Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

¿Qué es la Psicología Social?

Psicología Social - Grupo de personas

¿Qué es la Psicología Social?

¿Qué escuela psicológica será la mejor para mi tratamiento? Aunque no lo creas, se trata de una pregunta que surge a menudo en nuestro consultorio o incluso antes, cuando el paciente necesita sacar un turno para iniciar un tratamiento psicológico. Para lograr responder a la pregunta planteada, es fundamental primero entender cómo surgieron y en qué consisten las distintas corrientes. Por eso, en este artículo nos centraremos en explicar una de las más difundidas: la Psicología Social.

De este campo derivan numerosas orientaciones que hoy en día se aplican en terapia: conductista, psicoanalítica y cognitiva, entre otras.

¡Seguí leyendo!

Una breve definición…

La Psicología Social es una disciplina que utiliza métodos científicos,

“para entender y explicar cómo los pensamientos, sentimientos y el comportamiento de un individuo está influenciado por la existencia real, imaginaria o implícita de otros seres humanos”. (Gordon Allport, 1954)

Básicamente, esta disciplina se enfoca en explicar cómo el comportamiento de cada persona individual está siempre Psicología Social - Grupo de personascondicionado por el entorno en el que se lleva a cabo.

Si nos ponemos a pensar, es fácil darnos cuenta de cuánto influyen ciertas personas en nuestra vida, y en las decisiones que tomamos. Basta sólo considerar cómo nos hubiésemos comportado en cierta situación si hubiésemos estado solos, a cómo lo hicimos habiendo personas en ese espacio.

Pero también, las decisiones que tomamos y los comportamientos que tenemos, no dependen únicamente de cuántas personas tenemos a nuestro alrededor; sino de QUIÉNES están. Por ejemplo, no es lo mismo estar entre amigos que al frente de nuestro jefe.

Partiendo de la base arriba explicada, la Psicología Social estudia diversos temas sociales, entre los que se incluye:

  • Comportamiento grupal.
  • Percepción social.
  • Liderazgo.
  • Comportamiento no verbal.
  • Conformidad.
  • Violencia.
  • Prejuicios.

Principios de la Psicología Social

Para explicar con más profundidad en qué consiste la Psicología Social, desarrollamos a continuación cinco principios fundamentales de esta disciplina.

El comportamiento social está orientado a las metas.

Nuestras interacciones sirven para alcanzar objetivos o satisfacer determinadas necesidades. Algunos de estos objetivos se relacionan con la necesidad de establecer vínculos sociales, el deseo de comprendernos a nosotros mismos y a los demás, obtener o mantener cierto estatus, y atraer a distintas personas. También, con el interés de comprender las motivaciones que guían a las demás personas a comportarse de determinada manera.

El modo en que las personas se comportan, a menudo está impulsada por el deseo de satisfacer estas necesidades.

La interacción entre el individuo y la situación ayuda a determinar el resultado.

Para comprender por qué las personas hacen lo que hacen, es fundamental observar las características individuales, la situación y el contexto, y la interacción entre estas variables. En muchos casos, las personas actúan de manera diferente de acuerdo a la situación.

Por ejemplo, alguien que suele ser callado o reservado, puede volverse mucho más sociable cuando se le asigna algún rol de liderazgo. También, la situación varía si una persona está sola o en un grupo.

Las personas pasan mucho tiempo considerando situaciones sociales.

Las interacciones que tenemos ayudan a formar nuestro autoconcepto y percepción. Uno de los métodos que más utilizamos, es aquel en el que nos imaginamos cómo nos ven otras personas. Otro método tiene que ver con la comparación que hacemos con otras personas que están en nuestro grupo de pares.

A veces realizamos comparaciones ascendentes, en las que nos situamos al lado de personas que de alguna manera están “mejor” que nosotros. En otros casos, la comparación puede ser descendente, cuando contrastamos nuestras habilidades con la de otros menos capaces.

También analizamos y explicamos el comportamiento de quienes nos rodean.

Un fenómeno común es la “confirmación de expectativa”, donde tendemos a ignorar atributos inesperados, y buscamos evidencia que confirme nuestras creencias preexistentes sobre los demás. Esto ayuda a simplificar nuestra visión del mundo, pero también sesga nuestra percepción y puede contribuir a la construcción de estereotipos.

A menudo creemos que el comportamiento de una persona es un buen indicador de su personalidad.

