Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Primeros auxilios psicológicos

fotos sobre los primeros auxilios psicologicos

Primeros auxilios psicológicos

Los primeros auxilios psicológicos son una serie de intervenciones psicológicas que son aplicadas en un momento de crisis y que tienen por objetivo estabilizar a la persona afectada a nivel emocional, físico y conductual, para que esta pueda sobrepasar la crisis sin que se profundicen las secuelas. 

Es muy importante que sepas que no solo los profesionales de la salud mental como psicólogos, psiquiatras o psicopedagogos pueden ayudar a una persona, ya que los primeros auxilios psicológicos (PAP) no son considerado un asesoramiento sino una intervención breve e inmediata. 

En este artículo desarrollaremos,qué son los primeros auxilios psicológicos, cómo aplicarlos, Cuando usarlos y algo más!

¿Qué son los auxilios psicológicos según la OMS?

Los primeros auxilios psicológicos, según la OMS son una asistencia informal de apoyo de una persona a otra, por lo que tú puedes ayudar a alguien que ha sido víctima de algún acontecimiento grave, ofreciéndole, por ejemplo, agua, comida, un techo o información.

Los PAP es una intervención breve e inmediata en casos de situaciones extremas como una catástrofe natural, un accidente en la vía pública, etc.  

Las intervenciones de los primeros auxilios se realizan siempre y cuando la persona damnificada esté de acuerdo con ello, pues no se debe forzar ni obligarla a hablar. Solo debes ofrecer tu oído y tener la mente abierta para evitar los prejuicios. 

De esta manera lo que se trata de evitar es que se profundicen o aumenten las secuelas luego de un trauma. Se realizan en el momento que sucedió la crisis y el objetivo es tratar de tranquilizar a la persona para que pueda salir de su estado nervioso y estrés. 

Resumiendo los primeros auxilios psicológicos se trata de:

  • Ofrecer apoyo y protección de manera inmediata y práctica
  • Escucharla y estar atento a sus necesidades básicas
  • Preservar a la persona de posibles peligros
  • Brindarle información 
  • Ayudarle a restablecer su estabilidad personal

Te puede interesar nuestro artículo sobre «Pico de estrés»

¿Cómo aplicar los primeros auxilios psicológicos o intervención en crisis?

Técnicas o fases de primeros auxilios psicológicos

Primeramente, debes tratar de empatizar con la persona y ofrecerle la asistencia. Puedes comentarle que lo mejor es retirarse del lugar del desastre para que se sienta más cómoda. 

Ahora debes procurar evitar que la persona se exponga a visiones, sonidos, olores, a entrometidos que se acercan por curiosidad y a los medios de comunicación. Una vez que estén en un lugar seguro puedes ofrecerle comida y/o bebida. 

 A continuación, comience con la intervención de los PAP. Deje que la persona pueda contar su relato de forma natural y pregúntele cómo se siente y si necesita algo, sin presionarla para hablar.

Aquí es cuando debes analizar el problema y conocer cuáles son los que necesitan tratarse de forma inmediata. De esta manera podrás organizarte mejor con la charla y dejar para el final todos aquellos aspectos de menor importancia.

Luego, debes ofrecer posibles soluciones y en el caso de que no veas alternativas posibles puedes hablarlo con un profesional para que te ayude o con el damnificado para que entre los dos puedan encontrar una salida juntos.

Explícale que es una situación que puede superar y motívalo en caso de que sea necesario a que busque tareas y actividades que le apetezcan para poder salir de esa crisis emocional. 

Una vez que tengan la solución el siguiente paso es pasar a la acción y llevarla a cabo. Lo preferible es hacer de una acción a la vez para evitar que la persona afectada se sienta abrumada o presionada. 

Como último paso debes ofrecer información en caso de que sea necesaria, ya sea para ejecutar la acción o para encontrar centros de ayuda social. Recuerda que tú eres el apoyo de esa persona. Antes de retirarte, saluda a la persona atentamente. 

¿Qué hacer? Que protocolo seguir

Antes de comenzar a realizar los PAP es indispensable encontrarse en un lugar seguro para ambos y que se encuentren fuera de la zona en donde se produjo la crisis, como por ejemplo los campamentos o centros comunitarios, refugios, etc.

Debes buscar en lo posible un lugar para poder hablar en privado, para que el afectado pueda sentirse seguro, sobre todo si es una víctima de violencia sexual. En este caso se debe respetar el anonimato y la dignidad de la persona. 

