Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Síndrome del nido vacío: Qué es y cómo afrontarlo

síndrome del nido vacio

Síndrome del nido vacío: Qué es y cómo afrontarlo

nido vacío qué esEl “síndrome del nido vacío” es un conjunto de emociones tales como la tristeza y la soledad que experimentan los padres, madres y/o tutores cuando los hijos se independizan y abandonan el hogar.

En algunos casos, estas emociones suelen ser pasajeras y perder intensidad con el tiempo, a medida que la persona se adapta a la nueva vida familiar. Aunque, en otros casos, la sensación de soledad y el desánimo se pueden volver agudas y desembocar en una depresión si no se toman medidas para prevenirla.

Si bien los padres pueden extrañar la compañía del hijo y de ser parte de su rutina cotidiana, deben tomar este periodo como un nuevo desafío, o al menos como una transición hacia una etapa que ofrece nuevas oportunidades para reavivar intereses y actividades personales, reencontrarse con uno mismo y con la pareja, entre otros.

A continuación, te contamos de qué manera se puede manifestar el síndrome del nido vacío y cómo afrontarlo. ¿Afecta más a las mujeres que a los hombres? Te invitamos a seguir leyendo. 

¿Cuáles son los síntomas del síndrome del nido vacío?

Síndrome del nido vacíoAunque este síndrome es popularmente conocido, no tiene entidad clínica diagnosticable. De todas maneras, existen determinados síntomas frecuentes a tener en cuenta: 

  • La persona manifiesta sentimientos de tristeza, sensación de vacío y soledad. 
  • Experimenta una sensación de no tener nada que hacer y aburrimiento. 
  • Alteraciones en el sueño
  • Quejas somáticas.
  • Siente ganas de llorar más frecuentes de lo habitual. 

Por lo general, estos síntomas se manifiestan en las semanas y meses posteriores de que uno o varios de sus hijos abandonaron el hogar. 

De todas maneras, cabe aclarar que los síntomas y las reacciones dependen de cada personalidad y de la situación en la que se encuentre el padre, madre o tutor. Así como también, del tipo de relación que haya establecido con el o los hijos. Por esto, los sentimientos y reacciones varían. 

En algunos casos, si la relación entre padres e hijo fue tensa, se manifiesta un sentimiento de culpa. Lo cual desemboca en dificultad para concentrarse, fatiga, una preocupación excesiva, y una incapacidad para encontrar placer en diversas actividades. 

Si estos síntomas se prolongan en el tiempo y llegasen a causar interferencias en la vida cotidiana de la persona, es recomendable solicitar ayuda psicológica con el fin de prevenir posibles trastornos de ansiedad o de estado de ánimo, como la depresión. 

El nido vacío: ¿Afecta más a las mujeres que a los hombres?

La respuesta emocional ante la independencia de los hijos va a diferir según la forma de vida que lleve la persona. El conjunto de emociones (tristeza, sentimiento de abandono, soledad) no son exclusivo de las mujeres.

Todo lo contrario, el desequilibrio emocional generado por la marcha de los hijos no depende del género, sino de los recursos con que cuenta el individuo para afrontar ese momento de la vida. Por ejemplo, en esta etapa adquieren relevancia el apoyo de la pareja o amigos, la vida social, las inquietudes personales. 

Tradicionalmente, la mujer tenía un rol vinculado con la crianza de los hijos y cuidados del hogar. Por otra parte, se consideraba que el hombre dedicaba más tiempo a su realización personal y profesional al mantener una actividad fuera de la casa. Como consecuencia, se proyectaba que el síndrome del nido vacío afectaba más a las mujeres. 

En la actualidad la incidencia de este síndrome es igual tanto para hombres como para mujeres, debido a los nuevos modelos familiares. Las mujeres tienen un trabajo fuera del hogar y poseen expectativas laborales y personales. 

Por ende, la respuesta va a diferir según la forma de vida que lleve el individuo. Por lo general, las personas con una vida activa encaran esta etapa de forma más natural. La ausencia es más fácil de asumir y superar. 

¿Cómo afrontar las emociones negativas?

síndrome del nido vacioLas emociones asociadas al síndrome del nido vacío no tienen porqué aparecer en todos los casos, ni con la misma intensidad. 

A continuación, te dejamos algunas recomendaciones que puedes poner en práctica para prevenir la aparición de este síndrome o reducir su impacto: 

  • Busca nuevas oportunidades y actividades en tu vida personal. Acepta nuevos desafíos en el trabajo o en el hogar. Dedica tiempo a tus intereses personales. 
  • Acepta la autonomía e independencia de tus hijos. No trates de controlar todo lo que hacen, lo que comen, cómo se visten.
  • No pierdas el contacto con tus hijos. Continúa teniendo una relación cercana con ellos, aunque ya no vivan juntos. Pero siempre respetando su independencia e intimidad. También, es bueno establecer momentos de reunión familiar. 
  • Disfruta de tu relación en pareja o de momentos compartidos con seres queridos y amistades. 

Es recomendable darle a los hijos poco a poco mayor autonomía, evitar el control excesivo, dejar que se enfrenten a la vida por sí mismo. Que los hijos se independicen del hogar es un proceso natural. Es un episodio que, al comienzo, puede causar sentimientos de soledad y vacío, pero que con el tiempo permite nuevas oportunidades como mayor tiempo para hacer actividades, potenciar la vida en pareja, encontrar nuevos desafíos personales.