Psicología Social - Conversación entre dos hombresOtra influencia en las percepciones que tenemos de las personas puede explicarse por la teoría de las inferencias correspondientes. Esto ocurre cuando inferimos que las acciones y comportamientos de los demás se corresponden con sus intenciones y personalidad. Por ejemplo, si vemos a una persona ayudando a un mayor a cruzar la calle, podríamos asumir que se trata de una persona de “buen corazón”.

Si bien el comportamiento puede ser informativo en algunas instancias (especialmente cuando las acciones de la persona son intencionales); también puede llegar a ser engañoso. Si tenemos una interacción limitada con alguien, el comportamiento que vemos puede ser atípico o causado por la situación específica; en lugar de por las características personales de esa persona. En el ejemplo anterior, podríamos decir que la persona sólo está ayudando al mayor porque trabaja para él, en lugar de hacerlo por la “bondad de su corazón”.

Experimentos en el campo de la Psicología Social

La Psicología Social nació como un campo académico, pero las investigaciones y experimentaciones siempre fueron materia corriente. Muchas de estas investigaciones han permitido entender numerosos aspectos de salud mental.

En este artículo vamos a comentar uno de las más conocidos: el experimento de obediencia a la autoridad, llevado a cabo por Stanley Milgran.

Obediencia a la autoridad (Milgran)

Psicología Social - Stanley MilgramEste experimento se llevó a cabo en el año 1963, y su objetivo era explicar alguno de los horrores que habían ocurrido durante la Segunda Guerra Mundial en los campos de concentración. La pregunta que se buscaba resolver, era si los alemanes fueron realmente desalmados y “malvados”, o si se trató de un fenómeno de grupo que obedecía reglas de las autoridades.

Para ello, Stanley Milgram creó un “generador de descarga” eléctrica con varios interruptores, que oscilaban entre los 15 y 450 voltios. En el panel había etiquetas que, de acuerdo a los voltios, indicaba “Moderado”, “Fuerte” y “Peligro: Descarga grave”. En realidad, se trataba de un artefacto de mentira, que sólo producía sonido cuando se pulsaban los interruptores.

Se reclutaron 40 hombres, a quienes se les dijo que iban a participar de un experimento sobre la “memoria y el aprendizaje”. Luego de realizar un sorteo falso, se definía que la persona reclutada iba a ser el “maestro”, y otro sujeto (cómplice de Milgran) iba a ser el “aprendiz”. Este último era ubicado en otra habitación, atado a una silla con electrodos, y delante del generador de descarga. El aprendiz no podía ver al maestro, pero el maestro sí podía verlo.

La persona reclutada era instruida para enseñar pares de palabras al alumno. Cuando el aprendiz se equivocaba, el maestro debía castigar al aprendiz por medio de una descarga, acrecentando en 15 voltios más por cada error. El aprendiz no recibía las descargas, pero cuando se pulsaba el interruptor de descarga se activaba un audio grabado anteriormente, con manifestaciones de dolor. Mientras tanto, había un “experimentador” (supuestamente, quien guiaba la investigación), que provocaba para que se continuara con las descargas.

Conclusiones del experimento

Lo sorprendente del experimento es que, las 40 personas llegaron a dar descargas de 300 voltios. Esto, pese a que muchos manifestaron sentirse incómodos. Incluso, 25 de los 40 participantes llegaron al nivel máximo de 450 voltios.

Antes de llevarlo a cabo, los expertos creían que sólo entre el 1 y 3% no dejaría de realizar descargas. De hecho, pensaban que había que ser morboso o psicópata para hacerlo. Sin embargo, el 65%  no dejó de realizar las descargas, y nadie se detuvo cuando el aprendiz dijo tener problemas cardíacos.

Entonces, ¿cómo se explica lo que ocurrió? Básicamente, tiene que ver con un comportamiento casi innato: debemos hacer lo que se nos dice, principalmente si proviene de personas con autoridad.

Es importante aclarar que un estudio de este tipo no sería permitido de ninguna manera en la actualidad. Esto es, fundamentalmente, por cuestiones éticas. De hecho, la ética actual critica el engaño al que fueron sometidos los participantes. Incluso, remarca el posible daño que pueden haber sufrido.

 


 

Si te interesa conocer más sobre experimentos llevados a cabo por Psicólogos Sociales, te invitamos a leer este artículo.