Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Evitación experiencial

síndrome de evitacion experiencia

Evitación experiencial

Hazlo, y si te da miedo, hazlo con miedo”.

La evitación experiencial es la tendencia que tenemos las personas, al intentar evitar un malestar generado por sentimientos, emociones o pensamientos, evitando o intentando controlar las situaciones que la causan.

síndrome de evitacion experienciaDicho de esta forma, podemos pensar que se trata de algo positivo o que incluso es una especie de mecanismo de defensa que nos protege de sentirnos mal pero la realidad es más compleja.

La evitación  tiene una cara oculta en la que no solemos pensar  y que nos atrapa en esa forma actuar.

Por supuesto que si solo aplicamos la evitación experiencial de vez en cuando, para evitar un sufrimiento inútil, podemos aprovechar los beneficios de esta técnica. Sin embargo, si se convierte en un hábito puede llegar a representar un gran peligro.

La evitación experiencial, en algunas situaciones conlleva a un beneficio a corto plazo pero un perjuicio a mediano o largo plazo en base a los objetivos que tenemos en nuestras vidas.

Podríamos poner de ejemplo una persona que no va a rendir o si lo hace, entrega en blanco para irse rápidamente de la situación de examen, sin duda,  generara un alivio para la persona evitar o salir de esa situación pero a largo plazo va a generar que nunca consiga el título universitario que tanto anhela.

En este ejemplo, la persona no intenta evitar el examen por sí mismo, lo cual le permite continuar acercándose al título, lo que evita es la sensación de ansiedad generada por el momento de evaluación. Esto es importante comprender, ya que en terapia trabajaremos sobre las emociones surgidas y no sobre la situación en sí.

¿Qué evitamos?

El sufrimiento es parte inseparable de la vida humana, sentirse mal puede no ser asumido como algo natural, de modo que los sentimientos o las sensaciones que disgustan terminan por ser algo en lo que uno se esfuerza para anularlo lo antes posible, sin percatarse muchas veces del costo que conlleva.

Es totalmente entendible el no querer sufrir o evitar el sufrimiento y que, de hecho, esto es algo que todos hacemos en mayor o menor medida. Pero ocurre que en el ámbito o contexto de lo que para uno es importante, a veces el costo por evitar sentirse mal es muy alto.

Razonablemente, lo afortunado será “darse cuenta” cuando la evitación no es una solución válida y, por tanto, cabría aprender a convivir con las reacciones privadas cargadas de malestar si ello conduce a lo que uno valora para su vida (Wilson y Luciano, 2002).

Son muchas las personas que utilizan la evitación experiencial de una forma generalizada y acaban viviendo una vida muy limitada, en tanto que esta forma de actuar comienza en algún ámbito y termina extendiéndose a muchas facetas de su vida y generando un trastorno de evitación experiencial.

Síndrome de Evitación experiencial

Existe grupos de profesionales que están estudiando este síndrome, el cual todavía no esta aceptado ni por el DSM ni por el CIE que son los dos manuales más aceptados a nivel global. Sin embargo, estos autores si la presentan como dimensión funcional de otros trastonos como trastornos de depresión, ansiedad y psicóticos. Estos serian algunos criterios que nos pueden ayudar a diagnosticar este síndrome:

  • Estar mucho tiempo agobiado por pensamientos y sentimientos que giran entorno al malestar.
  • Dedicar gran parte del día a controlar esos pensamientos o sentimientos, evitando situaciones importante para la persona.
  • Cuando el mecanismo de evitación provoca lo contrario de lo que buscamos.
  • Desesperanza de que estos pensamientos o sentimientos desaparezcan.
  • Necesidad de «sentirse bien» para poder realizar actividades importantes.

Evitación Experiencial y Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT)

El objetivo de esta terapia es que el paciente pueda a exponerse a las situaciones que son importantes, a pesar del malestar que le ocasiona los sentimientos o pensamientos que en ese momento afloran.  Para ello, es importante entender que cosas son importantes para nosotros y como este  tipo de comportamiento evitativo genera un perjuicio a largo plazo y a su vez los beneficios de la práctica de exponerse a tales sensaciones y realizar los comportamientos que nos acerca a las cosas u objetivos que nos importan.

Esta evitación no solo se ve reflejada en comportamientos puntuales, como el ejemplo del examen, sino que pueden ser inconscientes y dadas por aprendizajes de años, donde estos comportamientos son más difíciles de dilucidar. Ejemplo de ello, podría ser una persona que tenga fobia social y elige una profesión informática, pensando que de esa forma puede realizar trabajos sin salir de la casa y evitando exponerse a situaciones donde debería estar en contacto con muchas personas.

La Aceptación como estrategia de cambio, consiste en no evitar, controlar o cambiar las situaciones que forman parte de lo que queremos evitar. En ACT se entrena en dejar de luchas contra nuestros pensamiento y sensaciones y abrirnos a ellas (abrazar a tus demonios» le llamamos). Durante el tratamiento tomaras conciencia de toda las acciones y tiempo que gastamos en intentar controlar nuestro mundo interno y los malos resultados que obtenemos.

¿Qué pasaria si gastaramos toda esa energia en realizar acciones que nos acerquen a la vida que queremos tener? y eso es el compromiso que adoptamos en este tipo de terapia. No lleva a la acción de tomar el compromiso de acercarnos a la vida que queremos llevar a pesar de las sensaciones y pensamientos que nos pueden provocar.

Articulo redactado por:

Licenciado en psicologia lesnik martin

Lic. Lesnik Martín