Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Los aportes de la Psicooncología Infantil al niño y su familia

Los aportes de la Psicooncología Infantil al niño y su familia

Psicooncología Infantil La Psicooncología Infantil es un área de la Psicooncología que acompaña al niño y su familia ante un diagnóstico y proceso de enfermedad oncológica. También les brinda  recursos y técnicas para reducir el malestar físico y emocional en cada fase del tratamiento.

Se tienen en cuenta diferentes variables.

  • Variables personales: que contemplan la edad del niño, su nivel de desarrollo psicoevolutivo (cognitivo, motor, social), y el grado de comprensión de la enfermedad favorecido o no por la manera en que se comunicó el diagnóstico.
  • Variables propias de la enfermedad: tipo de cáncer, las fases de la enfermedad oncológica, el pronóstico.
  • Variables ambientales: adaptación de cada miembro de la familia ante el diagnóstico y cada etapa de la enfermedad. El funcionamiento familiar, el apoyo social y económico que tiene la familia. Presencia de otros estresores concurrentes.

Ante un diagnóstico de cáncer infantil, el niño y entorno afectivo se deben adaptar a situaciones complejas como el tratamiento, el entorno hospitalario, alteraciones en los roles familiares y en las actividades diarias. Además de los cambios físicos y comportamentales asociados con los síntomas propios de la enfermedad. Todos estos factores hacen a la familia y al niño susceptibles a nivel emocional y psicosocial.

Te invitamos a conocer qué aportes realiza la Psicooncología Infantil a la familia y al niño ante un diagnóstico oncológico.

Los padres ante la información del diagnóstico al niño

Psicooncología Infantil La actividad de la Psicooncología Infantil se hace necesaria para un apropiado manejo del diagnóstico y posibles trastornos afectivos que surjan a raíz del mismo.

Cuando hay que informar al niño de su enfermedad, en la mayoría de los casos los padres presentan una actitud protectora, a través de la cual buscan proteger al hijo de cualquier información que pueda generar preocupación y sufrimiento.

En muchos casos, al querer disimular u ocultar la información produce un fenómeno de conspiración del silencio, lo cual le impide al niño comunicar sus temores y le genera sentimientos de soledad y aislamiento. El querer aparentar “normalidad”, produce deterioro en el niño y aumenta la ansiedad de los padres. Esto convierte las relaciones más tensas y difíciles.

Además, no informarle al niño no lo protege de los cambios emocionales, sociales y ambientales que tendrá que atravesar en los diferentes estadíos. Por ende, hay que darle una información apropiada al pequeño para que la enfermedad oncológica tenga la menor repercusión negativa posible.

Antes de informar al niño sobre el tratamiento y el diagnóstico, la Psicooncología Pediátrica realiza un apoyo emocional a los padres. Inicialmente, éstos están desorientados y confundidos ante dudas y temores. Se les debe brindar información sobre:

  • tratamientos
  • si estos tienen efectos secundarios
  • la existencia de técnicas para reducir el dolor
  • entre otros

La Psicooncología Infantil colabora con el equipo médico al momento del diagnóstico. El objetivo es establecer desde el inicio un buen canal de comunicación entre el niño y su familia. También, entre médico y paciente. 

En esta etapa siempre es más importante el tono y la calidez con que se transmita la información.

La familia y el afrontamiento de la enfermedad

El afrontamiento del cáncer infantil inicia con el impacto del diagnóstico que produce en los padres distintas reacciones como negación, evitación, desesperanza, preocupación ansiosa, culpa, entre otros.  A medida que transcurre la enfermedad, los síntomas físicos derivados del tratamiento van cobrando más importancia.

Por otra parte, a nivel familiar no solo se tiene que aceptar un tratamiento riguroso, sino también reorganizar la vida diaria, realizar ajustes materiales. Se pueden modificar las relaciones entre los miembros de la familia y sus valores. El algunos casos, en el transcurso de la enfermedad, las relaciones conyugales pueden deteriorarse.

A lo largo del tratamiento, no se puede separar la reacción de los padres y de la familia de las reacciones que vaya a manifestar el niño. En la vida del pequeño su familia funciona como un filtro protector que hace las experiencias más tolerables. Por esto, es fundamental la forma en que todos los miembros de la familia afrontan la enfermedad para ayudar al niño a sobrellevar las etapas del tratamiento de la mejor manera posible.

El niño y sus hermanos

Es importante tener en cuenta la relación del niño con sus hermanos. Las repercusiones que el diagnóstico pueda tener sobre los hermanos van a depender de la edad, de las relaciones que mantenían antes del diagnóstico, y de la explicación que se les proporcione.

Generalmente, ante la noticia, la primera reacción de los hermanos del niño es miedo y confusión. A lo largo de la enfermedad, los hermanos pueden adoptar actitudes protectoras del hermano que transita el tratamiento. También suelen aparecer una serie de sentimientos negativos (resentimiento, celos, culpa, miedo, tristeza). O, sentimientos positivos como amor, implicación, comprensión empática. Además, manifestar disposición para querer ayudar, ser útiles, exponiendo una mayor implicación emocional positiva.

El uso de lo lúdico en la Psicooncología Infantil

El juego, la narración de historias, el dibujo, entre otros, son un medio de comunicación entre el niño y el terapeuta. Las historias que el pequeño desarrolla cuando juega o dibuja manifiestan aspectos significativos de su vivencia. Los mismo sucede con la selección de juguetes que realiza. 

A través de lo lúdico, el niño exterioriza sus deseos, sentimientos, necesidades. Trabaja sus miedos, fantasías y preocupaciones.

Por otro lado, también sirve para obtener y dar información. Lo lúdico permite crear escenarios para representar aspectos de la enfermedad o del tratamiento que el niño necesita comprender.

El acto de jugar le facilita al terapeuta abrir un espacio de expresión y seguridad, donde el niño se siente escuchado y contenido. Esto disminuye la ansiedad, determinadas fantasías sobre la enfermedad que pueda tener el pequeño y alivia el dolor.

Uno de los componentes esenciales de la asistencia de la Psicooncología Pediátrica es el alivio del dolor. Mediante técnicas de relajación, respiración guiada, musicoterapia, entre otros, se busca reducir la ansiedad y la tensión muscular que, con frecuencia, acompañan los síntomas del dolor.

 

No existe una única forma de afrontar el cáncer infantil. Desde la Psicooncología Pediátrica se considera esta enfermedad como un proceso dinámico y flexible que depende de diversas variables. 

En Psicólogos Córdoba contamos con profesionales que se especializan en Psicooncología Infantil. El objetivo es poder acompañar al niño y a la familia en todas las etapas de la enfermedad oncológica, aliviar el malestar, mejorar la calidad de vida y la comunicación entre el niño, su familia y el equipo médico.

Psicooncólogos especialistas: