Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Sonambulismo en niños: ¿qué es, qué hacer y causas?

niños sonambulos

Sonambulismo en niños: ¿qué es, qué hacer y causas?

Algo que nos llama la atención es el sonambulismo. Despierta curiosidad e inquietud por el comportamiento extraño que adoptan aquellos niños o adultos que lo sufren. ¿Por qué ciertas personas pueden levantarse de la cama y caminar? ¿Cómo pueden realizar diferentes tareas sin tener conciencia de ello? ¿Es peligroso despertarlas?

El sonambulismo es un trastorno del sueño cuyo comportamiento se caracteriza por una despertar parcial durante el sueño de onda lenta, una de las fases de sueño nocturno. La mayoría de los casos sucede durante los primeros años de vida y suele desaparecer al llegar a la pubertad.

De acuerdo a la investigadora Helen Stallman, la tasa de prevalencia actual de sonambulismo (algún episodio en los últimos 12 meses) fue mucho mayor en niños 5.0% que en adultos 1.5%. En este artículo explicaremos qué es el sonambulismo infantil y cuáles son sus síntomas, además de repasar sus causas y posibles tratamientos. 

Síntomas del sonambulismo infantil

Los síntomas de este trastorno son variados. Una niño que sufre de sonambulismo puede:

  • Levantarse de la cama y caminar
  • Tener la mirada perdida y los ojos vidriosos
  • Sentarse en la cama y mantener los ojos abiertos
  • No hablar ni responder a los llamados de terceros
  • Llevar a cabo actividades rutinarias durante el evento, como vestirse, hablar o comer
  • Dejar la habitación e incluso salir de la casa                  
  • Sufrir lesiones al golpear con objetos, caer por las escaleras o saltar por una ventana
  • Presentar dificultad para despertar durante un episodio 
  • Mostrarse confundida o desorientada temporalmente después de ser despertada
  • Actuar de manera violenta en la confusión posterior a su despertar. También puede comportarse así durante el episodio
  • No recordar el evento la mañana siguiente
  • Tener terrores nocturnos además de sonambulismo
  • Tener problemas para cumplir con tus tareas durante el día debido a las alteraciones del sueño
  • Tener conductas extrañas

El sonambulismo se produce generalmente por la noche. Suele darse entre una y dos horas después de conciliar el sueño. No es común que suceda durante una siesta. Los episodios pueden producirse con distinta frecuencia, y suelen durar varios minutos. Aunque también pueden ser más prolongados.

Te puede interesar nuestro artículo sobre «Parálisis del Sueño»

Causas

El sonambulismo se clasifica como una parasomnia, lo que corresponde a conductas o experiencias no deseada durante el sueño. Es tomado como un trastorno de vigilia, pues se produce durante el sueño o más específicamente durante la fase más profunda del sueño. La Asociación Estadounidense de Psiquiatría clasifica el sonambulismo como una enfermedad mental si, además de las características consideradas normales, los eventos causan angustia o interfiere seriamente en aspectos sociales, académicos u otros ámbitos.

Algunos factores que pueden contribuir al sonambulismo son:

  • Insomnio/falta de sueño
  • Estrés
  • Fiebre
  • Cambios en el horario para dormir, debido a la falta de rutinas.

El sonambulismo también puede ser causado por trastornos del sueño no diagnosticados que interfieren, tales como:

Existen además algunos factores de riesgo que pueden desencadenar sonambulismo infantil. Los principales son:

  • Genética. Los estudios sugieren que el sonambulismo puede tener origen hereditario. Si un progenitor sufre este trastorno, hay riesgo de que también lo sufras. Las probabilidades aumentan si ambos padres lo padecen.
  • Edad. Ya dijimos que el sonambulismo se presenta con mayor frecuencia en niños que en adultos. En la mayoría de los casos, desaparece alrededor de los 10 años. Esto se debe a que los niños permanecen en la etapa profunda del sueño más tiempo que los adultos. Cuando se da en la adultez está relacionado en general con enfermedades preexistentes. 

Te puede interesar nuestro artículo sobre «¿Qué son los Sueños lucidos?»

¿Qué hacer con un niño sonámbulo? Consejos prácticos

Cabe aclarar que el sonambulismo no es peligroso en sí mismo, son peligrosas las conductas que pueda realizar el niño en ese estado. Lo primero que debemos hacer es garantizar que el infante sonámbulo se encuentre en un lugar seguro. Nos referimos a un ambiente en que no pueda caer desde alturas (por ejemplo, evitar las ventanas abiertas y escaleras cercanas) y que no pueda herirse con objetos filosos o puntiagudos.

Cuando el niño está atravesando un episodio de sonambulismo hay que guiarlo con cuidado de vuelta a la cama. Podemos incluso intentar despertar con suavidad a la persona, de esta manera evitaríamos otro episodio en la misma noche.

Lo que no tenemos que hacer es gritarle o asustarlo. Esto se debe a que, al ser despertado con brusquedad, el sonámbulo puede atacar y dañar a otros o a sí mismo. Un despertar repentino podría provocar además episodios de ansiedad, al sentirse de pronto desorientado y aturdido.

Te puede interesar nuestro artículo sobre «¿Por qué soñamos pesadillas?»

Tratamientos

No existe cura para el sonambulismo infantil, pero es posible prevenir su aparición si seguimos algunas pautas:

Intentá que el niño duerma bien. No descansar lo suficiente puede provocar que la fase profunda del sueño sea aún más profunda, lo cual favorece el sonambulismo. A menudo alcanza con seguir unos buenos hábitos de sueño para controlar el problema. No te olvides: los niños deben dormir las 8 horas recomendadas y en horarios regulares.

Evitá actividades estimulantes. Por ejemplo actividades que involucren mucho el cuerpo o dibujos que lo estimulen mucho visualmente.

Adopta rutinas relajantes antes de llevarlo a dormir. Así podrá relajarse antes de dormir. Recuerda que los niños necesitan rutinas y horarios fijos.

No lo automediques con fármacos ni alimentos naturales para dormir. Estos pueden generar un efecto contrario y provocar más episodios de sonambulismo.

Controlá la fiebre, que también favorece este trastorno del sueño.

El sonambulismo no es un trastorno grave y es muy probables que con el tiempo y el desarrollo del niño se vaya pero deberías consultar a un especialista si se dan alguno de los siguientes casos:

  • También presentan otros síntomas.
  • Los espisodios de sonambulismo son frecuentes (varios episodios seguidos) o persistente.
  • Si alguna vez realizó actividades peligrosas (como maniobrar objetos filosos) mientras está sonámbulo.

En Psicólogos Córdoba contamos con una red de especialistas en psicología infantil, que podrán ayudarte con los problemas que tiene tu niño/a. Nuestros profesionales también podrán brindarte tratamiento y acompañamiento para combatir el sonambulismo infantil de forma presencial u online. No dudés en consultarnos.

Fuentes

Stallman, Helen M., Kohler, Mark (2016): “Prevalence of Sleepwalking: A Systematic Review and Meta-Analysis”; PLoS One. Versión online: (en inglés).

Arnulf, Isabelle; et al (2014): “A Scale for Assessing the Severity of Arousal Disorders”, Sleep Research Society. Versión online:  (en inglés).

Avidan AY(2017): “Non–rapid eye movement parasomnias: clinical spectrum, diagnostic features, and management”. Principles and Practice of Sleep Medicine.