Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

¿Qué decirle y qué no a una persona que está deprimida? 13 consejos

Deprimido - mujer ayudando a amiga

¿Qué decirle y qué no a una persona que está deprimida? 13 consejos

Deprimido - mujer ayudando a amigaLa depresión es uno de los problemas de salud mental más extendida en el mundo. De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas, más de 300 millones de adultos y niños viven con depresión en el mundo. 

Por ello, es muy normal que a lo largo de tu vida te encuentres con amigos o seres queridos que la padezcan. Saber cómo hablar y qué decir y que no hacer frente a alguien que padece esta patología puede ser una muy buena manera de darles soporte.

Acercarte y dar apoyo a alguien que padece depresión no traerá una “curación milagrosa”. Sin embargo, el apoyo del entorno puede ser un elemento fundamental para que esa persona salga del pozo en el que se encuentra. 

Saber qué decir a alguien que está deprimido no siempre es una tarea fácil. Pese a que pueda que te sientas incómodo e inseguro al principio, es importante que sepas que no necesitás ser demasiado profundo o poético. Simplemente, debés intentar comunicarte desde un lugar de comprensión y aceptación. 

Entonces, ¿qué decirle a alguien que padece depresión? Acá te brindamos 7 consejos que pueden ser de ayuda, además 6 cosas que no deberías hacer y por ultimo, un vídeo para que puedas entender lo que siente y sufre esa persona. 

¿Qué decirle a alguien deprimido?

“¿Necesitás hablar sobre tu depresión? Estoy acá para cuando estés listo”

No podemos forzar a alguien a hablar. Pero si esa persona sabe que estamos ahí para cuando lo necesite, puede ayudar a que se sienta más acompañada.Deprimido - mujer ayudando a amiga

Si hace tiempo no hablás con esa persona, o aún no te ha puesto al tanto de su depresión; podés mencionar que te enteraste que está pasando por un momento difícil, y que estás ahí si necesita hablar. A veces puede ocurrir que si sólo preguntás “¿estás bien?”, la persona te responda “sí, estoy bien”.  

Si tu amigo o familiar aún no está listo para hablar, recordale que estás ahí para cuando se sienta listo. Quizá, cuando esté atravesando un momento difícil y necesite a alguien ahí, recordará tu propuesta.

“¿Qué puedo hacer para ayudar hoy?”

La depresión a menudo causa fatiga, problemas para dormir y falta de motivación. A veces, el sólo hecho de salir de la cama puede ser todo un desafío.

Preguntar a la persona que está deprimida qué podés hacer por él o ella, puede ser de gran ayuda para que afronten el día a día.

Quizá no está comiendo bien: te podés ofrecer para ir a comprarle comida. O quizá necesiten que los llames por la mañana, para asegurarse de llegar al trabajo a tiempo.

A veces, sólo tenés que escuchar. La ayuda no implica que tengas que hacer un esfuerzo drástico y enorme. Puede ser así de simple como levantar el teléfono, compartir una comida, o llevarlos a una reunión. 

En ocasiones, tu amigo o familiar puede mostrarse reticente a aceptar tu oferta por miedo a volverse un peso para vos. Lo importante es que le dejes en claro que no es ninguna molestia, y que querés ayudar de la misma manera que sabés que él o ella lo haría.

También, es posible que la depresión tenga a la persona tan desanimada que ni siquiera sepa qué pedirte. Por eso, podés prepararte para hacer algunas sugerencias. Algunas de ellas pueden ser:

  •     ¿Necesitás ayuda con la casa? ¿Querés que haga algunas compras?
  •     ¿Te gustaría que te haga compañía por un rato?
  •     ¿Necesitás que te lleve a las sesiones con el psicólogo?

“¿Cómo estás llevando tu depresión?” 

Esta frase puede darte una idea sobre cómo esa persona va llevando su tratamiento, o si necesita ayuda para obtener asistencia profesional. 

La depresión es una condición médica. No tiene que ver con un defecto o una debilidad. Si alguien a quien querés está deprimido, alentalo para que acuda a un profesional si aún no lo ha hecho. Recordales que buscar ayuda es un signo de coraje, y no de debilidad.

Preguntar cómo va el tratamiento también puede animar a esa persona a seguir con él. También, podés comentarle cuando notes mejoras. Esto puede ayudar a validar el trabajo que están haciendo, incluso aunque muchas veces no lo perciban así. 

“No estás solo/a. Quizá no puedo entender exactamente cómo te sentís, pero estoy con vos”. 

