Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

¿Qué es el Trastorno Límite de Personalidad o TLP?

Trastorno límite de la persoanlidad

¿Qué es el Trastorno Límite de Personalidad o TLP?

Chica con Trastorno límite de la personalidadEl trastorno límite de la personalidad (TLP), también conocido como borderline, limítrofe o fronterizo, es un tipo de trastorno de personalidad que se caracteriza por una dificultad para reconocer y regular la inestabilidad emocional y la impulsividad. Los frecuentes cambios de ánimo, ira, emociones extremas, entre otros, llegan a alejar a la persona de su entorno.

Según un estudio, el TLP es más frecuentes en mujeres, y la edad de diagnóstico se sitúa entre los 19 y 32 años. Si bien las causas no se conocen con exactitud, existen factores como experiencias traumáticas vividas durante la infancia y cuestiones biológicas, que puede predisponer al sujeto a padecer el trastorno límite.

Una de las características del borderline es la manifestación de comportamientos destructivos, como autolesiones o intentos de suicidio. De todas maneras, el trastorno límite de la personalidad es tratable. Asimismo, los síntomas pueden ir disminuyendo con la edad, logrando una mejor calidad de vida.

A continuación, te contamos los síntomas del TLP, desarrollamos las posibles causas y complicaciones del trastorno límite. ¿Cuál tratamiento es el adecuado para superar el borderline? Te invitamos a seguir leyendo.

¿Cuáles son las causas del trastorno límite?

No se conocen completamente las causas posibles del borderline. Pero, se considera que algunos factores genéticos, biológicos y ambientales pueden asociarse con este tipo de trastorno de personalidad.

Genética:

Los resultados de algunos estudios con hermanos gemelos y familias indicaron que los trastornos de personalidad pueden ser hereditarios. También, se pueden asociar con otros tipos de trastornos que puedan padecer los miembros de la familia.

Además, se ha demostrado que la existencia de algunos cambios en determinadas áreas del cerebro, relacionadas con la regulación de las emociones, tienen conexión con la manifestación del TLP.

Factores ambientales y de riesgo:

Ciertos episodios vivenciados durante la infancia o la adolescencia pueden aumentar el riesgo de padecer el trastorno límite de personalidad. Por ejemplo, haber tenido una infancia con episodios de maltrato o abuso físico o sexual, ser testigo de episodios de violencia doméstica, desatención. Como así también, exposición a relaciones familiares inestables, separación de los padres o abandono de un ser querido, entre otros.

¿Cuáles son los síntomas y características de personas con TLP?

Trastorno límite de la persoanlidadEl trastorno límite de la personalidad llega a afectar lo que la persona siente de sí misma, la forma en que se relaciona con los demás y su comportamiento. Entre los síntomas del TLP, encontramos:

  • Miedo al abandono: La fuerte dependencia emocional hacia otro, lo lleva al sujeto con TLP a sentir un temor intenso a ser abandonado. Evitará la separación o el rechazo real o imaginario.
  • Relaciones intensas e inestables: Mantienen relaciones tempestuosas que oscilan entre el amor extremo e idealización a una ira extrema y aversión hacia la misma persona.
  • Comportamientos y conductas impulsivas: Estos comportamientos suelen ser riesgosos, como abusar de sustancias, atracones de comida, conducir de manera imprudente, sexo inseguro, gastos excesivos, entre otros. Estas conductas suelen ser una forma de aliviar la angustia.
  • Autoimagen distorsionada e inestable: Esta variabilidad de la forma de percibirse y de la identidad personal puede producir cambios en el estado de ánimo, metas, relaciones personales, baja autoestima, y pensamientos contradictorios sobre sí mismos y sobre los demás. En algunos casos, las personas que padecen TLP suelen tener inseguridades y una gran dificultad para percibir en ellas cualidades positivas.
  • Amenazas o conducta suicidas o autolesiones: Suele ser una respuesta al temor de separación, rechazo, o también para aliviar su angustia emocional. Según estadísticas, las conductas autolesivas están presentes en el 75% de los pacientes que padecen el trastorno límite.
  • Cambios de humor repentinos: El sujeto vivencia cambios de ánimos intensos e inestables. Incluyen felicidad, ansiedad, irritabilidad, enojo intenso, perder el temperamento con frecuencia. Los episodios pueden durar minutos, horas, hasta varios días.

Otros síntomas:

Las personas que padecen el trastorno límite de personalidad suelen sentir un continuo sentimiento de vacío y/o aburrimiento, reacciones extremas como pánico, depresión, ira. En algunas ocasiones, bajo condiciones de estrés los individuos pueden perder contacto con la realidad y tener alucinaciones o delirios.

Por otra parte, se considera que la persona también puede sufrir otros tipos de trastornos, tales como depresión, ansiedad, trastornos de alimentación, trastorno bipolar, trastorno por abuso de sustancias.

¿Cómo es el diagnóstico?

El diagnóstico del TLP no se centra en un solo síntoma. La persona debe cumplir por lo menos un mínimo de cinco síntomas nombrados anteriormente, según el DSM-V (Manual de diagnóstico de Psiquiatría). Los diagnósticos de trastorno límite de personalidad se realizan en adultos, y no en niños ni adolescentes. Esto se debe a que estos están en etapa de crecimiento y al llegar a la adultez los síntomas pueden desaparecer.

En el caso de los adultos, el diagnóstico puede incluir entrevistas con profesionales de la salud mental. También, realizar test de personalidad y exámenes físicos.

¿Cómo es el tratamiento para el trastorno límite de personalidad?

La psicoterapia es la parte más importante para el tratamiento del trastorno límite de la personalidad. Dentro sus objetivos se encuentran propiciar el desarrollo de habilidades para controlar y afrontar la enfermedad. Esto permitirá llevar una vida más estable y gratificante.

Algunos tipos de terapias que han resultado efectivos para el tratamiento del TLP son:

Terapia dialéctica conductual (DBT):

Fue ideada por Marsha Linehan en la década de los ‘90. Esta terapia tiene como fin mejorar la calidad de vida de la persona que padece trastorno límite de personalidad. Incluye estrategias de regulación emocional, entrenamiento en habilidades sociales y trabajar en creencias disfuncionales.

La terapia dialéctica conductual se enmarca en las terapias cognitivas de tercera generación y ha demostrado ser eficaz para disminuir la ira, el abuso de sustancias y químicos, y las conductas suicidas o autolesivas. Al mismo tiempo, ayuda a la persona a mejorar las relaciones con su entorno.

Durante la terapia se combinan técnicas cognitivo-conductuales con los conceptos de aceptación y atención plena del mindfulness. El fin es lograr una regulación emocional.

Terapia cognitiva conductual (TCC):

La terapia cognitiva-conductual ayuda al individuo con borderline a trabajar pensamientos negativos y creencias disfuncionales, lograr reconocerlos y aprender estrategias de afrontamiento.

En algunos casos, se habla y se recomienda un tipo de medicación. Si bien ciertos medicamentos pueden ayudar a disminuir algunos síntomas como la depresión, impulsividad o ansiedad (antidepresivo, antipsicóticos o estabilizadores del estado de ánimo), en muchos casos la medicación no es una solución. Sobre todo, cuando se ponen de manifiestos comportamientos y pensamientos autolesivos.

La recuperación del trastorno límite de personalidad lleva tiempo. De todas maneras, la psicoterapia puede mejorar la capacidad de la persona para desenvolverse y sentirse mejor consigo misma y con su entorno. En la mayoría de los casos, los síntomas disminuyen con el paso de la edad. Así, las personas aprenden a vivir una vida plena.