Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Diferencias entre terapeutas y psicólogos

terapeuta sonriendo

Diferencias entre terapeutas y psicólogos

Existen numerosas disciplinas que abordan la salud mental desde distintos abordajes. El campo de la psicología se encuentra atravesado por diversas corrientes, algunas muy disímiles entre sí. Para poder discernir cuál de todas ellas resulta más adecuada para nosotros, es importante investigarlas y conocerlas con mayor profundidad.

Sin embargo, muchas veces se presentan confusiones acerca de los roles y habilidades de cada profesional. Sumado a esto, existen muchas corrientes alternativas que no se encuentran avaladas por la Federación de Psicólogos de la República Argentina. Ante todo este panorama de incertidumbres surgen diversos interrogantes, en este artículo te ayudamos a conocer las diferencias entre terapeutas y psicólogos.

Distintas acepciones

Un psicólogo es un licenciado en psicología que puede dedicarse a muchos campos (laboral, jurídico, educacional, etc.). Esto significa que no necesariamente un psicólogo lleva a cabo un tratamiento específico, sino que también puede trabajar en otras áreas y desde otros enfoques. Por su parte, un terapeuta es un profesional que aplica un tratamiento. Sin embargo, esta terminología también considera a profesionales de otras disciplinas que no trabajan con la salud mental, por ejemplo, kinesiólogos u odontólogos.

A los psicólogos clínicos se los suele tratar también de terapeutas, si bien esto es correcto, es una apreciación muy general. Estos profesionales realizan sus abordajes basándose en técnicas propias de alguna de las múltiples ramas de la psicología. Algunas de ellas son:

¿Por qué es importante diferenciarlos?

Para poder transitar un adecuado proceso de acompañamiento psicológico tenemos que analizar primero qué queremos trabajar. En base a ese objetivo, debe planificarse nuestra búsqueda sobre qué tipo de terapia, corriente o profesional va a ser más eficiente. 

Cuando las técnicas que utiliza un profesional son de naturaleza psicológica y abordan el psiquismo se habla de psicoterapia. Sin embargo, a lo largo de la historia, numerosas personas han trabajado con abordajes psicoterapéuticos sin contar con la formación profesional. Sucede que aquí el terreno se vuelve un poco complicado…Por un lado, existen psicólogos muy formados que no logran resultados terapéuticos efectivos, y por el otro, hay terapeutas muy efectivos que no se encuentran titulados en psicología. Ahora bien, ¿qué sucede cuando atravesamos un proceso psicológico con un terapeuta no profesional?

Riesgos de la terapia informal

En el último tiempo, nuevos roles han surgido vinculados al desarrollo motivacional y de autosuperación. Ejemplo de ello es el auge de las personas que realizan coaching. Si bien sus técnicas pueden resultar efectivas, la mayoría de estas personas no tiene formación en psicopatología. Esta es la primera gran diferencia con los psicólogos y otros profesionales de la salud mental.

Este desconocimiento, hace que las mismas técnicas sean aplicadas a todos sus pacientes/asistentes por igual. La 

persona tapando su rostro

falta de diferenciación y especificidad de cada caso, hace que no puedan controlarse los resultados en la aplicación dichas técnicas caso por caso. Cuando la persona que se expone a estos procesos tiene algún tipo de vulnerabilidad o está atravesando un momento de inestabilidad, puede llegar a desarrollar algún trastorno o episodio de crisis. Ejemplo de ello son los tan mencionados “brotes psicóticos”. 

Lo que sucede en el campo de la salud mental, es que las diferencias de los casos suelen ser muy sutiles, por lo que cuesta encontrar sus particularidades. Una persona no capacitada puede confundir síntomas de una psicosis con una neurosis, aumentando la sintomatología

 

La importancia del respaldo científico

Es real que ni la ciencia ni el carácter académico pueden asegurar que un psicólogo, o cualquier profesional, haga bien su trabajo y brinde un buen servicio. Sin embargo, la rigurosidad científica también nos concede algunas certezas o nos permite acercarnos más a lo que sería un ideal en el ejercicio de una profesión. A través de la certificación y la constatación de los saberes, se logra asegurar un cierto estándar de calidad y también la unificación de ciertas visiones y preceptos básicos compartidos. Estos preceptos se establecen basándose, primeramente, en la contrastación de casos, la experiencia empírica y el análisis. 

Un buen ejercicio ético serían aquel que llevara a cualquier terapeuta a derivar con un profesional correspondiente ante casos que no pudiera manejar, como la presencia de patologías. También existe falta de ética en los casos de psicólogos que no continúan con su formación o no realizan supervisiones de sus trabajos. Por casos como estos es que en Psicólogos Córdoba exigimos a los profesionales formación y supervisión continua. 

De esta manera, nuestra labor se basa en un esfuerzo constante por encontrar la excelencia a través de nuestras prácticas. Si necesitas ayuda terapéutica profesional, no dudes en escribirnos.