La depresión es increíblemente común. De hecho, de acuerdo a la OMS, uno de cada 20 Argentinos la padece. Y lo más importante: casi la mitad de estas personas no buscan ayuda.

La depresión puede hacer que la gente se sienta sola e incomprendida, e incluso termine por aislarse. Por eso es importante que le demuestres que no está solo/a. Quedate ahí para ellos, incluso si nunca pasaste por una experiencia personal similar. 

En el caso en que sí conozcas en primera persona lo que es estar deprimido, podés compartirle que sabés por lo que está pasando. Esto puede ser de ayuda para estrechar el vínculo. De todos modos, es importante que mantengas el foco puesto en esa persona cercana: recordá que lo principal es ESCUCHAR.

“Sos importante para mí”

Siempre es bueno saber que las personas te quieren y te estiman. Cuando alguien está deprimido, puede que sienta exactamente lo opuesto. 

Por eso es importante remarcarle la importancia que tiene ese ser querido para vos y decirle que realmente lo necesitás en tu vida. Esta actitud puede ser realmente reconfortante para quien está deprimido.

También, podés ser más específico y contarles qué es lo que admirás y valorás de él o ella, o cuánto lo apreciás por algo que hizo.

“¿Cómo estás lidiando con la depresión? Suena como algo muy difícil”

El propósito de esto es que la persona que está deprimida pueda reconocer que te das cuenta de cuán difícil es la situación. Reconocer cuán dura puede ser la depresión y sus síntomas puede ayudarlos a sentirse visibilizados.

Por eso, es bueno recordarles que los estás escuchando, los ves y estás ahí para ayudarlos a sobrellevar la situación.

La importancia de alentar a la persona para que busque ayuda

SDeprimido - Joven en terapiai bien no podés controlar, ni “sanar” a alguien que está pasando por un estado depresivo; sí podés empezar por alentarlo a que busque ayuda. Lograr este cometido puede ser una tarea difícil: la depresión agota toda la energía y motivación, por lo que incluso el hecho de concretar una cita o encontrar a un psicólogo puede parecer desalentador para tu ser querido. También la depresión fomenta los pensamientos negativos. Por eso, quien está deprimido/a puede creer que la situación es desesperanzadora, y que el tratamiento no tiene sentido. 

Teniendo en cuenta estos obstáculos, lograr que esa persona cercana asuma el problema, y ayudarla a entender que ese problema pueda ser resuelto; es un paso fundamental en la recuperación.

Si no se trata, la depresión puede aumentar drásticamente e incluso llevar a quien lo padece a autolesionarse o tener pensamientos suicidas. Por eso, es importante que puedas reconocer algunos signos para pedir ayuda.

Deprimido - hombre sentado en sofáAlgunos de estos síntomas son: 

  • Cambios drásticos de humor o personalidad.
  • Hablar sobre la muerte, o la posibilidad de morir.
  • Aumentar el uso/abuso de sustancias.
  • Comportamientos arriesgados o peligrosos.
  • Deshacerse de las pertenencias, o regalar posesiones preciadas.
  • Hablar sobre sentirse atrapado, o la necesidad de buscar una vía de escape.
  • Alejar a las personas, o decir que quieren estar solos.
  • Despedirse de las personas utilizando palabras más “sentimentales”.

Si crees que tu amigo o familiar está considerando herirse a sí mismo, o incluso en la posibilidad de suicidarse; es importante que le pidas que llame a su terapeuta mientras estás con él/ella. También podés pedirle permiso para hacerlo vos mismo.

El tratamiento psicológico es fundamental para encontrar una salida a ese estado depresivo.

En nuestro centro podemos ayudarte a buscar un profesional especialista en depresión tanto en forma presencial como atención online. 

6 Cosas que no deberías hacer con una persona deprimida

Tan importante es lo que deberíamos hacer ,como lo que debemos evitar frente a una personas que esta sufriendo cualquier tipo de depresión. Si bien las intenciones seguramente son buenas, lo que hacemos no siempre es lo más saludables para quien está en ese estado.

No te tomes las cosas de manera personal

La depresión que tiene esa persona cercana no es tu culpa, así como tampoco es culpa de ellos.  

No dejes que te afecte si parece que quieren arremeter contra vos, con ira o frustración. Lo mismo si cancelan planes, o si no sienten ganas de hacer nada.

En algún punto, puede que necesites “tomarte un recreo” de esa persona. Está bien que te tomes tu espacio si te sentís emocionalmente afectado, pero también es importante evitar culpar a tu amigo o familiar, o decir cosas que pueden contribuir a sus sentimientos negativos.

En cambio, considerá hablar con un terapeuta u otra persona que pueda ayudarte con tus sentimientos.

