Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

¿Qué es la obsesión amorosa?

Amor y obsesión

¿Qué es la obsesión amorosa?

“Sin ti no soy nada” o “mi vida sin ti no tiene sentido”, son algunas frases que caracterizan el síndrome de Anna Karenina, un personaje creado por León Tolstói en 1877. Una mujer casada, con un hijo, y de estatus social, que deja todo cuando conoce al conde Vronsky. Con él vive un amor intenso, apasionado y descontrolado que acaba de manera trágica.

Este síndrome trata de un modo de amar obsesivo que puede llevar a la pérdida de la integridad propia y a un desequilibrio emocional. Por lo general, cuando existe un tipo de trastorno afectivo compulsivo, se manifiesta una dependencia absoluta de la figura amada. Esto, acompañado de angustia, miedo a la infidelidad, celos, necesidad de poseer al otro.

El comportamiento afectivo obsesivo puede resultar perjudicial para la vida social y la salud emocional tanto de la persona obsesionada como de su pareja.

Pero ¿qué diferencia el amor de una obsesión? ¿Qué caracteriza a las personas que padecen obsesión amorosa? ¿Qué dice la ciencia respecto al amor obsesivo? Conocé más a continuación.

¿Qué diferencia el amor de la obsesión?

En algunos casos resulta habitual confundir amor con obsesión. Sin embargo, saber diferenciarlos puede ayudar a entablar vínculos saludables en el marco de una pareja, respetando la privacidad, la libertad personal y la forma de ser del otro. Entre las diferencias, encontramos:

  1. Cuando se experimenta amor por alguien se respeta sus espacios. No se plantea interferir en los quehaceres diarios de la pareja, tampoco tiene sentido vigilar sus movimientos. Por el contrario, si existe un tipo de obsesión aparecen los celos y se busca poner barreras a la libertad del otro miembro de la pareja.
  2. No se debe perder de vista que el otro es un ser humano y tiene derechos y libertades en su día a día. Como consecuencia, no se debe entender a la pareja como propiedad, ni deben existir imposiciones unilaterales ni cosificación (ser tratado como objeto).
  3. Cuando existe un comportamiento afectivo obsesivo existe la idea de que la relación es exclusiva, se crea una especie de burbuja emocional de la cual no se puede salir nunca. Por el contrario, cuando hay amor cada miembro de la pareja tiene una visión más sensata sobre la fidelidad. No se basa en una exclusividad por norma, sino en la honestidad y transparencia.
  4. Si la otra persona es percibida como algo sin lo cual es imposible vivir y no como algo que nos complementa se puede hablar también de una obsesión.

Amor obsesivo: ¿Qué dice la ciencia?

Amor y obsesiónLa principal característica del Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) es la presencia de pensamientos y acciones repetitivas e indeseables, que son difíciles de controlar. ¿Cuándo estamos enamorados pasa lo mismo?

Según la doctora Donatella Marazziti, profesora en psiquiatría de la Universidad de Pisa en Italia, existe una similitud entre el TOC y el enamoramiento.

Luego de comparar científicamente las reacciones de 20 personas en las primeras fases de enamoramiento con 20 personas con TOC, llegó a la conclusión que ambos grupos tenían niveles bajos de serotonina (un neurotransmisor que regula el estado de ánimo).

La antropóloga Helen Fisher en uno de sus estudios destacó que uno de los síntomas del amor romántico es pensar continuamente en el ser amado. En su libro “Por que amamos” plantea que algunos sujetos llegan a pensar hasta el 95% del día en la persona amada.

Las fases del amor sano según Helen Fisher

Para Fisher el amor se divide en tres fases, en función de las sustancias químicas cerebrales que se ven implicadas.

  • Primera fase: Cuando se conoce a alguien y existe una fuerte atracción física. Esta etapa está regulada por los estrógenos y andrógenos.
  • Segunda fase: Denominada amor romántico. Se produce un fuerte vínculo emocional, se piensa en la otra persona durante gran parte del día y aparece un fuerte deseo de estar a su lado. Lo curioso de esta fase es que guarda similitudes con las personas que padecen algún TOC o depresión, debido a que los niveles de serotonina son bajos.
  • Tercera fase: Los sentimientos son más realistas, aparecen poco a poco. Se logra establecer un compromiso y un vínculo afectivo y estable con el otro.

John Moore y las etapas del amor obsesivo

A diferencia de las etapas señaladas por Helen Fisher,  en su libro “Confusing Love with Obsession” John D. Moore, psicoterapeuta y profesor en la American Military University, plantea que el amor obsesivo tiene cuatro fases:

  1. Etapa de atracción: De forma repentina se produce una atracción por otra persona. Aparece un deseo inmediato de establecer una relación, sin tener en cuenta la personalidad del otro. Se llega a confundir atracción física con amor. Se cree que los sentimientos intensos son un indicador que están ante el amor de su vida.
  2. Fase ansiosa: En el caso que se logre establecer una relación aparece un deseo intenso de estar en contacto constante con el otro miembro de la pareja. Se hacen manifiesto celos, ansiedad, miedo al abandono e infidelidad. En esta fase las emociones suelen ser intensas y extremas, se viven momentos de alegría intensa a momentos de depresión, ira, miedos e inseguridades.
  3. Obsesión: En esta etapa existe una total pérdida de control. La persona que manifiesta la obsesión le es imposible dejar de pensar en su pareja, demanda atención constante, sus llamados y mensajes son frecuentes. También, pueden producirse acusaciones infundadas de infidelidad, como así también conductas obsesivas de seguir a la pareja hasta el trabajo, revisar sus mensajes y objetos personales. Por otro lado, el otro miembro de la pareja empieza a querer alejarse.
  4. Fase destructiva: La relación se termina destruyendo. La persona que padece la obsesión se deprime, aparecen sentimientos de culpa, pérdida de autoestima. Así como también odio hacia sí misma, o ira y deseos de venganza.

¿Cómo identificar una persona que sufre obsesión amorosa?

  • Las relaciones disfuncionales durante la infancia pueden impedir el aprendizaje de patrones sanos en las relaciones de adultos.
  •  Inestabilidad emocional. Sus emociones varían de extrema felicidad hasta miedo, ansiedad y otras emociones difíciles de controlar.
  • Deja de lado amistades y familiares. Todo gira alrededor del ser amado.
  • Manifiesta una dependencia emocional hacia la pareja. Aparecen sentimientos de posesión, miedo al rechazo o a ser abandonado.
  • En algunos casos el individuo puede presentar un trastorno límite de la personalidad.

¿Cuándo consultar con un psicólogo?

Si bien en las etapas iniciales de una relación puede existir un poco de obsesión amorosa, en algunos casos esta obsesión se vuelve tan intensa que la relación se puede convertir en dolorosa.

En primer lugar, se debe entender que el amor no es sinónimo de posesión. Si la posesión entra en escena es una señal de una conducta insana para la relación. 

En estos casos, es necesario enfrentar el problema y buscar ayuda profesional o consultar una terapia de pareja. Esto puede contribuir en la búsqueda de la raíz del problema e iniciar un camino de superación, trabajar la autoestima, la confianza en uno mismo. El fin es lograr mayor bienestar y confianza que favorezca un desarrollo emocional y personal. 

Fuentes: