Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Vigorexia: Qué es, síntomas, consecuencias y tratamiento

hombre levantando pesas

Vigorexia: Qué es, síntomas, consecuencias y tratamiento

Las personas que padecen vigorexia, también conocida como “complejo de Adonis”, se perciben como demasiado delgadas, débiles, pequeñas, cuando en realidad son grandes y musculosas o tiene un físico normal. Como consecuencia, realizan actividad física de manera compulsiva, y se someten a estrictas dietas ricas en proteínas y carbohidratos, y muchas veces al consumo abusivo de anabólicos. 

La vigorexia se trata de un trastorno dismórfico corporal ya que los sujetos se obsesionan por su estado físico a niveles patológicos, llegando a abandonar sus relaciones sociales, a preocuparse de manera excesiva por su cuerpo y la dieta,  y a tener consecuencias físicas y psicológicas. 

Aún no está incluido en el DSM V (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales). Asimismo, el conocimiento de su incidencia y prevalencia son muy reducidos. Algunos estudios sugieren que el 10% de las personas que van al gimnasio padecen vigorexia. Mientras que investigaciones en España señalan que alrededor de 1 cada 2000 hombres son vigoréxicos.  Conocé más a continuación. 

¿Cómo se manifiesta la vigorexia? 

Las personas con vigorexia pueden presentar algunos de los siguientes síntomas: hombre levantando pesas

  1. Distorsión de la imagen corporal: La persona se ve demasiado delgada y débil (pequeña) a pesar de tener una gran masa muscular. 
  2. Exceso de ejercicio: Los sujetos manifiestan una necesidad compulsiva de hacer ejercicio físico con pesas. Realizan un programa de entrenamiento físico que se caracteriza por ser intenso, constante y de una gran dureza con el fin de incrementar el tamaño muscular. Existe una sobreestimación de los beneficios psicológicos y sociales de tener un cuerpo musculoso. 
  3. Insatisfacción corporal: Existe una incapacidad de ver con objetividad el propio cuerpo, aún teniendo el cuerpo grande y musculoso. 
  4. Mirarse constantemente al espejo y pesarse varias veces al día para comprobar el tamaño de los músculos y sentir que no se alcanzan las características estéticas deseadas. 
  5. Preocupación excesiva por la dieta: Suelen hacer dietas hiperproteicas con el fin de aumentar la masa muscular. 
  6. En ocasiones, los individuos con vigorexia presentan trastornos alimentarios previos o actuales. Como así también suele haber comorbilidad entre ciertos rasgos psicopatológicos de personalidad tales como narcisismo, compulsividad, hipomanía. 
  7. Dolores de cabeza y musculares, fatiga crónica con pérdida de vitalidad, taquicardia, problemas de concentración.
  8. Le dan más prioridad al entrenamiento físico sobre las relaciones sociales, la familia y el trabajo. 

¿Cuáles son las causas de la vigorexia?

La vigorexia puede ser ocasionada por múltiples factores, tanto individuales como sociales y culturales. En algunos casos tienen más relevancia en la aparición del trastorno cuestiones sociales y estéticas, mientras que en otros son más relevantes aspectos psicológicos y personales. Por ejemplo:

  • Muchas personas que padecen vigorexia suelen tener problemas de autoestima, tendencia a la timidez, rasgos obsesivos compulsivos y  perfeccionistas. Estos aspectos suelen funcionar como aceleradores del trastorno. 
  • Algunas alteraciones bioquímicas a nivel cerebral, especialmente cambios en los niveles de serotonina. 
  • Aquellas personas que han sufrido acoso escolar o bullying por su aspecto físico en la infancia pueden llegar a desarrollar vigorexia. 
  • También se suma la influencia de los medios de comunicación que, a través de la publicidad, instauran modelos estéticos, creando una ansiedad físico social y un ideal de belleza. Como consecuencia puede surgir un interés excesivo por la realización de actividad física. 

¿Cuáles son las consecuencias de la vigorexia?

Cuando la actividad física es excesiva se pueden observar varios problemas orgánicos y lesiones, entre ellas podemos señalar:

  • Desproporción entre las partes corporales, por ejemplo un cuerpo muy voluminoso con respecto al tamaño de la cabeza. 
  • Lesiones físicas: la sobrecarga de peso repercute negativamente en los huesos, tendones, músculos y articulaciones. Puede provocar desgarros y esguinces en los miembros inferiores.
  • Problemas psicológicos como Depresión, ansiedad, aislamiento social por los sentimientos negativos hacia el propio cuerpo. 
  • Trastornos alimentarios: Consumen muchas proteínas y carbohidratos y poca grasa en un intento de favorecer el aumento de la masa muscular. 
  • Abuso de sustancias como hormonas y anabolizantes esteroides: El fin es mejorar el rendimiento físico e incrementar la masa muscular. Sin embargo, puede producir irregularidades en el ciclo menstrual, acné, problemas cardíacos, retención de líquidos, atrofia testicular, entre otros. 

Tipos de Vigorexia

En la actualidad no existe una distinción de tipos de vigorexia aceptada en el ámbito científico. Pero existen autores que distinguen dos tipos:

  • Actividad física extrema: Este tipo de vigorexia se caracteriza por la realización excesiva de actividad física. Este exceso muchas veces es contraproducente, para el aumento de la masa corporal y los objetivos deseados ya que genera fatiga musculares.
  • Preocupación alimenticia: Este tipo de vigorexia se caracteriza por la preocupación excesiva por la alimentación. Existen personas que se ven débiles y son comedores compulsivos para aumentar de peso y personas que no comen por miedo a engordar. En estos casos, es común encontrar ingesta de productos para incrementar la masa corporal y aumentar el rendimiento y el seguir distintas dietas.

Cabe aclarar que esta distinción no es excluyente, en muchos casos las personas presentan síntomas de ambos tipos de vigorexia.

Tratamiento psicológico 

Dentro de la psicología, la terapia cognitivo-conductual y las técnicas de la terapia de aceptación y compromiso pueden ayudar a trabajar los pensamientos recurrentes sobre el cuerpo, y explorar las causas que producen la vigorexia. Asimismo, ayudan a reforzar el autoestima, mejorar las relaciones sociales al ganar seguridad, equilibrar el estado de ánimo, entre otros. 

Durante el proceso terapéutico es importante brindar un clima de seguridad y aceptación. El aspecto más difícil es la resistencia del paciente al inicio y continuidad del tratamiento si sospechan que el objetivo de la terapia se relaciona con el abandono de la actividad física.  

Al mismo tiempo, el entorno afectivo de la persona cumple una función importante al momento de su recuperación y en el intento de disminuir la actividad física a rutinas más razonables.  De esta manera, no se trata de eliminar el ejercicio físico de la vida del sujeto, al contrario, si este se realiza de forma adecuada es una actividad beneficiosa.

Si te interesa conocer más sobre trastornos alimenticios, te invitamos a seguir leyendo el siguiente artículo