Valores en ACT: ¿Qué son? Preguntas y ejercicios para definirlos

Los valores son principios rectores que nos guían y motivan a lo largo de la vida. Son aquello que nos es significativo, que consideramos importante. 

Los valores son personales y cambian con el tiempo. Nos orientan sobre cómo queremos interactuar con el mundo, con la gente a nuestro alrededor y con nosotros mismos.

Parte del objetivo del terapeuta ACT (Terapia de Aceptación y Compromiso) es ayudar al cliente a ser más consciente, amable y decidido en su búsqueda de valores.

Por eso en este texto te comentaremos que son los valores para ACT, preguntas para definir esos valores, formularios, ejemplos y todo lo que necesitas saber para llevar este concepto a tu consultorio o vida personal. ¡No te lo pierdas!

Diferencias entre valores y metas

Los valores son diferentes a las metas. La diferencia principal reside en que las metas pueden alcanzarse, mientras que los valores son direcciones hacia donde deseamos dirigirnos. 

Los valores son más estables a lo largo del tiempo. Muchas metas cuando las alcanzamos, no la deseamos más, dejan de ser una motivación. En cambio los valores al nunca alcanzarlos, nunca dejan de motivarnos.

Podríamos decir que los valores son direcciones, mientras que las metas son las paradas, objetivos que vamos alcanzando cuando caminamos hacia esa dirección. 

Para los terapeutas ACT una acción es valiosa, cuando está en consonancia con los valores del sujeto. Es precisamente por eso que, para ACT, los valores no son objetivos.

Te puede interesar «¿Qué son las terapias de tercera generación?» o «Evitación experiencial ¿Qué es y cuál es su tratamiento?»

Ejemplo de valores y metas

Un valor podría ser “tener una buena salud física”. Para lograr esto podríamos establecer una series de metas, salir a correr 3 veces a la semana y/o eliminar la comida chatarra de nuestra dieta. Estar saludable o lograr una óptima salud física implica un camino a largo plazo que nunca alcanzaremos, sería un horizonte, un lugar hacia donde queremos ir, pero al cual nunca llegaremos. 

  • Ayudar a mi hijo con su tarea sería una meta, el valor detrás de esta meta podría ser “ser un buen padre”.
  • “Ser una pareja honesta” es un valor, decirle la verdad a mi pareja sobre tal situación sería la meta. 

Te puede interesar nuestro resumen sobre «Sal de tu mente y entra a tu vida de S. Hayes»

 ¿Cuántos valores podríamos definir?

La respuesta es tantos como quisiéramos definir, pero lo importante está en definir más que la cantidad, la importancia de esos valores para nosotros.

Todos tenemos muchos valores, es decir, direcciones de vida que son importantes para nosotros.  

La siguiente imagen puede ser usada de ejemplo. Vemos una brújula, en el norte tenemos la relaciones familiares, en el sur el empleo y en cada punto cardinal podríamos incluir un valor importante para nosotros. 

brujula valores act

 

Pero ¿para qué sirve esto? Sucede frecuentemente que cuando tenemos una dificultad, nos olvidamos de los otros valores. 

Por ejemplo, si estamos pasando por dificultades económicas puede que comencemos a dejar de asistir a encuentros con nuestros amigos, a realizarle regalos a nuestra pareja, a pasear con nuestros hijos porque todas ellas implican gastos económicos. En concreto muchas de las cosas que valoramos terminan siendo descuidadas. 

Pero en una vida orientada en valores implica que esos valores se pueden alimentar con cualquier acción. Lo importante no es hacerle un regalo, es ser buena pareja y ser buena pareja implica más que realizar regalos. Podemos entender que puede ser preparar un desayuno, ayudar a nuestra pareja con los quehaceres del hogar, entre otras acciones alimentan a nuestro valor “ser una buena pareja”. 

Lo que valoramos en la vida, nuestros valores es lo que nos da vitalidad, lo que tiene sentido y lo que hace que nuestra vida tenga sentido. Cuanto más invertimos en acciones que nos mueven hacia lo que es importante para nosotros, más nos damos cuenta de la satisfacción y la alegría. En la terapia de aceptación y compromiso (ACT), el terapeuta asiste a su cliente a ponerse en contacto con estos valores y seguir la dirección de su brújula personal. A través de conversaciones, ejercicios y metáforas, que veremos a continuación el terapeuta ayuda al cliente a definir sus valores., y poco a poco, sin críticas y de forma suave, avanzando hacia la persona que le gustaría ser en este mundo. 

