Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

¿Qué es el trastorno paranoide de personalidad?

04.Trastorno paranoide-Hombre desconfía de compañeros de trabajo

¿Qué es el trastorno paranoide de personalidad?

04.Trastorno paranoide-Hombre desconfía de compañeros de trabajoDe acuerdo a la RAE, la personalidad es la “diferencia individual que constituye a cada persona y la distingue de las demás”. En otras palabras, se trata de un conjunto de cualidades y rasgos que configuran la manera de ser de un individuo, y hace que seamos distintos a los demás. 

La personalidad se va formando con los años. Pero en ocasiones, su desarrollo normal se ve alterado por distintos factores: hechos que provocan traumas, un ambiente inadecuado para el desarrollo de un niño, o el desarrollo voluntario de ciertas tendencias personales. Estos factores de riesgo pueden dejar marcas en la formación de la personalidad de cada individuo y terminar repercutiendo en su salud mental. El desarrollo del Trastorno de la Personalidad Paranoide es un ejemplo de ello.

En este artículo, te comentamos en qué consiste este trastorno y te explicamos cuáles son sus síntomas. Además, respondemos algunas preguntas: ¿cuáles son las causas? ¿puede tratarse? Te invitamos a leer.

¿Qué es el trastorno paranoide de personalidad?

El Trastorno Paranoide de Personalidad (TPP), es uno de los desórdenes pertenecientes al “Grupo A” de trastornos de personalidad. Dentro de este grupo se incluyen patologías que involucran formas de pensar extrañas o excéntricas. 

Las personas con TPP se caracterizan generalmente por tener un patrón de larga data de desconfianza generalizada hacia los demás. Por lo general, quien posee este trastorno va a sospechar casi siempre de las demás personas, creyendo que tienen motivos “ocultos”. 

En la mayoría de los casos, tiende a aparecer durante la adultez y suele ser más común en hombres que en mujeres. Además, tiene un porcentaje alto de prevalencia. De acuerdo a la Asociación Americana de Psiquiatría, en Estados Unidos por ejemplo, se presenta en un 2.3 a 4.4 por ciento de la población.

A su vez, como sucede con el resto de los trastornos de personalidad, el TPP suele decrecer en intensidad con los años. De hecho, la mayoría de las personas experimentan una gran baja de los síntomas más extremos cuando llegan a los 40 o 50 años de edad.

¿Cuáles son los síntomas del TPP?

Las personas con Trastorno Paranoide de Personalidad están siempre en guardia, convencidos de que los demás tratarán de degradarlos, dañarlos o amenazarlos. Estas creencias generalizadas e infundadas, así como los hábitos de culpar y desconfiar; interfieren con la habilidad para formar vínculos cercanos, o al menos estables. 

Las personas con este trastorno:

  • Dudan sobre el compromiso, lealtad o confiabilidad de los demás; creyendo que sólo están tratando de engañarlos.
  •  Se muestran reticentes a confiar en los demás o a brindar información personal, porque tienen miedo de que esa información sea usada en su contra.
  • Guardan un rencor persistente (no pueden perdonar insultos, lesiones, desaires, u otras actitudes).
  • Son hipersensibles y no pueden percibir las críticas de manera constructiva.
  • Buscan significados ocultos en comentarios inocentes o miradas casuales de los demás.
  • Perciben ataques sobre ellos que no son evidentes para los demás; y por lo general, reaccionan con enojo y son rápidos para tomar represalias.
  • Trastorno paranoide - Hombre enojadoCuando tienen pareja, sospechan de manera persistente, sin motivo alguno, que les están siendo infieles.
  • Por lo general, suelen ser fríos y distantes en sus relaciones con los demás; y pueden volverse controladores y extremadamente celosos para evitar ser traicionados.
  • No pueden ver el rol que cumplen en los problemas o conflictos, creyendo que siempre tienen la razón.
  • Tienen dificultad para relajarse.
  • En ocasiones, son hostiles, obstinados y discutidores.
  • Tienden a desarrollar estereotipos negativos sobre los demás. 

