Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Ejercicio y salud mental: ¿conocías estos 5 beneficios?

Ejercicio - Mujer y hombre entrenando

Ejercicio y salud mental: ¿conocías estos 5 beneficios?

Ejercicio - Mujer y hombre entrenandoNo es ningún secreto: el ejercicio es muy bueno para el cuerpo y la salud física. Pero, ¿sabías que también tiene grandes beneficios a la hora de lidiar con problemas como la depresión, la ansiedad, el estrés y muchas otras cuestiones de salud mental?

Así es: el ejercicio no sólo se vincula con la posibilidad de mejorar la capacidad aeróbica y el tamaño muscular. Por supuesto que estos beneficios existen, y no pueden negarse. ¿Cuántas veces habremos ido al gimnasio para mejorar nuestra figura, o porque queremos “llegar bien al verano”? Sin embargo, ese no es el factor que motiva a la mayoría de las personas a mantenerse activas.  

Quienes se ejercitan diariamente tienden a mantener esta rutina porque les brinda una enorme sensación de bienestar. Se sienten más enérgicos durante el día, duermen mejor a la noche, recuerdan con mayor facilidad, y se sienten relajados y positivos sobre sí mismas y sus vidas. 

En este artículo te contamos 5 beneficios del deporte para la salud mental que probablemente no conocías. ¿No nos creés? ¡Está todo científicamente comprobado! 

Desde el aumento de las hormonas de la felicidad, hasta la prevención de enfermedades de salud mental y la ralentización del deterioro cognitivo. Todo eso y mucho más, con algo tan simple y entretenido como el ejercicio. 

Seguí leyendo, ¡quizá te convencemos y empezás a ejercitarte!

Aumenta nuestra capacidad o rendimiento académico 

Día a día las escuelas se esfuerzan por mejorar el desempeño académico de sus estudiantes. Sin embargo, muchas han abordado esta tarea de manera errónea, reduciendo el ejercicio físico y los períodos de receso; con el objetivo de dejar más tiempo a la enseñanza sedentaria en el aula.  

A contramano de esto, son numerosos los estudios que plantean una relación positiva entre el ejercicio físico y el rendimiento académico.

Por ejemplo, en el año 2016, Joel Prieto y Cristian Martínez Aparicio realizaron una investigación para la Universidad Cardenal Herrera (España). La muestra era de 223 alumnos que provenían de distintas escuelas y contextos diferentes. A grandes rasgos, las conclusiones fueron las siguientes:

  • Existen diferencias en cuanto al rendimiento académico entre alumnos que realizan actividad física, respecto a aquellos que no lo hacen.
  • A medida que aumenta el nivel de actividad física, aumentan también las calificaciones. 
  • ¿Sabés cuál es la asignatura en la que se observaron rendimientos más altos? Matemáticas. En base a esto, los investigadores plantean que muchos de los beneficios cognitivos del ejercicio se vinculan con procesos que utilizamos a la hora de realizar operaciones matemáticas, resolver problemas o memorizar fórmulas. También, aseguran que el ejercicio favorece la velocidad de razonamiento y el procesamiento de la información.

Otros estudios, como el publicado por la Academia Nacional de Medicina, establecen que los estudiantes que hacen ejercicio tienen menos grasa corporal, mayor fuerza muscular, y son más saludables a nivel cardiovascular y mental. Este mismo estudio plantea que los alumnos que realizan actividad tienen mayor facilidad para enfocar la atención, son más rápidos a la hora de llevar a cabo tareas sencillas, tienen una mejor memoria y más habilidad a la hora de resolver problemas. 

Disminuye la posibilidad de padecer enfermedades mentales 

El ejercicio regular puede tener un fuerte impacto positivo en la lucha contra la depresión, la ansiedad, el estrés y muchas otras condiciones.  

Lo más importante: no hace falta volverse un fanático del deporte para alcanzar estos beneficios. Numerosas investigaciones indican que basta con realizar un ejercicio modesto para hacer la diferencia. 

Tal es el caso del estudio realizado para la Universidad de las Islas Baleares (España), el cual trabajó con una población de 1422 personas, de entre 15 y 74 años. Allí, los resultados fueron concluyentes: si la actividad física se realizaba en el ámbito del tiempo libre, en un individuo “suficientemente activo” (es decir, que realiza niveles altos o moderados de actividad), el riesgo de padecer patologías se reducía hasta un 56% o 54%; con respecto a un individuo “insuficientemente activo” (nivel bajo de actividad física), dependiendo de si el nivel de actividad fuera moderado o alto respectivamente.

De este modo, se pudo llegar a la conclusión que la realización de actividad física diaria disminuye el riesgo de padecer problemas de salud mental en un 41% en comparación con un individuo inactivo (Hamet et al., 2009).

Por eso, sin importar qué edad tengas o cuál es tu estado físico, podés aprender a usar el ejercicio como una herramienta poderosa para sentirte mejor.

