Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Padres helicóptero: ¿paternidad sana?

Padres helicóptero - Padre controlando a su hijio

Padres helicóptero: ¿paternidad sana?

Padres helicóptero - Madre indicando cómo hacer la tareaCuando son pequeños, “¡cuidado, te vas a caer!”, “vení, mejor te ayuda papá”, “está mal, mirá cómo se hace”. Cuando crecen, “no te olvides de avisarme apenas llegues”, “enviame tu ubicación por si te pasa algo”, “ni se te ocurra ocultar tu conexión de Whatsapp”, “cuidado con lo que tomás”. Frases comunes, éstas y muchas más, que seguramente habremos escuchado cuando éramos jóvenes.

Por algún motivo, la mayoría de los padres necesita sentir que tiene el control sobre las acciones (y en ocasiones, el pensamiento) de sus hijos. De repente, pareciera que la paternidad trajera aparejada la necesidad de querer saber y vigilarlo todo. 

Este tipo de comportamiento por parte de los padres es sumamente común, y recibe el nombre de “crianza helicóptero”. El concepto expresa una forma de educar a los hijos, pero el problema es que puede afectar el desarrollo emocional y social del niño.

En este artículo te comentamos a qué nos referimos con “padres helicóptero”, por qué actúan de esa manera, y cuáles son las consecuencias que puede traer aparejadas para el niño. También, te brindamos algunos consejos que te ayudarán en la crianza.  

¿Qué significa el concepto de “padres helicóptero”?

Padres helicóptero - Padre controlando a su hijioEl término “padre helicóptero” fue usado por primera vez en 1969, en un libro del psicólogo estadounidense Haim Ginnot. En él, diferentes jóvenes y adolescentes mencionaban que sus padres estaban “sobrevolando” constantemente sobre ellos, limitando su libertad. 

Los padres helicóptero son aquellos que se involucran excesivamente en la vida de sus hijos, de manera controladora y sobreprotectora. Por lo general, tienen demasiada participación en las experiencias de sus hijos y, específicamente, en sus éxitos o fracasos. 

Obviamente, la mayoría actúa con buenas intenciones: después de todo, siempre queremos lo mejor para nuestros hijos. Pero la línea es delgada: no está mal estar comprometidos con la vida de nuestros hijos; el problema es cuando nos inmiscuimos tanto, que perdemos la perspectiva de lo que necesitan. 

La paternidad comprometida tiene muchos beneficios, como por ejemplo aumentar los sentimientos de amor y aceptación de nuestros hijos, aumentar su confianza, y brindar orientación y oportunidades para crecer. 

Pero cuando la paternidad comienza a ser gobernada por el miedo de lo que pueda llegar a pasar; es difícil tener en cuenta todas las cosas que los niños aprenden cuando no estamos permanentemente al lado de ellos, guiando cada paso. El fracaso y los desafíos enseñan a los niños nuevas habilidades, y lo más importante, le enseñan a lidiar con estas situaciones.

Te puede interesar nuestro artículo sobre «4 tipos de paternidad»

¿Por qué los padres helicóptero actúan de esa manera? 

La “crianza helicóptero” puede desarrollarse por numerosas razones. Acá, te comentamos cuatro desencadenantes muy comunes:

  • Miedo a las consecuencias. Una nota baja, no encajar en el grupo de amigos, o no conseguir un determinado trabajo, puede generar un cargo de conciencia en un padre; especialmente si creen que de involucrarse, podrían haberlo evitado. El problema es que muchas de las consecuencias que los padres tratan de prevenir, son excelentes enseñanzas para los niños, y de ningún modo deben verse como una amenaza.
  •  Ansiedad. Las preocupaciones sobre la economía, el mercado laboral y el mundo en general; puede empujar a los padres a tomar más control sobre la vida de sus hijos, e intentar protegerlos. De este modo, creen poder evitar que sus hijos se lastimen y decepcionen. Sin embargo, estos factores externos raramente se pueden controlar, por lo que es importante que el niño aprenda a enfrentarlos.
  • Sobrecompensación. Los adultos que sienten que no fueron amados, o fueron ignorados durante su infancia; pueden compensarlo con sus propios hijos. La excesiva atención es un intento de remediar una deficiencia que los padres sintieron cuando eran jóvenes.
  • Presión de los demás padres. Cuando un padre ve que otros padres se encuentran demasiado involucrados en la crianza de sus hijos, puede disparar una respuesta similar. De no hacerlo, quizá sientan que no son buen ejemplo. La culpa es un componente muy importante en esta dinámica.

