Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Tercera edad y psicología: cambios en las funciones cognitivas

Tercera edad y psicología - Pareja de ancianos sentada en banco

Tercera edad y psicología: cambios en las funciones cognitivas

Tercera edad y psicología - Pareja de ancianos sentada en bancoDurante la tercera edad, comienzan a aparecer algunos cambios en las funciones y los procesos cognitivos. A menudo, se relacionan con la velocidad y flexibilidad para pensar, la atención, la capacidad para enfocarse, la creatividad y la memoria.

Estos cambios no afectan de igual manera a todas las personas, sino que están influenciados por numerosos factores como la salud física, la genética o el nivel de actividad social e intelectual de cada uno.

En este artículo, nos enfocaremos en el análisis de cuatro aspectos psicológicos que pueden verse afectados durante el envejecimiento: la atención, la memoria, la inteligencia y la creatividad. También, te brindamos una alternativa que ayuda al mantenimiento de las funciones cognitivas.

Tercera edad y atención

Tercera edad y psicología - Hombre tratando de concentrarseLa atención es una de las funciones cognitivas más importantes, ya que de ella depende el buen funcionamiento de otros procesos. Por ende, si la atención se ve afectada, pueden presentarse problemas en aspectos como la percepción, la memoria o el lenguaje.

A su vez, es fundamental para:

  • La orientación hacia estímulos sensoriales.
  • La detección y selección de los estímulos más relevantes.
  • El mantenimiento del estado de alerta.

Durante la tercera edad se identifica una disminución en algunos tipos de atención. Sin embargo, esto no ocurre de igual manera en todos los aspectos. Por eso, para entender el deterioro vinculado a esta etapa vital, es necesario describir qué es la atención sostenida, dividida y selectiva.

Hablamos de atención sostenida cuando una tarea requiere el mantenimiento de la atención en un mismo estímulo por un período relativamente largo de tiempo. Esta atención en las personas mayores suele ser menos precisa al inicio de las tareas, pero su tasa de “éxito” no se reduce más que la de las personas jóvenes a medida que avanza el tiempo.

Por otro lado, sí es mucho más marcado el deterioro en la atención dividida. Se trata de aquellas situaciones en que debemos alternar la atención entre uno o varios estímulos o tareas. En las personas mayores, el grado de efectividad es menor cuanto mayor es la dificultad y el número de tareas.

La atención selectiva nos permite enfocarnos en ciertos estímulos, por encima de otras experiencias perceptivas menos relevantes. Las diferencias entre las personas mayores y los más jóvenes sólo aparecen cuando las tareas son difíciles, y es necesario ignorar una cantidad significativa de información o estímulos irrelevantes.

Memoria y tercera edad

Tercera edad y psicología 2 - Hombre con problemas en la memoriaA medida que envejecemos, y especialmente en la tercera edad; es normal que aparezcan algunos olvidos o problemas relacionados con la memoria, como la capacidad para recordar nombres, fechas y eventos.

La memoria actúa de numerosas maneras, y no todas sus funciones se ven afectadas de la misma forma o al mismo tiempo. Por ello, te explicamos cómo afecta el paso de los años a cada una de ellas.

La memoria sensorial es la más breve de todas. Consiste en la capacidad para retener percepciones de información relacionada con los sentidos, una vez que el estímulo ha desaparecido. Por lo general, ésta muestra una leve disminución como resultado del envejecimiento.

La memoria a corto plazo no parece verse afectada con la edad, excepto por un leve decrecimiento en la velocidad para recuperar información.

Por el contrario, numerosos estudios revelan que la memoria operativa sí empeora con el paso del tiempo, especialmente a partir de los 70 años. Esto se asocia con las dificultades para manejar los procesos de atención descritos en el párrafo anterior.

Con respecto a la memoria a largo plazo, cuando el material es de tipo procesal o declarativo, no existen déficits asociados al envejecimiento. Por otra parte, los recuerdos de episodios o autobiográficos se deterioran a medida que la edad avanza.

