Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Ataque de pánico en niños: ¿Por qué suceden y cómo actuar?

Ataque de pánico en niños: ¿Por qué suceden y cómo actuar?

Ataque de pánico en niñosLos niños, al igual que los adolescentes y los adultos, pueden manifestar ataques de pánico. Estos episodios pueden ocurrir de manera inesperada y aislada, o estar asociados a determinados factores como el inicio de clases, un cambio de casa, la pérdida de un familiar, entre otros. 

La reacción y los síntomas del ataque de pánico en niños difiere con la crisis de pánico en adultos. Asimismo, las consecuencias del pánico infantil pueden intervenir en el proceso de crecimiento y maduración en el que se encuentra el niño. 

Estos episodios de pánico pueden ocurrir sin previo aviso en cualquier momento y lugar, como en un supermercado, en un viaje, durante unas vacaciones.  Pueden durar minutos u horas, siendo los primeros diez minutos los de mayor intensidad. Luego, los síntomas disminuyen gradualmente.

A continuación, te contamos a qué se deben los ataques de pánico en niños, cómo identificarlos y cuándo consultar con un terapeuta infantil. ¿Cómo se deba actuar cuando un niño tiene un ataque de pánico? Seguí leyendo. 

¿Por qué se dan los ataques de pánico en la infancia? 

Los ataques de pánico en niños no suelen ser frecuentes, generalmente estos episodios de pánico comienzan en la adolescencia, pero durante la infancia pueden aparecer de forma aislada y sin una causa específica. Aunque, en otros casos se pueden deber a una situación de ansiedad, como: 

  • Muchos de los ataques de pánico en niños comienzan con fobias como:
    • Ir a la escuela (fobia escolar) 
    • Miedo a enfrentarse a diferentes situaciones (agorafobia, claustrofobia o fobia social)
    • Miedo a un determinado animal como las arañas, las serpientes, u otros.
  • Separación de la mamá o el papá, o de otras figuras de apego (Trastorno de Ansiedad por Separación) 
  • Situaciones de estrés postraumático (ansiedad reactiva posterior a un hecho vivido como traumático)
  • Miedo imaginarios que muchas veces no son reales. 

¿Cómo identificar un ataque de pánico infantil?

El ataque de pánico o crisis de angustia se caracteriza por un intenso terror o incomodidad que suele durar varios minutos. En este tiempo, los niños experimentan una serie de alteraciones fisiológicas intensas como el aumento de la frecuencia cardíaca, sudoración, mareos, dificultad para respirar, entre otros. 

Por lo general, en los niños los síntomas más frecuentes son las palpitaciones, la dificultad respiratoria y el mareo.  Una característica de los ataques de pánico en adultos es el miedo a perder el control o morir. Este pensamiento rara vez ocurre en el niño, aunque si tiene la sensación de que algo malo va a ocurrir, lo que genera mucho malestar en el menor y en su entorno.

¿Qué hacer ante un ataque de pánico en niños?

Niños y ataque de pánicoCuando sucede un ataque de pánico, el niño ve alterada sus capacidades cognitivas, emocionales y fisiológicas. Como dijimos anteriormente, en algunos casos el menor puede llegar a temer por su propia vida. 

Es recomendable que los padres o docentes actúen con cautela. Es importante poder ayudar al niño a que respire profundamente y ofrecerle seguridad. Probablemente el menor parecerá no escuchar ni atender lo que se le dice, pero es importante mantener la calma. Los abrazos de contención pueden ser de gran ayuda. 

No se debe alterar al niño transmitiéndole más angustia, ni invadirlo con frases del tipo “¿Qué te pasa?” “¿Estás bien?”. 

En el caso que el episodio de pánico se repita, se deberá buscar ayuda de un profesional para evitar que afecte de manera significativa la vida del niño. Es común que los niños asocien el pánico a los lugares donde ocurre, es probable que si tuvo la crisis en un supermercado, no quiere volver a ese supermercado o no ir a ningún supermercado reduciendo su mundo con cada episodio. Esto se debe a que el niño asocia el malestar al contexto y no a su patrón de pensamiento. 

¿Cuándo consultar a un especialista? 

Por lo general es difícil diagnosticar un ataque de pánico en los niños. Al ser las crisis esporádicas y en general no afectan en otros ámbitos como el comportamiento y el rendimiento académicos (las dos mayores preocupaciones de los padres), se postergan muchas veces la consulta. Además la familia desconoce los síntomas y acude generalmente al pediatra. De todas maneras, la exploración pediátrica puede ser útil para determinar el origen de los síntomas somáticos y fisiológicos. 

Es importante observar que cuando el niño intenta evitar ciertas situaciones por temor, es probable que padezca una crisis de ansiedad. En esos casos es recomendable consultar con un psicólogo infantil

El abordaje terapéutico le brinda a la familia y al niño herramientas para reducir el estrés o gestionar los conflictos interpersonales y familiares que puedan contribuir a una crisis de ansiedad.  La familia también podrá obtener conocimiento sobre cómo actuar ante un ataque de pánico infantil. 

Por otra parte, el terapeuta infantil le enseñará al niño técnicas de respiración y relajación. Mediante técnicas de juego buscará que el menor focalice la atención fuera de los síntomas corporales. También, se le brindará información sobre lo que ocurre en su cuerpo cuando tiene pánico, y se le explicará que no puede pasarle nada de lo que teme. 

Realizar un tratamiento oportuno del ataque de pánico en niños, puede ayudar a prevenir el desarrollo de otras complicaciones en la adolescencia y adultez, como: agorafobia, depresión, trastorno de pánico en otras etapas de la vida, entre otros. 

Fuente:

http://www.codajic.org/sites/www.codajic.org/files/Csoti%20Marianna%20-%20Fobia%20Escolar%20-%20Ataques%20De%20Panico%20Y%20Ansiedad%20En%20Ni%C3%B1os.pdf