Otro aspecto clave a tener en cuenta antes de comenzar a realizar los PAP es que debes tener la mente abierta para poder adaptarte a las diferentes culturas sociales, conocer sus derechos y protegerse también a uno mismo.

Ten en cuenta que las personas que han sufrido alguna situación grave y que están atravesando una crisis emocional tienden a ser menos flexibles y comunicativos, se cansan de hablar muy rápido, están irritables por lo que no les gusta repetir las cosas, se sienten amenazados y se aíslan.

¿Que no hacer? 

Existen muchas personas que proporcionan los PAP para buscar obtener un beneficio a cambio. Esto es algo que NO DEBE HACERSE. Si estás dispuesto a asumir este rol, la ayuda que ofreces debe ser desinteresada.

A modo de ejemplo, te dejamos una lista con cosas que debes evitar:

  • No hagas promesas ni digas cosas que luego no vas a poder cumplir. Recuerda que estás hablando con una persona que se encuentra frágil mentalmente y decidió confiar en ti.
  • No hagas cosas que no sabes hacer. Exagerar tus habilidades puede terminar llevando a la víctima a un estado aún peor del que se encontraba inicialmente.
  • No obligue a las personas a hablar o a hacer cosas que no quieren. La intervención es no invasiva. 
  • Hable con respeto sin importar su edad, sexo o etnia. 
  • No divulgue la información que acaba de proporcionarle el damnificado salvo que sea sumamente necesario y solamente debe hacerse a profesionales que atienden el caso.
  • Tenga la mente abierta a otras culturas y no juzgue a las personas por las acciones que ha realizado o por sus sentimientos. 
  • No contrastar información o historias ignorando los sentimientos o creencias de la persona ni tomar partido contando sus propias experiencias. 
  • No tratar de resolver todo de forma inmediata o ser tímido y evitar las responsabilidades que conlleva ofrecer los PAP. Con ello la persona solo se sentirá presionada y no lograran llegar a ningún sitio.
  • Suponer que la persona luego de una sola conversación hará todo lo previsto sola y sin realizar ningún tipo de seguimiento. 

¿Cuando usar los primeros auxilios psicológicos?

Los primeros auxilios psicológicos están dirigidos a personas que han atravesado una situación traumática grave de forma inmediata. Se puede ofrecer tanto a adultos como a niños, pero siempre sin forzar. 

Existen muchos casos en el que las personas damnificadas se rehúsan a recibir tal ayuda por lo que no debes obligarlas. 

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta a la hora de aplicar los PAP es ser autocrítico y honesto y saber cuándo uno se está preparado o no para poder ofrecer tal ayuda conociendo nuestras habilidades y sin exagerarlas.

No todas las personas reaccionan igual ante una misma situación, por lo tanto, es posible que haya casos en los que se necesite brindar un apoyo por un periodo de tiempo más prologado y hacer un seguimiento del mismo.

Generalmente el periodo por el cual una víctima puede necesitar apoyo y contención depende de la gravedad del hecho o catástrofe, cuanto haya durado tal acontecimiento y las pérdidas que ha sufrido a causa de ello.

Primeros auxilios psicológicos en niños

A grandes rasgos, los pasos a seguir en una intervención de primeros auxilios psicológicos son similares en adultos y en niños, pues lo que se trata de hacer es lograr tranquilizarlo. Sin embargo, te contaremos de forma detallada como es el protocolo adecuado para ellos.  

  • Presentación

De forma calmada debes establecer contacto visual con el niño y presentarte. Dígale su nombre y porque se encuentra en ese lugar. Es posible que tengas que repetirlo muchas veces, sobre todo porque estará asustado y es posible que este prestando atención a lo que pasa a su alrededor.

Recuerda que siempre debes decir lo que vas a hacer y pedir permiso. Por ejemplo, si vas a sacarlo del ambiente de la catástrofe debes pedirle la mano y explicárselo.

  • Contención

Generalmente los niños son más propensos a recibir mejor los abrazos para sentirse contenidos, aunque esto depende cuan arraigada este la cultura en la que fue criado y la edad del menor.

Háblale en voz baja y con calma. Evita decirle que si se calma todo va a estar mejor. Esto no lo ayudará y solo se sentirá responsable y culpable de sus miedos. 

Debes tener en cuenta la capacidad cognitiva del infante para explicarle de una forma sencilla y que pueda entender lo que acaba de ocurrir, pero sin minimizar los hechos y cuales son ahora los pasos a seguir.

  • Llévalo a un lugar seguro 

De ser posible debes buscar un lugar seguro para el pequeño y reagruparlo con su familia. Ofrécele abrigo, comida y bebida. Responde todas sus preguntas todas las veces que sea necesario y ayuda a que pueda expresar lo que siente, muchas veces no saben o no pueden hacerlo.

