Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

¿Qué es la timidez?

¿Qué es la timidez?

Timidez característicasLa timidez es un rasgo de la personalidad de un individuo que puede llegar a afectar sus relaciones personales y comportamientos en sociedad.  La sensación de timidez puede ser causada por un sentimiento de inferioridad, inseguridad, baja autoestima, entre otros.

La intensidad de la timidez varía de una persona a otra. Hay individuos que tan solo se sienten incómodos en determinadas situaciones sociales: estar en grupos numerosos,  tener que hablar en público, o tener que relacionarse con el sexo opuesto. De todas maneras, pueden desenvolverse en sociedad.

Aunque, también existen casos donde la timidez se manifiesta en un grado más intenso llegando a ser un impedimento para conseguir y mantener amistades, una pareja o un trabajo.

A continuación te contamos qué caracteriza a una persona tímida, y si esta sensación puede volverse un problema. Además, ¿la timidez se puede tratar? Te invitamos a seguir leyendo.

Características de las personas tímidas

Muchas veces se piensa que una persona tímida e introvertida son lo mismo, pero no. Estas últimas eligen relacionarse poco con los demás, no les importa estar en soledad, saben disfrutar el tiempo consigo mismas. Por el contrario, las personas tímidas presentan las siguientes características:

  • Extrema conciencia de sí mismas. Están concentradas en sus propias emociones y en lo que sienten y no en el mundo exterior. Están pendientes si enrojecieron, si les tiembla la voz, si sudan sus manos y su cuerpo o si se sienten incómodas en determinados lugares. Esto las lleva a no prestar atención de la situación, ni disfrutar de la misma.
  • No les gusta la soledad, pero tampoco salen por miedo a exponerse a situaciones sociales que las hagan sentir incómodas. Tienen la intención de relacionarse con los demás, pero no pueden hacerlo por miedo.
  • Temen el rechazo de las otras personas y de las críticas que podrían recibir. Están pendientes del “qué dirán”. Esto les impide iniciar una relación social ya que experimentan inseguridad y miedo. Generan la impresión de una persona poco sociable y afectiva.
  • No actúan ni se expresan como lo desearían. Generalmente se quedan en silencio y están de acuerdo con lo que opina la mayoría. Algunas expresiones como “debería haber dicho eso” o “esa idea se me había ocurrido a mí primero pero no me atreví a decirla”, suelen ser frecuentes en las personas con timidez.
  • Intenta pasar inadvertida y no le gusta ser el centro de la atención.
  • Tiene una evaluación negativa de sí misma. Piensa que sus cualidades son inferiores a la del resto de las personas, y le cuesta expresar sus sentimientos.

¿Cuándo la timidez se vuelve un problema?

personas tímidasEs normal que la persona sienta timidez ante situaciones que salen de su ambiente cotidiano. En la mayoría de los casos, sentir timidez es una característica de la personalidad que influye en las relaciones del individuo pero que no afecta su salud mental.

De todas maneras, en algunos sujetos puede dejar de ser una sensación pasajera y convertirse en patológica. Esto sucede cuando le impide a la persona poder relacionarse con normalidad. Le limita los aspectos de la vida personal, afectiva, social y laboral.

El individuo no solo siente temor ante determinadas situaciones sociales. También aparecen otros sentimientos como la vergüenza, la culpa, y la tristeza. En algunas ocasiones se puede producir un bloqueo emocional que lleva a la incapacidad de reacción o, al contrario, manifestar una reacción agresiva.

También, la timidez puede evolucionar a determinados trastornos, como la ansiedad, depresión, fobia social y dependencia afectiva. Con respecto a este último, el individuo al no encontrarse capaz de establecer nuevos vínculos, genera una dependencia emocional sobre aquellas personas en las que confía, que suelen ser escasas. Esto lo lleva a realizar y tolerar todo lo que esas personas quieren.

De todas maneras, la timidez no tiene porqué ser un estado permanente. Existen tratamientos que ayudan a superarla.

¿Se trata la timidez?

timidez tratamiento Si una persona aprende encontrar sus puntos fuertes, valorarse más a sí misma, trabaja su autoestima y seguridad, es posible que supere el miedo y la incomodidad que le generan determinadas situaciones sociales.

La Terapia Cognitivo-Conductual es una de las más utilizadas para tratar la timidez. Se centra en lo que es más importante para la persona, con el fin de que esta pueda lograr sus objetivos personales, no pierda las oportunidades que se le presenten, pueda salir con la persona que le gusta, entre otros. Con esta técnica, el sujeto va eliminando de a poco los pensamientos automáticos negativos y la autoevaluación continua, y poniendo en práctica el pensamiento positivo.

Las técnicas de relajación también han mostrado ser eficaces al momento de aprender a identificar y regular ideas negativas asociadas a las relaciones sociales. Además, promueven un estado de tranquilidad en las personas, ayudando a disminuir la ansiedad y el estrés.

Por otra parte, el Mindfulness también brinda herramientas para disminuir la sensación de timidez y manejar aquellas conductas de evitación o huida ante situaciones sociales temidas.

Finalmente, la terapia EMDR (Reprocesamiento y Desensibilización mediante el Movimiento Ocular) ayuda a la persona a sobrellevar experiencias que le resultan difíciles. El EMDR combina un abordaje terapéutico con movimientos oculares y otras formas de estimulación bilateral. Al activar el sistema de procesamiento de información del cerebro, busca reducir o eliminar aquellos comportamientos  y sensaciones originados en experiencias vividas como adversas.

A través del EMDR se pueden reducir los síntomas de la timidez patológica, cambiar creencias y pensamientos negativos. De esta manera, la persona puede lograr de a poco sus objetivos propuestos.