Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

El trabajo con las instituciones educativas: Los psicólogos en el ámbito pedagógico

psicólogo en el contexto educativoEn la práctica clínica recibimos demandas de docentes y directivos de instituciones educativas y de padres para el tratamiento de niños que por diversas razones no pueden seguir el orden curricular o el camino propuesto por la institución; aunque también podría decirse que a veces es la institución la que no puede seguir al niño en sus necesidades. En estos cruces en los que la institución educativa no logra sus objetivos colectivos, surgen las consultas para que el psicólogo escuche el malestar. Allí se abre un espacio para que el psicoanálisis pueda  jugar su partida.

El aporte del psicoanálisis

¿Por qué no todos los niños aprenden igual si el sistema educativo es el mismo? ¿Qué obstáculos surgen en el proceso de aprendizaje o en el lazo social con un niño? ¿De dónde surge el malestar que lleva a la demanda de tratamiento? El psicoanálisis puede constituirse en un aporte de reflexión en este ámbito.

A veces se cree que los psicólogos solo tienen eficacia en el encuentro entre un analista y un paciente en la intimidad de una sesión. Sin embargo, el bagaje teórico psicoanalítico puede entrar en discusión e interacción con otros saberes y prácticas e intentar realizar articulaciones y contribuciones. El psicoanalista se inserta en el campo institucional cuando es llamado y puede conversar con el discurso de la institución, intentando introducir la dimensión de la escucha.  No se trata de ir a educar a los educadores, de supervisarlos, si no de intentar una conversación, un trabajo en conjunto.

Discurso psicoanalítico y discurso pedagógico son dos campos del conocimiento, con diferentes objetos de estudio pero con algo en común: ambos trabajan con sujetos y con la palabra.

Los psicólogos tenemos algunas formas de leer  lo que le pasa a los niños, a los padres, a las autoridades educativas, al sistema educativo, de una forma diferente y esto puede ayudar a abrir el campo del tratamiento de un sujeto cuando la pedagogía no encuentra todas las respuestas. En el ámbito educativo ocurren síntomas, hay sufrimiento, pasan cosas que no pueden ser explicadas por la programación pedagógica.

El psicólogo en el contexto educativo

Primero debemos tener en cuenta que no todos los niños son iguales, no todos pueden aprender al tiempo de lo que está programado. Lo “escolar” está pensado para todos iguales, pero nos encontramos frente a la diversidad de niños y cada uno tiene un ritmo particular. Por otro lado, para aprender, hace falta querer, desear aprender y eso no es algo que siempre este presente, habrá que escuchar que está pasando en ese niño en ese momento de su vida por lo cual ese deseo esta obstaculizado.

Para ingresar a la cultura, al mundo social, el niño debe renunciar a algunas satisfacciones inmediatas, aprender a compartir con otros, salir de la organización de su casa y su familia para adaptarse a otros tiempos, a otras reglas. Es una separación, un acontecimiento importante, la primera salida del núcleo familiar hacia el mundo social. Lo esperable es que puedan hacerlo, pero también es un momento en el que suelen manifestarse dificultades, no solo en los niños, sino también en los padres.

Otra cuestión importante es que para que un proceso de enseñanza- aprendizaje tenga efectos, el docente y lo que él propone tendrán que ser tenidos en cuenta por el alumno, que se le atribuya a ese maestro un saber. En la situación de enseñanza debería ponerse en juego el lugar del docente y lugar del alumno. Pero el objeto de conocimiento puede ser presentado generando el deseo de su apropiación o el rechazo. No siempre los maestros saben usar el lugar que tienen; en algunos casos se pone en juego el autoritarismo, encarnando el lugar del ideal. Sabemos que hay algo mas allá de lo que se propone transmitir en los programas educativos y presupone lo inabordable e indecible, es decir, no todo se puede saber o conocer, y está bien que esto sea así,  porque el desconocimiento, la ignorancia, la no comprensión, podrán abrir las puertas de la interrogación y la indagación, del deseo.

Lo más importante que tiene el psicoanálisis para aportar es la singularidad del que sufre dentro del ámbito educativo. Nos encontramos con muchos diagnósticos dados y usados cuando a un niño le pasa algo, por ejemplo: trastorno del aprendizaje, fracaso escolar, retraso mental etc., pero no debemos olvidar que estos diagnósticos no dicen mucho más del malestar que está en juego, ni de las herramientas que sí podemos encontrar para ayudar al niño o a los docentes para que el proceso de aprendizaje y la inclusión social puedan funcionar.

Actuando dentro del contexto institucional, los psicólogos en el contexto educativo tratamos de escuchar a todos los involucrados. No siempre un niño está listo para estar en la escuela y aprender, o no puede aprender todo y en el tiempo propuesto por la institución; terreno en el que se desplegaran los problemas del y en el aprendizaje pero que abre al universo de la creatividad, la originalidad, el cuestionamiento crítico. A veces la angustia viene del lado de la institución, ya sea docentes y directivos que no saben qué hacer, con lo cual ofreceremos la posibilidad de crear un trabajo compartido en el que se puedan buscar caminos tolerables y viables.

El lugar que pensamos para el psicoanálisis en relación con la educación es de colaboración, de aporte, uno más, no como ciencia instructora o catedrática, sino desde una perspectiva en la que a partir de sus conocimientos, pueda hacer entrecruzamientos, promoviendo puntos de interrogación y reflexión, señalando ciertas condiciones y límites del proceso educativo en tanto se considere al Sujeto que está sufriendo. Poniendo a la vista las fisuras en los mitos de armonía y felicidad para producir posibles caminos creativos en la institución.

Artículo redactado por:

licenciada Alumine

Lic. Alumine Mattana