Ejercicio y depresión

Ejercicio 02 - Mujer por entrenarEl ejercicio es un fuerte combatiente contra la depresión por numerosas razones. La más importante: promueve todo tipo de cambios en el cerebro, incluyendo el crecimiento neuronal, la reducción de la inflamación cerebral y nuevos patrones de actividad que promueven sensaciones de calma y bienestar. 

También libera endorfinas, que son fundamentales para energizarnos y hacernos sentir bien. Y finalmente, sirve también como distracción, permitiéndonos encontrar un momento de tranquilidad para salir del ciclo de pensamientos negativos que alimentan a la depresión. 

Ejercicio y ansiedad 

La ansiedad es un componente muy presente en la vida cotidiana. En esta realidad, el ejercicio se torna en un gran remedio natural, y de gran efectividad. 

¿Por qué?

  • Nos distrae de aquello que nos produce ansiedad.
  • Permite liberar la tensión corporal, disminuyendo la contribución del cuerpo a sentirse ansioso.
  • Al aumentar la frecuencia cardíaca nuestra química cerebral se modifica. Esto permite la generación de neurotransmisores que ayudan a disminuir la sensación de ansiedad. 
  • El ejercicio activa las regiones frontales del cerebro responsables de la función ejecutiva. Esto ayuda a controlar la amígdala, que es nuestro sistema de reacción ante amenazas reales o imaginarias para nuestra supervivencia.
  • Ejercitarse regularmente ayuda a construir recursos que refuerzan nuestra capacidad de resiliencia frente a las emociones conflictivas.

Ejercicio y estrés

Ejercicio 01 - Hombre ejercitando¿Alguna vez notaste cómo se siente tu cuerpo cuando estás estresado? Por lo general, los músculos adquieren una gran tensión, especialmente en la cara, cuello y hombros; dejándote con un gran dolor muscular o fuertes dolores de cabeza. También, aparecen síntomas como el insomnio, la taquicardia, o problemas gastrointestinales, entre otros. 

La preocupación y la incomodidad de todos estos síntomas físicos pueden a su vez generar aún más estrés, creando un círculo vicioso entre tu mente y cuerpo. 

Por eso, el ejercicio es una manera efectiva de romper con este ciclo: además de liberar endorfinas en el cerebro, la actividad física ayuda a relajar los músculos y aliviar la tensión en el cuerpo. Dado que el cuerpo y la mente están tan estrechamente relacionados, si tu cuerpo se siente mejor, también lo hará tu mente.

Ralentiza y previene el deterioro cognitivo

El ejercicio físico nos ayuda a prevenir el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas como la demencia, el Parkinson o el Alzheimer. Esto se debe a que optimiza nuestras funciones cognitivas, y favorece el crecimiento de neurotrofinas. 

Las neurotrofinas son proteínas fundamentales porque protegen nuestras neuronas, y también estimulan su crecimiento. De este modo, ayudan a mejorar el flujo sanguíneo cerebral.

Aumenta las hormonas de la felicidad 

Si bien lo mencionamos por arriba en párrafos anteriores, no está de más decir que la actividad física regular ayuda a aumentar el crecimiento de hormonas vinculadas con la felicidad. Algunas de ellas son: 

  • Dopamina. Esta hormona y neurotransmisora se considera una parte fundamental del “sistema de recompensa” del cerebro. Se segrega cuando algo nos estimula o nos hace sentir bien. Se asocia con las sensaciones placenteras, el aprendizaje, la memoria, y la función del sistema motoro, entre otras.
  •  Serotonina. Ayuda a regular el humor, así también como el sueño, el apetito, la digestión, la habilidad de aprendizaje y la memoria. Favorece nuestro autoestima y confianza.
  • Oxitocina. También llamada “la hormona del amor”, ayuda a equilibrar los vínculos afectivos y emocionales. 
  • Endorfina. Son el analgésico natural de nuestro cuerpo, producidas en respuesta al estrés o la incomodidad.  

Mejora la memoria

El ejercicio favorece la memoria tanto directa como indirectamente. 

Por un lado, numerosos estudios sugieren que las partes del cerebro que controlan al pensamiento y la memoria tienen un mayor volumen en las personas que se ejercitan regularmente, en contraposición a aquellas que no lo hacen.  

De hecho, una investigación realizada por el japonés Hideaky Soya y publicada por la Academia Nacional de Ciencia de los Estados Unidos; demostró que breves sesiones de ejercicio ligero provocan un aumento instantáneo en la comunicación entre el hipocampo y las áreas corticales del cerebro. Se trata de dos áreas fundamentales para el procesamiento de la memoria.  

Indirectamente, el ejercicio puede favorecer a la memoria al mejorar nuestro estado de ánimo y sueño, y al reducir el estrés y la ansiedad. 

Estos son sólo algunos de los beneficios del deporte para la salud mental. ¿Te convencimos? No dudes ni esperes más, ¡y empezá a ejercitarte!


Artículos consultados