Preguntas para definir valores

Existen infinidad de preguntas para definir un valor. Algunas que podríamos recomendarte hacer son:

  • ¿Qué tipo de relaciones desea tener con su familia? 
  • ¿Qué tipo de hermano/a, Madre/Padre, Hijo/a te gustaría ser?
  • ¿Qué tipo de relación te gustaría construir con tu «padre»?
  • ¿Qué implica tener una buena relación?
  • ¿Qué importancia le darías a esa relación?
  • ¿Qué acciones deberías hacer para tener una «buena relación»?
  • ¿Qué pensamientos o emociones podrían evitar realizar estas acciones?
  • ¿Qué pasaría si ese obstáculo no existiría?
  • ¿Qué significaría vivir de acuerdo a ese valor?
  • ¿Cómo te sentirías teniendo esa «buena relación»?
  • ¿Qué significaría no tener esa «buena relación»? ¿Qué perderías con ello?
  • ¿En qué momentos te gustaría realizar esas acciones?

De esta forma podríamos ir profundizando sobre cada uno de los valores.

Te puede interesar nuestro artículo sobre «Metáforas en la terapia de aceptación y compromiso (ACT)»

Ejercicio para definir valores

Una vez definido los valores podríamos realizar este ejercicio para ir avanzando hacia los valores definidos

Actividad

Valor Fecha Dificultad Importancia Obstáculos Soluciones Resultados
Ayudar a mi hijo a realizar la tarea escolar Ser buen padre 12/01 a las 18 hs. 8 8 Nervios Respirar y tener paciencia Termine retándolo y poniéndome nervioso.
  1. La primera columna está enfocada a las actividades concretas que hemos definido que nos acercan al valor.
  2. La segunda columna pondremos el nombre del valor
  3. La fecha, mientras más exacta mejor.
  4. Dificultad autopercibida sobre la realización de la acción. Le pedimos al paciente adjudicar un número donde 1 es nada dificultoso y 10 es muy dificultoso. Es importante comenzar con las acciones que menos dificultad impliquen.
  5. La importancia que le damos a esa acción en concreta. Esta columna es importante para definir con cuáles acciones comenzaremos primero. Es recomendable ir aumentando progresivamente la cantidad de acciones a realizar en la semana.
  6. Obstáculos. Responde a las preguntas que obstáculos crees que pueden surgir que evitaría llevar la acción a cabo.
  7. Soluciones que podríamos intentar realizar para sortear ese obstáculo.
  8. Resultado: Esta es la única columna que el paciente debe completar una vez finalizada la acción.

Este ejercicio puede realizarlo el paciente, en conjunto con el terapeuta, durante una sesión o puede realizarla en su casa, pero antes de llevarla a cabo es importante que la trabaje con el profesional para definir cada una de las columnas.

En este cuadro se puede abordar los obstáculos que surgen, siguiendo el ejemplo puede suceder que el verdadero obstáculo no son los nervios, sino que es el no saber como ayudarlo.

Es recomendable además cuando propone una solución que esta no haya sido una solución intentada y que ya haya fracasado en el pasado.

Te puede interesar leer sobre «¿Qué es la terapia dialéctica conductual o DBT?»

¿Te gusto el artículo? ¡Déjanos tu opinión y una reseña! No ayuda mucho tu comentario.

Notas Relacionadas

aptos psicologicos

Modelos de aptos Psicológico

Los certificados de aptitud psicológica, conocidos comúnmente como “aptos psicológicos”, son emitidos exclusivamente por profesionales de la psicología. El apto sencillamente dice que la persona que

LEER MÁS »
niña en realidad virtual con desensibilización sistemática

Desensibilización sistemática

La desensibilización sistemática es un tipo de terapia cognitiva-conductual basado en el principio de condicionamiento clásico y modificación de la conducta. Fue desarrollado por Wolpe

LEER MÁS »