  • Ofrece apoyo al niño 

Debes enseñarle a poner nombre a sus sentimientos para que los familiarice y pueda expresarlos, pero siempre sin obligarlo a nada. Dile que está bien expresar sus sentimientos, aunque sean de ira o enojo y que de a poco deben cesar.

Otra forma de ayudarlo es animarlo a que dibuje o juegue con diferentes elementos para contar lo que ha sucedido. Siempre que sea posible procura que realice actividades productivas, mantenga sus rutinas y contacto con amigos.

Es muy posible que el niño, sobre todo si tiene entre 6 y 10 años reaccione de la siguiente manera:

  • Mostrarse callado o no hablar nada, incluso por días
  • Hablar todo el tiempo exigiendo información de lo sucedido varias veces. 
  • Sentirse asustados e inseguros al separarse de sus parientes y miedo a quedarse solos o que muera alguno de su grupo familiar primario.
  • Perder autonomía y sufrir algún tipo de retraso cognitivo como, por ejemplo, chuparse el dedo, hacerse pis o caca encima despierto o mientras duerme, pedir estar siempre en los brazos de un adulto, dificultad para comunicarse, etc. 
  • Tener insomnio, dificultades para dormir, pesadillas o sonambulismo.
  • Tener muchas dudas y preguntas acerca de la muerte, sobre todo si ha sufrido la pérdida de algún familiar en dicho suceso trágico. 

Objetivos de los PAP

Los primeros auxilios psicológicos tienen como objetivo ofrecer ayuda o apoyo a una persona o personas en una situación de crisis de forma no invasiva.

En esta etapa se evalúan cuáles son las necesidades básicas y/o preocupaciones del afectado y se trata de asistirlo. De esta manera lo que se trata de hacer es que puedan sentirte reconfortados y que mantengan la calma.

Otro de los objetivos de los PAP es brindar acceso a información y a servicios de ayuda social. Puede aplicarse tanto en adultos como en niños, aunque como te explicamos antes, el método no es el mismo.

Diferencia con el tratamiento psicológico

Los primeros auxilios psicológicos los puede realizar cualquier persona puesto que no es necesario que sea un profesional de la salud quien haga la primera intervención.

Un tratamiento psicológico se debe realizar solamente por psicólogos, psiquiatras o psicopedagogos en el caso de los niños. En ambos casos lo principal es la escucha y el ofrecimiento de posibles soluciones. 

La duración de los PAP es de minutos a horas, la terapia psicológica por breve que sea dura semanas a meses.

Además un tratamiento psicológico es aquella intervención que se realiza en un ambiente clínico y de forma privada. Suponen una mejor calificación para ofrecer técnicas de relajación y medicación en caso de ser necesarios. Los PAP se realizan en ambientes informales, inmediatos a donde ocurrio el acontecimiento. 

Existen muchos casos en el que es necesaria de forma obligatoria la intervención inmediata de un profesional. Ejemplos de ellos son los siguientes:

  • Personas que ponen en riesgo su vida o la de un tercero
  • Aquellos damnificados que no pueden hacerse cargo de sí mismos o de sus familiares a cargo como un hijo o un adulto mayor.
  • Personas con lesiones físicas graves que suponen un riesgo para su vida. 

Consejos para brindad PAP en culturas diferentes

  • Forma de vestirse

Hay culturas en las que mostrar el rostro por ejemplo está prohibido. Tenga en cuenta si su forma de vestir muestra respeto hacia la otra persona o si ella va a necesitar alguna prenda especial para poder mantener su dignidad. 

  • Lenguaje corporal, gestual e idioma:

Debes tratar de hablar lo mejor que puedas el mismo idioma que la persona afectada y tener en cuenta el lenguaje corporal y gestual. Por ejemplo, conocer la forma de saludar, si está bien visto las demostraciones de cariño como un abrazo. 

En este caso, lo más recomendable es pedir permiso antes de acercarse a una persona y preguntarle si se siente cómodo con tales demostraciones de afecto. 

  • Genero, edad y poder

En muchas culturas orientales, las mujeres tienen permitido solo hablar con otras mujeres, por lo que si eres un hombre cooperante no podrás ayudarla. 

  • Religiones, fe y creencias

Otro de los aspectos que debes tener en cuenta es conocer y respetar las diferentes religiones y creencias de las personas sin juzgar. Muchas veces es uno de los aspectos más importantes.

Fuentes y PDF