos negativos del estrés sobre la salud.

Siguiendo esta línea de pensamientos, Sandín propone un modelo procesual de 7 etapas. El modelo presenta en primer lugar demandas psicosociales, que corresponden a los estresores tanto ambientales como psicosociales, en segundo momento se considera la evaluación cognitiva, que hace el individuo con respecto a la situación. Posterior a la evaluación cognitiva se presenta en el modelo la respuesta de estrés, que incluye las respuestas tanto fisiológicas como emocionales y conductuales (afrontamiento), producto de la valoración de la situación como estresante o no, siendo ésta en realidad la última etapa del proceso de estrés. Finalmente se incluyen tanto las variables sociales como las disposicionales, debido a la relación de estas variables con los procesos relacionados al estrés al considerarse moduladores del mismo, y el estatus de salud, que es el resultado del proceso de estrés y dependerá de lo que suceda en las etapas anteriores.

El proceso de estrés se inicia, cuando el individuo se enfrenta a un estresor. Los cambios vitales o eventos vitales se definen como circunstancias que requieren un ajuste por parte del individuo debido principalmente a cambios en el entorno. Son considerados habitualmente como acontecimientos no planificados, perjudiciales física o psicológicamente.

La investigación basada en acontecimientos vitales no se centra en un suceso concreto, sino en la acumulación de varios hechos ocurridos durante los últimos años, fenómeno que se conoce como estrés reciente. Los acontecimientos vitales suelen diferenciarse de estresores sociales más recurrentes y duraderos, a los cuales se denomina estrés crónico, consisten en problemas, amenazas y conflictos relativamente duraderos, que la mayor parte de la gente encuentra en sus vidas diarias. Muchos de estos estresores crónicos se relacionan con los principales roles sociales.

Evaluación cognitiva

La teoría transaccional de Lazarus y Folkman (1984) define la evaluación cognitiva como el mediador cognitivo de la reacción de estrés; un proceso universal mediante el cual las personas valoran la significación de lo que está ocurriendo, a decir, la importancia o significado que la persona da a lo que está sucediendo.

Concretamente, en una evaluación primaria, la persona analiza lo que hay en juego en esa situación si algo es potencialmente perjudicial o beneficioso. En una evaluación secundaria, la persona estima lo que puede hacerse para superar o prevenir los problemas o para optimizar los beneficios (Lazarus y Folkmln. 1984). En síntesis. las evaluaciones primarias y secundarias permiten determinar en qué medida la transacción entre la persona y el entorno es relevante.

Variables moduladoras

La variabilidad de resultados frente al estrés en diferentes personas es explicada a partir de la comprensión de que los mediadores tienen el efecto de modificar las consecuencias del estresor. Existen, por tanto, elementos mediadores o moduladores que intervienen en el proceso de estrés aumentando la vulnerabilidad o la resistencia a través de su mediación en el proceso de la evaluación cognitiva.

Existen dos grupos de variables mediadoras: los recursos personales, en concreto, las creencias de autoeficacia, el locus de control, la autoestima, el control percibido y el optimismo. Y los recursos sociales, en concreto, el apoyo social, los recursos materiales y financieros.

Respuestas de estrés

EstrésUna vez que la persona percibe algún nivel de estrés, se pueden presentar las siguientes respuestas:

  • Respuestas físicas: son aquellas que implican una reacción propia del cuerpo como morderse las uñas, temblores musculares, migrañas, insomnio.
  • Respuestas fisiológicas:tienen que ver con las funciones cognoscitivas o emocionales de las personas como la inquietud, problemas de concentración, bloqueo mental, depresión.
  • Respuestas comportamentales: involucran la conducta de la persona como sería el caso de discutir, aislamiento de los demás, aumento o reducción del consumo de alimentos.

El afrontamiento es un proceso psicológico que se pone en marcha cuando en el entorno se producen cambios no deseados o estresantes acompañados de emociones negativas. El concepto de afrontamiento haría referencia concretamente al tipo de estrategias adoptadas por la persona para hacer frente a esa situación estresante a partir de la evaluación cognitiva acerca de la misma: modificar la situación, aceptar, buscar información, demorar la respuesta, etc.

El afrontamiento es un proceso orientado y contextual, se dirige a lo que la persona realmente piensa y hace en situaciones estresantes, a como éstas se modificarán a medida que se producen estos encuentros, y está influido por las valoraciones de los individuos en tomo a las demandas reales a las que se enfrentan y los recursos de los que disponen para abordarlas (Casuso Holgado, 2011).

Las estrategias de afrontamiento

Algunas de las estrategias de afrontamiento más utilizadas son:

  • La confrontación: se referiría a la actuación dirigida al enfrentamiento directo de las situaciones, que habitualmente se traduce en el uso de estrategias asertivas, estrategias que, en ocasiones, pueden implicar conductas de cierta carga agresiva.
  • El escape-evitación: haría referencia a las conductas opuestas a la confrontación, en las que de uno u otro modo se trata de huir o evitar la situación problemática.
  • La planificación: implica el análisis de la situación y el subsiguiente desarrollo de un plan de acción.
  • La búsqueda de ayuda o apoyo social: se refiere a permanecer en contacto con otros a través de la expresión de afecto, o bien con el objetivo de saber más sobre la situación y facilitar la solución de problemas.
  • El distanciamiento: se refiere a mecanismos que tienden a reducir el esfuerzo dirigido al afrontamiento alejándose de la fuente de estrés mediante renuncia o ensoñación.
  • La aceptación de responsabilidad: sugiere razonamientos a través de los cuales el individuo toma conciencia, se habla a sí mismo, y acepta que los acontecimientos son reales.
  • El autocontrol: afrontar el estrés tratando de mantener bajo control sus propias emociones y afectos.
  • La reevaluación positiva: Finalmente, la persona también podría y/o reinterpretando la situación estresante, tratando de sacar la parte positiva o ver la situación desde una perspectiva más favorable.

Articulo redactado por:

 

licenciado en psicologia martin lesnik

Lic. Lesnik Martín