Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Cleptomanía: cuando robar es una compulsión

Cleptomanía - Hombre robando un libro

Cleptomanía: cuando robar es una compulsión

Hace pocos días, Netflix estrenó “Trinkets”. Se trata de una serie que narra la historia de tres jóvenes con un problema que rara vez se suele ver en la pantalla: la cleptomanía

Si bien todos tenemos una idea sobre el concepto, y lo que implica que una persona la padezca; ¿sabés realmente a qué refiere la cleptomanía?, ¿sabías que es una patología de salud mental? Esto implica que más allá del deseo, los impulsos que sienten los cleptómanos son muy fuertes, y a veces inevitables.

En este artículo te explicamos qué es la cleptomanía, cuáles son sus síntomas y los factores de riesgo que pueden propiciar el desarrollo de esta patología. También, te comentamos en qué consiste el tratamiento.

¿Qué es la cleptomanía? 

La cleptomanía o “robo compulsivo” es la incapacidad recurrente para resistirse a las ganas de robar elementos; elementos que la persona generalmente no necesita, y usualmente de poco valor.

Se trata de un trastorno mental poco frecuente pero grave. De no tratarse, la cleptomanía suele causar un gran dolor emocional tanto para la persona que lo padece como sus familiares.

Tal como lo define el DSM-5 (manual de salud mental por el cual se rige la mayoría de los psicólogos), este tipo de robo tiene que ver con una compulsión psicológica; más que con el deseo de obtener algo material o financiero. Por ello, se lo clasifica dentro de los trastornos de control de impulsos, caracterizados por los problemas de autocontrol emocional o conductual.  

¿Cuáles son los síntomas? 

Las personas que padecen cleptomanía sienten la tentación y necesidad de robar; y experimentan ansiedad y tensión. Pero también, tienen una excitación que conduce a realizar estos actos, y sienten placer y alivio cuando lo están cometiendo. Muchos cleptómanos suelen sentirse culpables y arrepentidos una vez que el robo ya fue cometido; pero son incapaces de resistirse.

De este modo, se va generando una especie de círculo vicioso: pese al arrepentimiento y el cargo de consciencia que genera el robo, con el tiempo vuelven los impulsos y se repiten los ciclos de cleptomanía.

Muchas personas con este trastorno viven con una vergüenza “escondida”, porque temen buscar tratamiento psicológico. Pese a que no existe una cura definitiva para la cleptomanía, la terapia y (en ocasiones) la medicación, pueden ayudar a terminar con este ciclo de robos compulsivos. 

¿Cuáles son las características de las personas con cleptomanía?

Las personas con cleptomanía suelen exhibir una serie de características particulares. Las más usuales son:

  • Cleptomanía - Mujer en tienda de ropaA diferencia de los ladrones “típicos”, las personas con cleptomanía no roban compulsivamente para obtener ganancias personales, por venganza o por necesidad. Simplemente roban porque el impulso es tan fuerte que no pueden resistirse.
  • Los episodios de cleptomanía suelen ocurrir espontáneamente, sin ningún tipo de planificación y sin ayuda de otras personas.
  • La mayoría de los cleptómanos roban en lugares públicos, como tiendas y supermercados. Algunos pueden robar a amigos o conocidos, por ejemplo en fiestas o reuniones.
  • Por lo general, los artículos robados no tienen ningún valor para la persona con cleptomanía, ya que pueden comprarlo.
  • Los ítems robados suelen ser guardados, y raramente usados. También, pueden ser donados, regalados a familiares o amigos; o incluso devueltos secretamente a los lugares de los cuales fueron robados.
  • Los impulsos de robar pueden ir y venir, o pueden ocurrir con mayor o menor intensidad a lo largo del tiempo.

 Factores de riesgo

Diferentes factores pueden contribuir a la cleptomanía. La genética y la biología pueden explicar alguna de las causas fundamentales, pero de ningún modo son concluyentes. A modo general, la cleptomanía puede originarse como consecuencia de: 

  • Otras enfermedades mentales, como trastorno bipolar, trastornos de ansiedad, trastornos alimenticios, consumo de sustancias, desórdenes de personalidad u otros tipos de trastornos como el obsesivo compulsivo.
  • Problemas con los niveles de serotonina, lo que lleva a un aumento de los comportamientos impulsivos.
  • Una historia familiar de cleptomanía o adicciones.
  • Algunos traumas en la cabeza, como conmoción cerebral.
  • Un desbalance en el sistema opioide del cerebro. Los impulsos están regulados por este sistema, por lo que un desequilibrio podría dificultar la resistencia a este tipo de actos. 
  • Los traumas psicológicos (especialmente a corta edad), también pueden contribuir al desarrollo de esta patología. Una familia disfuncional también puede impulsar al niño a robar, siendo el puntapié para el desarrollo de la cleptomanía cuando se combina con otros factores.

Si la cleptomanía no es tratada, puede desencadenar graves problemas emocionales en la persona. Como consecuencia, surgen problemas con la familia, el trabajo e incluso legales y financieros.

También, puede derivar en otras complicaciones:

 ¿Cuándo ver a un profesional? 

Cuando una persona considera que no puede dejar de robar, y se le hace difícil controlar los impulsos; es muy importante buscar ayuda profesional. Muchos cleptómanos no lo hacen, pensando que podrían ser arrestados o tener problemas legales. Sin embargo, es importante volver a resaltar que la cleptomanía es una enfermedad de salud mental; y en el consultorio existe lo que se llama “secreto profesional”. Cleptomanía - Tratamiento psicológico

Si sospechás que un amigo o familiar pueden padecer cleptomanía, es importante que dialogues con él. Recordá que la cleptomanía no es un “defecto de personalidad”. Por eso, es importante acercarse sin echar culpas o acusar a la persona.

Puede ser útil enfatizar estos puntos:

  • Estás preocupado/a porque te preocupas por su bienestar.
  • Estás preocupado/a por los riesgos y consecuencias que pueden traer estos comportamientos. También, por el modo que puede afectar a los diferentes ámbitos (familiar, laboral, etc.).
  • Entendés que, con la cleptomanía, la necesidad de robar puede ser muy fuerte para resistirse fácilmente.
  • También, sabés que existen tratamientos que pueden ayudar a reducir esos impulsos, y vivir sin culpa.

Tratamiento para la cleptomanía

La cleptomanía es extremadamente difícil de superarse individualmente. De allí la importancia de acudir a un profesional.

Por lo general, el tratamiento implica una combinación de psicoterapia y medicación, que pueden abordar los desencadenantes y las causas.

La terapia cognitiva conductual es muy usada para tratar esta patología, y suele obtener buenos resultados. En este tipo de tratamiento, el psicólogo ayuda al paciente a aprender la forma de detener este comportamiento perjudicial, y abordar las causas que lo motivan. En este tipo de terapia, el profesional puede usar técnicas como: 

  • Desensibilización sistemática, en donde el paciente aprende técnicas de relajación que le ayudan a controlar los impulsos.
  • Sensibilización encubierta, en donde la persona se imagina robando y luego enfrentando las consecuencias negativas (como por ejemplo, ser arrestado). 

Las medicaciones pueden ser prescritas con el objetivo de tratar trastornos relacionados con el estado de ánimo o la salud mental, como depresión o TOC. 

Si bien la cleptomanía no puede ser “curada”, sí puede ser tratada. De hecho, se recomienda un tratamiento continuado, con el objetivo de evitar recaídas.