Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19

Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Amigos imaginarios en la infancia: ¿Es normal tenerlos?

amigas imaginarias

Amigos imaginarios en la infancia: ¿Es normal tenerlos?

El amigo imaginario se trata de un personaje que no tiene carácter real. Sin embargo, tiene un aire de realidad para el niño. No necesariamente el amigo imaginario se trata de un ser inexistente con características fantásticas. También puede ser un objeto como un muñeco, al que el niño le otorga la capacidad de interaccionar.

Según un estudio de las investigadoras Marjorie Taylor y Stephanie Carlson, dos de cada tres niños tienen amigos imaginarios entre los cuatro y los siete años. Esta compañía no se trata de algo patológico o problemático. Al contrario, es parte del desarrollo normal de la fantasía y la imaginación infantil.

amigas imaginarias

Generalmente, los amigos invisibles o imaginarios suelen tener una función lúdica. Aunque, también pueden cumplir una función protectora cuando el niño siente miedo. De todas maneras, la interacción y la existencia de este ser tiene una duración variable, llegando a desaparecer cuando el niño comienza a tener un contacto más fluido y positivo con sus pares.

¿Qué hacer como padres ante la existencia de un amigo imaginario? ¿Qué dice la psicología sobre esta invención infantil? Te invitamos a seguir leyendo.

¿Qué función cumplen los amigos imaginarios en la infancia?

El amigo imaginario puede cumplir diversas funciones, entre ellas:

  • Favorece la autonomía del niño, de esta manera el menor pierde miedo a realizar actividades solo, ya que la presencia de su amigo imaginario lo conforta.
  • El amigo imaginario puede fomentar que el niño tenga mayor confianza  en sí mismo.
  • Puede promover la tolerancia del niño a la soledad. El pequeño al sentirse acompañado de su amigo imaginario aprende a estar sin la presencia de los adultos.
  • Ayuda al desarrollo de diferentes habilidades como la creatividad, la imaginación, y habilidades sociales.

La presencia de un amigo imaginario puede suponer un entrenamiento para el autoapoyo. Esto podría darse en el caso de que el niño se sienta solo y encuentre en su amigo imaginario esa compañía que necesita. También, ese ser imaginado puede ayudar al menor a recrear una situación con diálogos donde compensa las experiencias que no puede controlar o no le gustan.

Amigos imaginarios: ¿Cómo lo explica la psicología?

A lo largo de la historia, desde la psicología se ha investigado con gran interés la creación de amigos imaginarios por parte de los niños.  En sus comienzos, se creía que estos amigos imaginarios eran la expresión de algún problema clínico o posible trauma. Como así también, una manifestación de carencia afectiva por parte de sus padres o sentimiento de soledad.

Por otra parte, también se creía que los niños creaban amigos imaginarios más fuertes, inteligentes y con habilidades que compensaban las características de debilidad e indefensión de los propios niños.

Con el paso del tiempo, otras teorías han relacionado la creación del amigo imaginario como una variable propia del desarrollo infantil.

Según la teoría del pensamiento en los niños de Henry M. Wellman, a partir de los 4 años los chicos ya diferencian la realidad y la fantasía. Los amigos imaginarios son creados y controlados por los niños, pertenecen a la imaginación infantil y aparecen en una etapa del desarrollo específica.

Se ha encontrado una estrecha relación entre la existencia de los amigos imaginarios con la capacidad de los niños de comprender las emociones de los demás. Así como también se considera la capacidad de imaginación como un proceso cognitivo que favorece la adaptación social.

Los padres y el amigo imaginario de su hijo

A nivel general, la presencia de un amigo imaginario se toma como algo normal que pasará con el tiempo. Sin embargo, algunos padres se muestran preocupados cuando les ocurre a sus hijos.

Es aconsejable que los padres no vean al amigo imaginario como algo a vencer ni negarlo. Tampoco castigar al niño. Sí se podría favorecer el acercamiento a actividades con otros niños, pero sin que esto sea forzado. La situación se debe tratar con cuidado y respeto. La existencia del amigo imaginario puede dar pistas sobre lo que el niño necesita, sus miedos, su manera de conectarse con el mundo. Es importante, también, escuchar en qué momentos aparece el amigo imaginado.

Sin embargo, puede suceder, aunque es poco habitual, que el amigo imaginario sea utilizado para justificar actos aversivos o tenga una personalidad destructiva. Asimismo, puede llegar a influir de manera negativa en la vida del niño, como conducirlo al aislamiento.

De todas maneras, la figura imaginaria aporta emociones positivas en la mayoría de los casos.  Es más común que la creación de un amigo imaginario no sea algo patológico, sino normativo. Esto quiere decir, que es muy frecuente la aparición del amigo imaginario durante la infancia, una etapa de la vida donde existe gran creatividad e imaginación.

Fuente

La creación de amigos imaginarios en los niños: ¿un Problema clínico?, por  Jacqueline Benavides Delgado