No trates de “arreglar” a la persona 

La depresión es una enfermedad de salud mental grave, que requiere tratamiento profesional.

Si nunca lo viviste, puede resultar difícil entender lo que experimenta una persona con depresión. Lo que tenés que entender es que no se trata de algo que pueda ser curado con frases al estilo de “deberías estar agradecido por las cosas lindas de tu vida”, o “dejá de pensar en cosas tristes”.

Si no le decís estas cosas a alguien que padece una enfermedad física, como cáncer o diabetes; tampoco deberías hacerlo con una persona que está atravesando una depresión. 

Lo que sí podés hacer es fomentar la positividad, por ejemplo, recordándole a tu amigo o esa persona cercana los aspectos que te gustan de él/ella. Esto puede ser útil especialmente cuando parece que sólo tienen cosas negativas para decir. Sin embargo, no esperes que te responda siempre de manera positiva. 

El apoyo positivo puede hacerle saber a tu amigo que realmente te importa su bienestar.

No intentes actuar como consejero 

Deprimido - hombre aconsejando a amigoAunque ciertos cambios en el estilo de vida a menudo ayudan a mejorar los síntomas de la depresión, puede ser difícil realizar estos cambios en medio de un episodio depresivo.

En ocasiones, podés querer ayudar a tu amigo o familiar ofreciendo consejos: “hacé más ejercicio”, “deberías mejorar tu dieta”… Si bien se tratan de frases bien intencionadas, la persona que está deprimida puede no querer escucharlos en ese momento.

Lo que podés hacer es fomentar un cambio positivo invitándolo a caminar, cocinar juntos, o cualquier otro plan. Todo eso, sin ahondar demasiado en cuestiones más profundas de su estado.

Probablemente, llegará el momento en que tu amigo se interese por saber qué comidas pueden ayudar con la depresión, o cómo el ejercicio puede aliviar los síntomas. Hasta que eso ocurra, sin embargo, lo mejor es que te apegues a un rol empático y de escucha, y evites ofrecer consejos hasta que te los pidan.

No minimices, o compares sus experiencias

Si tu amigo o familiar habla sobre su depresión, puede haber casos en que digas frases como “te entiendo”, o “todos hemos estado en ese lugar”. Sin embargo, si nunca lidiaste con la depresión, estos enunciados pueden minimizar sus sentimientos.

La depresión va más allá de simplemente sentirse triste o decaído. La tristeza suele pasar rápidamente; mientras que la depresión puede persistir y afectar el estado de ánimo, las relaciones, el trabajo, la escuela, y todos los demás aspectos de la vida por meses o incluso años.

Comparar lo que están pasando con los problemas de otra persona, o decir cosas como «pensá que todo podría ser mucho peor»; generalmente no ayuda.

El dolor que siente tu amigo o familiar es absolutamente real en ese momento, y validar ese sentimiento es lo que puede ser de más ayuda. 

Decir algo como “no puedo imaginar cuán difícil es lidiar con eso. Sé que no puedo hacerte sentir mejor, pero recordá que no estás solo”. Eso sí es positivo. 

No tomes postura acerca de la medicación

La medicación puede ser de gran ayuda para la depresión, pero no siempre funciona bien para todos.

A algunas personas no les gustan los efectos secundarios, y prefieren tratar la depresión únicamente con terapia. Incluso si crees que tu amigo o familiar debería tomar un antidepresivo, recordá que elegir tomar o no medicación es una decisión personal.

Del mismo modo, si vos personalmente no crees en los medicamentos, evitá introducir el tema cuando estás hablando con él/ella. Para algunas personas, la medicación es clave para llevarlos a un lugar donde puedan participar plenamente de la terapia, y empezar a tomar medidas para recuperarse.

Intentar reemplazar al profesional 

Podés ocupar un rol de amigo, madre o padre, o pareja. Pero hay algo que siempre debés asumir: no sos psicólogo, y no deberías intentar serlo.  

Cuando veas que las soluciones que están intentando aplicar con el entorno no funcionan; puede ser importante cambiar de estrategia y consultar con un psicólogo. Si bien está bien ayudar, y el acompañamiento del entorno es fundamental para una persona que está atravesando un episodio de depresión; hay cuestiones que deben dejarse en manos de los profesionales de la salud mental.

¿Como es vivir con depresión?

Si tienes un amigo o familiar que sufre depresión probablemente te cuesta entender que le sucede. También puede suceder que tengas depresión y no podes explicar lo que se siente.
Este vídeo esta apuntado a generar empatia con las personas que sufren esta enfermedad.