Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Familias ensambladas: ¿Cómo construir vínculos sanos entre sus miembros?

Familia ensamblada

Familias ensambladas: ¿Cómo construir vínculos sanos entre sus miembros?

Familia ensambladaLa familia ensamblada o reconstituida se caracteriza porque uno o ambos miembros de la pareja tienen uno o varios hijos de una relación anterior. Este tipo de familia es cada vez más frecuente en nuestra sociedad y se originan luego de un divorcio o del fallecimiento de uno de los cónyuges. 

Por ejemplo, según datos de la Dirección de Estadísticas y Censos de la ciudad de Buenos Aires, el 7% de los hogares porteños está compuesto por familias ensambladas. A su vez, las estadísticas informan que las personas que tienen entre 30 y 49 años son las que forman esta nueva tipología familiar.

Los integrantes de una familia ensamblada tienen como desafío construir nuevos vínculos y vivencias. En la mayoría de los casos, los hijos llegan a naturalizar y generar vínculos sanos con la nueva tipología familiar. 

Pero ¿cómo construir los nuevos vínculos? ¿Afectará esta nueva situación a los hijos? ¿Cómo atravesar la transición de una familia tradicional hacia una familia ensamblada? Te invitamos a seguir leyendo. 

¿Son ciertos los mitos y creencias sobre las familias reconstituidas? 

Según la Licenciada en Psicología y especialista en Terapia de Familia Sofía Peppino, en la mayoría de los casos las familias ensambladas presentan mayor funcionalidad que otras familias. Además, si llegan a tener dificultades, éstas suelen ser las mismas que existen en cualquier otro sistema familiar. 

Si bien existen algunas creencias y mitos en torno a las familias ensambladas, como que los sentimientos de pertenencia y los vínculos familiares son menos intensos. O, que los niños que no crecen teniendo contacto con sus progenitores, en el futuro van a presentar dificultades, entre otras. Para la Licenciada Peppino, las familias ensambladas han demostrado ser una forma de vivir en familia que permite el desarrollo pleno de todos sus miembros. 

“En la sociedad actual la mayor parte de las familias cae bajo esta clasificación. Tal vez, por ello, merece ser redefinida la concepción que se tiene de familia, dado que ya no resulta del todo oportuno hablar de la tríada papá – mamá – hijos como la constitución más frecuente. En la actualidad aparecen prácticas familiares muy diversas, y dichas prácticas no están asociadas necesariamente con patología o disfunción”, plantea la especialista en familias. 

Te puede interesar nuestro artículo sobre «Estilos de paternidades»

Familia ensamblada y la construcción de nuevos vínculos afectivos

Familia reconstituidaUna familia ensamblada no se construye a partir de la ruptura de otra, sino de la integración de dos familias en una nueva. De esta manera, surge una tipología familiar más compleja donde se producen cambios tanto para los niños como para los adultos.

Hay que tener en cuenta que cuando dos personas unen sus familias, al mismo tiempo están uniendo sus códigos, reglas, costumbres y creencias. Por esto, se deben aceptar y respetar los espacios y tiempos de cada uno de los miembros, y ser comprensivos frente a las dificultades que surjan.

Conseguir la integración familiar lleva tiempo e implica atravesar por una serie de etapas. Algunas familias las transitan sin mayores dificultades. En cambio, otras precisan de un apoyo y orientación para poder superarlas. 

Te puede interesar nuestro artículo sobre «Padres helicóptero»

Etapas de conformación de una familia reconstituida

La psicóloga Sofia Peppino señala que existen una serie de etapas que los miembros de una pareja marital atraviesan cuando, luego de una de ruptura, conforman una nueva familia. Estas etapas son: 

  • Etapa de pre – ruptura: Aquí la pareja comienza a evaluar la continuidad o no del matrimonio.
  • Ruptura: El momento de aceptar la inevitabilidad del divorcio y de arreglos legales.
  • Familia conviviente uniparental: Los hijos permanecen en el hogar de uno de los progenitores modificando por lo tanto la relación con el otro.
  • Cortejo o arreglo de pareja: Cuando aparece en uno de los miembros de la pareja la posibilidad de rematrimonio.
  • Re-Matrimonio propiamente dicho: Aparecen nuevas reglas y lealtades en la nueva familia constituida.
  • Familia reconstituida estabilizada: Cuando se ha logrado una estructura clara.

Te puede interesar nuestro artículo sobre «¿Cuál es el rol de los padres en la terapia infantil?»

¿Cómo introducir la nueva pareja en la familia?

Familia ensambladaLa relación que se establece entre la nueva pareja del padre y/o la madre es un punto importante en la fundación de la nueva familia. Asimismo, la convivencia o no con los hijos es un elemento distintivo ya que el nuevo miembro de la familia puede asumir un rol parental complementario al articular o coordinar con los roles de los padres. 

Según la Licenciada, la residencia alternada entre los domicilios de cada uno de los progenitores, le permitirá a los hijos experimentar un compromiso de cuidado y educación en ambos núcleos. 

De todas maneras, es recomendable planificar un acercamiento progresivo antes de iniciar la convivencia de la nueva pareja con los hijos de una relación anterior. Por esto, es recomendable: 

  • Ser sincero con los hijos. Hablar con ellos sobre lo que está sucediendo.
  • No presentar la nueva pareja como un amigo. Los hijos perciben todo lo que sucede a su alrededor.
  • Darles tiempo a los hijos y respetar sus sentimientos. No se los debe obligar a una cercanía que se construye con el tiempo y la confianza. Es recomendable no forzar las relaciones.
  • Realizar un acercamiento progresivo entre la nueva pareja y los hijos, cuando la relación ya es estable. Debe propiciar un tiempo para que la pareja actual y los niños se conozcan.
  • No se debe reaccionar de forma negativa ante los sentimientos de los hijos. Al contrario, se deben validar sus emociones. Si es necesario, buscar ayuda profesional para lograr un mejor ajuste ante la nueva situación familiar. 

Te puede interesar nuestro artículo sobre «Genogramas o árbol genealógico ¿qué son y para qué sirven?»

Los hijos ante el nuevo sistema familiar 

Cuando se atraviesa la conformación de una familia ensamblada, es importante darle tiempo y espacio a los hijos. Por esto, es necesario: 

  • Ofrecer espacios de comunicación. Que los niños y adolescentes se sientan escuchados. Permitirles que se expresen, acompañarlos y estar atentos a sus sentimientos y emociones. 
  • Los cambios deben ser paulatinos y se deben respetar los tiempos de cada integrante. 
  • Establecer las nuevas reglas y costumbres lentamente, no de manera brusca y repentina. 
  • Se debe entender y asumir que se está construyendo un nuevo tipo de familia y que se deben relacionar con respeto, igualdad y amor entre todos sus miembros. 

Las familias ensambladas y sus desafíos 

En el proceso de formación de una familia ensamblada, pueden surgir indefinición de roles, sentimientos de competencia, celos, de abandono. Los hijos también comienzan a transitar dos hogares con sus costumbres, creencias, hábitos de vida diferentes.

De esta manera, es importante que la nueva pareja respete al papá o la mamá biológico y reconozca esa función parental. Al mismo tiempo, se deben evitar comentarios negativos sobre el progenitor, y mantener un actitud amistosa para poco a poco lograr crear un vínculo de confianza con los hijos de la pareja. 

Asimismo, la profesional especialista en terapia familiar señala que a medida que se vayan estableciendo acuerdos explícitos basado en una negociación abierta se podrán ir clarificando los roles y consolidando la conformación de la familia ensamblada.