Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

¿Qué es una obsesión?

Qué es una obsesión

¿Qué es una obsesión?

La obsesión o pensamientos obsesivos se tratan de ideas, imágenes, impulsos asociados a algún suceso o situación que genera sentimientos de temor, ansiedad, angustia y estrés en la persona que lo padece.

Las ideas obsesivas suelen centrarse en un solo tema y se repiten continuamente. Algunas de sus expresiones son conductas obsesivas con el orden, la limpieza, la necesidad de lavarse continuamente las manos, acumular objetos innecesarios, entre otros.

Para que un pensamiento sea obsesivo debe aparecer de forma intrusiva y recurrente. Además, surgen de manera involuntaria y son incontrolables. Asimismo, le impide a la persona realizar sus actividades diarias. 

¿Se pueden gestionar los pensamientos obsesivos? ¿Cómo sé si estoy preocupado o tengo ideas obsesivas? A continuación te lo contamos. 

¿Cuál es la diferencia entre una obsesión y una preocupación?

No es lo mismo preocuparse que obsesionarse con algo. Si bien una preocupación puede llegar a convertirse en una obsesión, existen diferencias entre ellas. 

Es normal que una persona sienta preocupación ante una situación cotidiana donde exista una sensación de amenaza o de peligro. De todas maneras, la preocupación tiene una duración limitada en el tiempo y la persona es capaz de controlarla. Además, aunque puede generar malestar, un estado de preocupación no genera una angustia o estrés significativo. Tampoco llega a interponerse en las actividades diarias de la persona. 

Por el contrario, los pensamientos obsesivos se caracterizan por ser intensos, tienen mayor duración, frecuencia e intensidad que una preocupación. Asimismo, la persona no los puede controlar y le genera mucho malestar, ansiedad y angustia. De esta manera, puede llegar a interrumpir sus relaciones sociales, sus actividades de ocio, el desempeño en su trabajo, entre otros. 

¿Cuándo la obsesión se vuelve patológica?

Qué es una obsesiónEn algunos casos los pensamientos obsesivos causan malestar severo, le ocupan a la persona más de una hora por día, y terminan interfiriendo su rutina cotidiana. Además, están acompañados de actos compulsivos o conductas repetitivas que la persona realiza voluntariamente con el fin de calmar la angustia y malestar, reduciendo la ansiedad.

De esta manera, las obsesiones se pueden catalogar como patológicas. Y se convierten en un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC). Como consecuencia, cuando al sujeto se le manifiesta la idea obsesiva, aumenta su malestar y debe hacer algo para impedir que su temor se vuelva real. El alivio que se produce es temporario. Como consecuencia, quien sufre un TOC se ve envuelto en un círculo vicioso. 

¿Qué tipos de obsesiones existen?

TOC - Elementos ordenados por coloresLos tipos de obsesiones o TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo) son numerosos y variados. Entre los más comunes se encuentran:

  • Obsesión por el orden y la simetría: El sujeto tiene la necesidad de tener todo ordenado y correctamente alineado todo el tiempo. 
  • Lavarse las manos de forma compulsiva: La persona tiene un temor irracional a los gérmenes, a contagiarse de una enfermedad o contagiar a alguien. 
  • Ideas obsesivas respecto a la limpieza de cada espacio de la vivienda por miedo a contraer una enfermedad. 
  • Acumular o almacenar objetos por temor a tirar algo que se pueda necesitar en el futuro. De todas maneras los objetos no tienen utilidad alguna como ropa vieja, artefactos eléctricos rotos. 
  • Comprobación o verificación compulsiva: En estos casos la persona tiene la necesidad irracional de chequear de manera excesiva si cerró la puerta, si no dejó un electrodoméstico encendido, entre otros. El fin es evitar que ocurra una catástrofe. 
  • Contar: El sujeto manifiesta una obsesión con los números. Cuentan mentalmente mientras realizan sus actividades cotidianas, y buscan sentido a los números que los rodean. 
  • Ideas obsesivas de naturaleza sexual: En estos casos, la persona tiene pensamientos obsesivos respecto a causar daño sexual involuntario. Aunque también puede referirse a cuestionarse constantemente la propia sexualidad. Por ejemplo: el individuo tiene un temor irracional a la pedofilia, a sentirse atraído sexualmente por los niños o por miembros de su propia familia.

¿Cómo gestionar los pensamientos obsesivos?

Obsesiones y síntomasLa obsesión puede generar determinados síntomas como dificultad para concentrarse y memorizar, rumiación, rigidez de pensamiento, dolores de cabeza y migraña, insomnio, entre otros.

En el caso que los pensamientos obsesivos sean solo temporarios causados por una situación particular, puede resultar satisfactorios:  algunas técnicas de relajación, realizar ejercicio físico, dejar fluir estos pensamientos hasta disminuir su intensidad.

De lo contrario, si la obsesión llegó a niveles de interferir la vida cotidiana, se convierte en recurrente y forma parte de un diagnóstico de Trastorno Obsesivo Compulsivo, es necesaria la consulta con un profesional de la salud mental. 

La terapia de exposición es uno de los tratamientos psicoterapéuticos que tienen buenos resultados en el abordaje de TOC. En las distintas sesiones el psicólogo irá acercando al sujeto a aquello que teme o le obsesiona. Durante el proceso terapéutico la persona irá adquiriendo herramientas para controlar poco a poco sus ideas obsesivas. 

Aunque no existe una cura mágica para superar un TOC, y aprender a gestionar los pensamientos obsesivos no es nada fácil. Sí existen estrategias que ayudan a disminuir el efecto y la frecuencia de las ideas intrusivas. De esta manera, la persona puede reducir el malestar y la ansiedad, y retomar con sus actividades cotidianas.