Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Aportes de la psicooncología en las distintas fases de la enfermedad oncológica

Aportes de la psicooncología en las distintas fases de la enfermedad oncológica

Psicooncologia fases de la enfermedad oncológicaLa Psicooncología tiene un rol tanto en la prevención del cáncer, como en la prevención de la recaída y en las distintas fases que pueda presentar la enfermedad oncológica.

La intervención del psicooncólogo varía dependiendo del estadio de la enfermedad, ya que en cada etapa se presentan situaciones y experiencias nuevas. Además, cada vivencia es muy particular de cada persona y cada caso.

Belén Malagueño, Licenciada en Psicología y especialista en Psicooncología y Cuidados Paliativos, explica que “no todos los pacientes tienen los mismos miedos, las mismas inquietudes. Muchas veces el paciente está muy tranquilo pero la familia no, entonces se trabaja más con la familia. Otras veces el paciente no lo puede tolerar, no lo puede procesar y se trabaja con lo que piensa. Es muy particular de cada caso y se acompaña de acuerdo a la necesidad del momento. Hay pacientes que me dicen que no le tienen miedo a la muerte, pero sí a que les duela, o miedo a que sus hijos se queden solos. También podes ser un canal de comunicación entre el paciente y la familia. Hay personas que están solas, entonces el acompañamiento también es distinto”.  

Te invitamos a conocer cómo interviene la psicooncología en las distintas etapas de la enfermedad oncológica.

Fases de la enfermedad y aportes de la psicooncología

Diagnóstico:

Psicooncología fases del cáncer Es un momento de mucha incertidumbre tanto para el paciente como para su familia. Las reacciones ante un diagnóstico de cáncer pueden ir desde el shock del primer momento donde no se logra entender la situación que se está viviendo, hasta experimentar una serie de pensamientos y sentimientos tales como la negación, la ira, la culpa, la desesperación, el miedo, entre otros.

En este caso, el trabajo del psicooncólogo consiste en mitigar el impacto emocional que generó el diagnóstico de cáncer. Se le brinda a la persona y a su entorno, apoyo emocional y estrategias para hacer frente a la enfermedad.  Además, se los ayuda a percibir que a pesar de ese diagnóstico hay mecanismos que se pueden poner en marcha para hacerle frente al cáncer.

Tratamiento:

Los tratamientos para el cáncer como cirugías, quimioterapia, radioterapia son dolorosos, agresivos y afectan la calidad de vida de la persona. Suelen producir algunos efectos secundarios como alteraciones en la imagen corporal, malestar y dolor físico, ansiedad, disfunciones sexuales, cansancio. Estos y otros efectos pueden llevar al abandono del tratamiento.

Por lo tanto, el apoyo del psicooncólogo en esta fase radica en potenciar las estrategias de afrontamiento para facilitar la adaptación al tratamiento médico tanto de la persona como de su familia. Por ejemplo, en esta fase son eficaces la relajación, los grupos de apoyo mutuo.

Fase libre de enfermedad:

Una vez que se superó el cáncer, continúan los controles médicos. En esta etapa surge el miedo y la angustia de que se vuelva a presentar la enfermedad.

El rol del psicooncólogo en esta etapa es facilitar la expresión de miedos y preocupaciones, tanto de la persona como de sus familiares. Para esto, el profesional deberá abordar las alteraciones emocionales que se manifiestan. También, proporciona herramientas y estrategias necesarias para que este miedo se mantenga en niveles tolerables y adaptativos.

Supervivencia:

La persona regresa a su rutina cotidiana. Mediante el apoyo del psicooncólogo se procura la adaptación del individuo a las secuelas físicas, sociales y psicológicas que la enfermedad haya podido generar tanto a él como a su entorno afectivo. El profesional también acompaña en el proceso de reinserción laboral y otras actividades e intereses del sujeto. El psicooncólogo puede contribuir a que la persona salga incluso fortalecida luego de superar el cáncer.

Fase de recidiva o retorno de la enfermedad:

En el caso de que la enfermedad regrese se puede producir un impacto emocional aún mayor que en la fase de diagnóstico. La ansiedad y la depresión están presentes en este momento, tanto en la persona, sus familiares como en el equipo médico.

En este estadío, la intervención de la psicooncología se centra en abordar y tratar la depresión y ansiedad. También, se trabaja en la adaptación psicológica al nuevo estado patológico.

Etapa final de la vida:

En esta etapa la psicooncología cambia de curar a cuidar. Se aborda a la persona mediante tratamiento paliativo. Las  emociones que manifiestan tanto la persona que padece cáncer como de su entorno afectivo son la tristeza, el miedo, la negación.

El psicooncólogo se centra en darles apoyo emocional. Atiende dificultades psicológicas, manejo del dolor, del silencio  y de síntomas físicos.

Duelo:

Ante la pérdida del ser querido, el psicooncólogo se enfoca en ayudar a los familiares y afectos a canalizar las emociones y el dolor que genera, poder aceptar su ausencia y adaptarse de nuevo a la vida.

 

Como hemos visto, cuando estamos en presencia de una enfermedad oncológica no se trata solamente de atender los aspectos físicos. El cáncer es una enfermedad multifactorial, donde las emociones juegan un rol fundamental. Por lo que detenerse en los aspectos físicos se vuelve limitado si lo que se quiere es restaurar la salud.

Si te interesó este artículo, te invitamos a seguir leyendo sobre las técnicas más utilizadas por la psicooncología para paliar el dolor.