Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Mitomanía: Cuando mentir se vuelve patológico

Mitomanía

Mitomanía: Cuando mentir se vuelve patológico

mentira compulsivaLa mentira forma parte de nuestra vida cotidiana. Según un estudio de la Universidad de Virginia en Estados Unidos, la mayoría de las personas decimos dos mentiras al día. Mientras, que una investigación de la Universidad de Massachusetts señala que el 60% de las personas mentimos al menos una vez durante una conversación de diez minutos. A estas la llama “mentiras esporádicas”.

De todas maneras, en algunos casos la mentira se vuelve una necesidad, un hábito y termina por envolver todos los aspectos de la vida del sujeto. En estos casos, hablamos de mitomanía.

La persona mitómana miente de forma compulsiva e inventa relatos fantásticos, falsea su realidad con el fin de adquirir atención o admiración del resto. Pero, mentir compulsivamente no se trata de una enfermedad en sí misma, sino de un síntoma de diferentes patologías o trastornos de personalidad.

¿Cuáles son las causas de la mitomanía? ¿Tiene síntomas reconocibles? ¿Se puede tratar? Te lo contamos a continuación.

¿Qué caracteriza a un mitómano?

Una persona que miente compulsivamente lo hace como un medio de protección de una realidad que le resulta intolerable. Por lo general, se trata de personas que tienen una incapacidad para adaptarse al entorno y están insatisfechas con su autoimagen y consigo mismas.

De todas maneras, el mitómano se diferencia del psicótico porque mantiene un juicio de la realidad y es consciente que está mintiendo por más que se deje llevar por sus fantasías. Sus historias suenan creíbles y son un intento de llamar la atención y obtener reconocimiento y afecto por parte de los demás.

La mentira se convierte en su forma de relacionarse. Aunque, las narraciones por lo general suenan fantásticas, nunca llegan a ser imposibles o irrealizables, lo que hace difícil detectar a un mentiroso compulsivo.

¿Cuáles son los síntomas de la mentira compulsiva?

MitomaníaEl mitómano suele mentir sobre su vida, su trabajo, su edad y muchas cosas que no necesitan ser inventadas. Posee características que, si bien no son generalizables, pueden darse en muchos casos:

  • Baja autoestima e incapacidad de aceptarse así mismo y aceptar su vida tal como es.
  • Exagera y magnifica la realidad, haciéndola más atractiva e interesante.
  • Gesticula de manera exagerada mientras relata sus historias.
  • Búsqueda de aceptación constante.
  • Pocas habilidades sociales e incapacidad para adaptarse al entorno.
  • Estrés y miedo constante a ser descubierto.
  • Estados de ansiedad excesiva ante situaciones que le incomodan.
  • Miente con el fin de obtener algún provecho personal, ser aceptado y admirado por los demás.
  • Suelen ser manipuladores y convincentes. Sus relatos tienden a mostrar al mentiroso como el héroe o la víctima.

¿Cuáles son las posibles causas de la mitomanía?

Como planteamos al comienzo, la mentira patológica no es una enfermedad en sí, sino que es un síntoma que permite diagnosticar algún tipo de problema o trastorno presente en la persona.

Aún no se ha podido determinar una causa exacta que origina la mitomanía. De todas maneras, existen una serie de hipótesis sobre el origen del mentir compulsivamente:

  • La mitomanía puede ser un síntoma de un tipo de trastorno de personalidad, como puede ser el trastorno límite de la personalidad, trastorno antisocial de la personalidad, trastorno de la personalidad narcisista, trastorno bipolar, el síndrome de Münchhausen.
  • Hechos o circunstancias vividas que le hacen a la persona imposible vivir el presente. De esta manera, la mentira cumple un rol defensivo. Le permite negar una realidad intolerable y reemplazarla por otra mejor.
  • Otra hipótesis señalan que una posible causa puede deberse a un desequilibrio neuronal en la zona del lóbulo frontal, así como la presencia de mayor cantidad de materia blanca del cerebro. 

¿Existen tratamientos para la mentira patológica?

En la mayoría de los casos, las personas con mitomanía no suelen buscar ayuda terapéutica. Aunque, algunas veces acuden a consulta por otros motivos y se termina abordando la mentira compulsiva.

Cuando se inicia tratamiento, se requiere un compromiso y colaboración por parte de la persona.

Existen diferentes técnicas para tratar la mitomanía, entre ellas encontramos:

  • Terapia cognitivo-conductual: A través de una serie de ejercicios, la terapia cognitiva ayuda al sujeto a conocer el origen de su baja autoestima y de su malestar consigo mismo. Las actividades que se planten en el proceso terapéutico buscan reforzar los pensamientos positivos, la autoestima. Además, trabaja sobre su personalidad y autoconocimiento.
  • Entrenamiento en habilidades sociales y comunicativas:  Se busca que la persona pueda expresar sus deseos y necesidades. Al mismo tiempo, brindarle herramientas sociales y comunicativas para que desarrolle una comunicación asertiva con los demás. 

El tratamiento de la mitomanía es un trabajo a medio y largo plazo. Busca fortalecer la autoestima, mejorar las habilidades sociales y de resolución de problemas.