 

¿Cuáles son las causas por las que se origina el Trastorno Paranoide de Personalidad?

Tal como sucede con numerosos problemas de salud mental, todavía no se ha encontrado una única causa única que pueda desencadenar el TPP. Sin embargo, sí existen algunas teorías.

La mayoría de los profesionales está de acuerdo en que existe un modelo causal biopsicosocial. Esto significa que el TPP se origina por la conjugación de:

  • Factores biológicos y genéticos. Existe alguna evidencia de un aumento en la prevalencia del trastorno entre aquellos que tienen familiares con esquizofrenia.
  • Factores sociales, vinculados a cómo la persona interactúa en su desarrollo temprano con su familia, sus amigos y otros niños.
  • Factores psicológicos, relacionado con la personalidad y el temperamento individual, modelados por el entorno y el aprendizaje (o falta de él), de habilidades de afrontamiento para lidiar con el estrés.

Esto sugiere que no hay un único factor responsable. En cambio, se trata de la naturaleza compleja y vinculada de los tres factores. 

¿Cómo se diagnostica el TPP?

Para realizar un diagnóstico de TPP, en primer lugar es importante descartar otras circunstancias en las que se presentan síntomas parecidos, como: 

  • Simulación voluntaria, con el objetivo de llamar la atención de los familiares y el entorno, o para evitar algún tipo de obligación o condena (por ejemplo, cuando la persona debe ir a la cárcel por un delito que cometió).
  • Alteración de la conciencia producida por el consumo de sustancias psicoactivas o algún medicamento. En estos casos, los síntomas desaparecen con el tiempo, cuando el organismo se desintoxica.
  • Trastorno de esquizofrenia. Las personas con esquizofrenia pueden sufrir episodios paranoicos, pero también presentan otros síntomas como alucinaciones o ideas delirantes.
  • Trastornos del estado de ánimo, en donde hay una presencia de síntomas psicóticos, pero el núcleo y motivo fundamental es el estado de ánimo alterado.
  • Trastorno límite de personalidad o borderline, donde se presentan otros síntomas como inestabilidad emocional y pensamientos dicotómicos.
  • Vivencias traumáticas no superadas. Muchas veces, después de un robo o una situación violenta, una persona puede verse alterada, susceptible y hasta un poco paranoica de volver a sufrir ese episodio. Normalmente, se estabiliza con el tiempo; pero es importante prestar atención porque de persistir puede ser la base para el desarrollo del TPP.

Una vez descartadas las causas anteriores, el profesional deberá analizar la historia clínica y la gravedad de los síntomas antes de establecer el diagnóstico final: si el trastorno coexiste con otros, será importante determinar cuál provoca los peores síntomas, para priorizarlos y tratarlos en primer lugar; y evitar sus consecuencias negativas.

Una vez establecido el diagnóstico, se elabora un plan de tratamiento.

 

¿En qué consiste el tratamiento?

Por lo general, las personas con Trastorno Paranoide no buscan tratamiento por sí mismas, ya que no perciben los problemas que tienen. Por ello, suelen llegar al consultorio con algún familiar o persona que ostenta cierta autoridad sobre él.  

La desconfianza en las demás personas que padecen quienes tienen TPP, representa un desafío para los terapeutas, al tratarse de un elemento fundamental en la psicoterapia. Por eso, es muy importante lograr que el paciente confíe, y que voluntariamente desee tratarse. De lo contrario, son muchas las limitaciones.

Una vez que sí decide colaborar, el objetivo de la terapia suele centrarse en aumentar las habilidades sociales, especialmente la confianza y la empatía. También, se enfoca en mejorar las interacciones sociales, la comunicación y el autoestima de la persona con TPP. 

En algunos casos, pueden enseñarse distintas técnicas de control del estrés, como Mindfulness, que ayudan a la persona a relajarse y disminuir la tensión que producen estos episodios. De este modo, podrá darse cuenta de que sólo piensa de ese modo como consecuencia del episodio.

Por lo general, sólo se recurre a la medicación si existen síntomas extremos, que necesariamente deben ser tratados para estabilizar la salud mental del paciente.