Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Autismo infantil

familia en la terapia infantil

Autismo infantil

En 1913, Eugen Bleuler utiliza el vocablo autismo para definir sólo uno de los síntomas patognomónicos[1] de la esquizofrenia. En 1943, Leo Kanner, psiquiatra estadounidense, definía por primera vez el síndrome autista. Un año después Hans Asperger observa el fenómeno en Alemania. Tanto en Autismo Infantil Precoz, de L. Kanner, como el Síndrome de Asperger, forman parte de los Trastornos Generalizados del Desarrollo del DSM IV[2]. Esta última figura desaparece en la clasificación del DSM V [3] que unifica todas las categorías dentro del Trastorno del Espectro del Autismo -TEA-.

Foto de niño con autismoEn los últimos veinte años[4] se ha multiplicado por diez el número de sujetos incluidos en esta categoría, alcanzando una frecuencia de 1 en 150 niños con autismo infantil, en donde 4 de 5 son varones[5]. Según expertos, si esta categoría sigue extendiéndose a esta velocidad, en pocos años 1 de cada 50 niños serán considerados autistas[6]. Posiblemente el aumento corresponda a la lectura clasificatoria de nuestra sociedad actual [7].

 

¿En qué consiste el autismo?

El autismo es una forma particular de situarse en el mundo y, por tanto, de construirse una realidad. Asociado o no a causas orgánicas, es reconocible por los síntomas que impiden o dificultan seriamente el proceso de entrada de un niño en el lenguaje, la comunicación y el vínculo social. Desde el Psicoanálisis de Orientación Lacaniana, se posiciona al autismo como entidad propia, distinguiéndola de la psicosis, a fin de localizar sus particularidades en la clínica. Esto es, observar el síntoma en tanto acontecimiento del cuerpo; el síntoma como invención propia, un nuevo modo de hacer lazos con el Otro.

Los principales autores de esta corriente afirman que el autismo es una estructura de borde, que localizan el goce y dan protección al sujeto autista[8]. El borde está definido por tres elementos: el doble, el objeto (el objeto autístico) y una isla de la competencia. La manera en que los elementos se combinan es absolutamente particular y subjetivo, por ello no existe una forma de trabajar con niños autistas. Es necesario en cada caso un analista-partenaire abierto a la escucha de un sujeto, así como inventar, cada vez, una intervención posible. Se lee el cuerpo, la mirada y la voz del sujeto los efectos producidos. Es decir, no se conduce al sujeto a un ideal social de relación con el mundo, de lazo al otro; no se supone un malestar, angustia o dificultad. Más bien, se busca escuchar o leer en el cuerpo algo de lo insoportable para ese sujeto, y de a dos hacerlo más soportable.

Articulo redactado por:

foto de la licenciada Paula Slythe

Lic. Paula Slythe

Bibliografía:

[1]. El adjetivo patognomónico, se utiliza en el diagnóstico médico o psicológico para calificar a aquellos signos clínicos o síntomas que, si están presentes, aseguran que el sujeto padece un determinado trastorno.

[2]. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría. 1995

[3]. La edición vigente es la quinta, DSM-5, publicada el 18 de mayo de 2013. American Psychiatric Association (APA). Solo en ingles.

[4]. Entre 1991 y 2011

[5]. Laurent, Eric. 2011Conferencia en V ENAPOL. Rio de Janeiro.  Lo que nos enseñan los autistas. Revista Lacaniana de Psicoanálisis n°13

[6]. Center for Diseaser Control and Prevention. Atlanta 2012.  Lo que nos enseñan los autistas. Revista Lacaniana de Psicoanálisis n°13

[7] . Tendlarz, Silvia Elena. 2010. Niños autistas. Virtualia #25. Noviembre

[8]. Maleval, Jean-Claude: Qui sont les autistes?- Op cit.