Te puede interesar nuestro artículo sobre «¿Cómo afecta el divorcio de los padres en los niños?»

¿Cuáles son las consecuencias de una crianza helicóptero?

  • Disminución de la confianza y el autoestima.

El problema principal con este estilo de crianza es que el mensaje “subyacente” que los padres le envían al niño puede resultar negativo: “mis padres no confían en que yo haga esto por mi cuenta”. Esto lleva a una falta de confianza y disminución del autoestima. 

A su vez, esto mismo aplica con el entorno: el niño termina entendiendo que sólo puede confiar en sus padres. Esto hace que aparezca una gran desconfianza hacia el exterior. 

  • No aprenden a lidiar con las situaciones

Si los padres están siempre ahí para prevenir los problemas del niño, ¿cómo va a aprender a lidiar con las pérdidas, la decepción o el fracaso? 

  • Aumento de la ansiedad

Un estudio de la Universidad de Mary Washington desarrollado por Holly Schiffrin, profesora de psicología; pudo demostrar que la crianza helicóptero se asocia con niveles más altos de ansiedad, estrés y depresión infantil.

  • Pérdida de autonomía

Los niños con este estilo de crianza, muchas veces suelen ser tímidos y dependientes de sus padres. Por ello, buscan siempre su mirada y aprobación, sabiendo que no tienen ninguna posibilidad de transgredir (en edades donde es normal que ocurra). 

Si bien es importante que el niño sepa que sus padres están siempre para contenerlos, es aún más importante que esta contención no se transforme en una limitación para sus acciones.       

  • Habilidades no desarrolladas

Si los padres siempre hacen la tarea, lavan los platos, hacen la cama y el almuerzo, lavan la ropa y tantas otras cosas más, incluso después de que los niños son capaces de hacerlo; evitan que sus hijos dominen estas habilidades por sí mismos.

 

¿Cómo puedo evitar ser un padre helicóptero? 

Padres helicóptero - Madre e hija conversandoEntonces, ¿cómo puede un padre amar y cuidar a sus hijos sin inhibir su capacidad para aprender habilidades importantes para la vida? 

Como padres, tenemos un trabajo muy difícil. Necesitamos mantener un ojo en nuestros hijos “de ahora”: sus factores de estrés, fortalezas, emociones; y un ojo en los adultos que estamos tratando de criar. Conseguirlo es difícil e involucra algo de sufrimiento, tanto para los hijos como para los padres.

En términos prácticos, esto significa dejar que los niños luchen, permitirles sentirse decepcionados; y cuando se produce un fracaso, ayudarlos a superarlo. 

Significa también dejar que los hijos realicen las tareas para las que están preparados física y mentalmente. Cuando hay algo que no pueden hacer, es importante no hacerlas POR ellos, sino CON ellos

Como padres, debemos buscar oportunidades de dar un paso atrás en la resolución de los problemas de los hijos. De esa forma ayudaremos a construir la personalidad de un niño con confianza y seguro de sí mismo.

También, es importante saber menos (sobre sus horarios, sus obligaciones), y conocerlos más: sus intereses, sus emociones, y sus necesidades.

Obviamente, este desafío tiene un componente de “incertidumbre”. Por más que nos encantaría hacerlo, no podemos regalarle a nuestros hijos un “manual de vida”. Lo que sí podremos hacer es acompañarlos en cada tropiezo, para que entiendan que no están solos y que siempre de las caídas se aprende.