Como conclusión, es posible afirmar que el deterioro de la memoria no está asociado directamente al envejecimiento, sino a través de la aparición de otro tipo de déficits; lo cual no sucede en todas las personas. Con esto, nos referimos a que existen factores externos que influyen en la pérdida de memoria.

A continuación, listamos algunos:

  • Angustia, depresión, aislamiento e inactividad.
  • Alcohol y consumo de sustancias.
  • Enfermedades cerebrales, como el Alzheimer.
  • Falta de ejercitación.

La inteligencia en la tercera edad

En la etapa de la vejez, el hemisferio derecho sufre más deterioro que el izquierdo. Por ello, en ocasiones se ven afectadas algunas funciones que involucran a ambos hemisferios.

Sin embargo, es importante aclarar que la inteligencia no siempre va en disminución, ya que depende de numerosos factores. Existen distintos tipos de inteligencia en los cuales se presentan cambios durante la vejez, ya sea de disminución o también de aumento.

La inteligencia cristalizada se refiere al conocimiento adquirido y las habilidades intelectuales desarrolladas. Está directamente vinculada con la experiencia y, en consecuencia, con la memoria. En este sentido, está probado que durante la vejez la inteligencia cristalizada se mantiene o incluso incrementa.

La inteligencia fluida se refiere a la capacidad para pensar, razonar, y procesar información. Está asociada directamente con la eficiencia de los neutros transmisores y otros factores biológicos. Por lo general, aumenta durante los primeros años de vida, y en los últimos comienza a disminuir.

Durante la vejez, la inteligencia fluida varía de acuerdo a la demanda que ejerce la persona ante situaciones nueva. Se relaciona con la posibilidad de elaborar respuestas nuevas ante situaciones nuevas, y se define en términos de:

  •     La posibilidad de procesar las relaciones que se perciben.
  •     La habilidad de abstracción.
  •     La aptitud para formar conceptos.
  •     La capacidad para resolver problemas.

Tercera edad y creatividad

La creatividad es definida como la capacidad humana para generar ideas nuevas y soluciones originales a través de la asociación entre los conocimientos de una persona. En psicología, el concepto de “pensamiento divergente/lateral” es usado generalmente para referirse a esta habilidad; en oposición al pensamiento vertical, basado en la lógica.

La creatividad previene el proceso de envejecimiento celular. Esto se debe a que produce un aumento en las ramificaciones del cerebro; y acentúa el uso de los circuitos neuronales alternativos. Gracias a ella, es posible dar nuevas respuestas e innovar frente a las situaciones que se nos presentan cotidianamente. Allí radica la importancia de que se mantenga durante la vejez: no sólo ayuda a la estabilidad de la salud mental, sino que también le sirve al adulto mayor para adaptarse de mejor forma al entorno y los cambios que se producen durante esta etapa de la vida.

Por todo esto, la creatividad no está directamente vinculada con una ganancia/pérdida a lo largo de la vida; sino que se relaciona estrechamente con la capacidad para ponerla en práctica. La creatividad se mantiene e incluso mejora en las personas que la ejercitan. Sin embargo, entre las personas que no son especialmente creativas, esa capacidad decrece durante el envejecimiento (fundamentalmente en la tercera edad).

Estimulación cognitiva: una forma de mantener activa la mente

Aceptar el paso de los años no sólo implica entender que nuestro cuerpo irá cambiando (aparecerán arrugas, quizá algunos dolores o problemas físicos); sino también que nuestras funciones cognitivas podrán verse afectadas.

Envejecer es inevitable, pero existen técnicas que permiten ralentizar el deterioro, mejorar o mantener la funcionalidad de ciertas capacidades.

Una de estas técnicas es lo que se conoce como “Estimulación cognitiva”. Se trata de un conjunto de estrategias que ayudan a mejorar el rendimiento de las funciones cognitivas, y se aplica a menudo en personas de la tercera edad. Si te interesa leer más sobre ella, te invitamos a visitar esta sección.