Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

¿Qué es el Síndrome de las Piernas Inquietas?

Síndrome de las Piernas Inquietas - Hombre tirado en la cama

¿Qué es el Síndrome de las Piernas Inquietas?

Síndrome de las Piernas Inquietas - Hombre tirado en la camaEl Síndrome de las Piernas Inquietas, también conocido como “Enfermedad de Willis Ekbom” o simplemente “SPI”; es una condición de origen neurológico, que afecta al sistema nervioso y causa grandes molestias en las extremidades. Se la considera como uno de los trastornos de sueño más severos.

Esta condición puede definirse en base a cuatro criterios:

  • Una necesidad abrumadora de mover las piernas. En ocasiones, se puede extender a los pies, pantorrillas y muslos. Ocasionalmente, los brazos también son afectados.
  • Los síntomas aparecen y se agravan cuando las personas están en situaciones de inactividad (por ejemplo, sentadas o acostadas).
  • También, los síntomas aparecen o empeoran durante la tarde y noche.
  • Los síntomas desaparecen o mejoran con el movimiento o estiramiento de las extremidades.

La frecuencia del SPI varía de acuerdo a cada persona: mientras que algunas sólo presentan los síntomas ocasionalmente, otras los tienen a diario.

A su vez, los síntomas pueden variar de leves/moderados a severos. Para estos últimos, la condición puede llegar a ser muy angustiante, y terminar afectando su rutina diaria.

Algunas cifras…

En nuestro país no existen estadísticas oficiales referidas al Síndrome de las Piernas Inquietas.

En el resto del mundo, los números obtenidos en los estudios han variado considerablemente a lo largo de los años, debido a la dificultad para establecer criterios diagnósticos.

De todos modos, la mayoría de las investigaciones sitúan al SPI con una prevalencia de entre el 4 y 5% de la población mundial. Esto la hace más frecuente de lo que quizá podamos imaginar. En esta investigación podrás encontrar más detalles al respecto.

Por otra parte, un estudio llevado a cabo por el Doctor mexicano Rubén Santoyo Ayala establece que 6 de cada 10 personas con SPI son mujeres. De este mismo estudio se desprende que los síntomas pueden manifestarse a cualquier edad, aunque ocurre más en personas mayores de 60 años.

Otro dato de interés que aporta la investigación de Santoyo Ayala es que quienes padecen SPI tienen más del doble de posibilidades de tener hipertensión, y dos veces más riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, alteraciones digestivas, inmunológicas o metabólicas. Si bien la investigación no se encuentra disponible en línea, si fue reflejada en numerosos portales, tales como TN.

Te puede interesar nuestro artículo sobre «Parálisis del Sueño»

¿Cuáles son las causas del Síndrome de las Piernas Inquietas?

En la mayoría de los casos, no existe una causa evidente que origine el Síndrome. Para estos casos, el SPI recibe el nombre de “ideopático” o “primario”.

En este grupo se enmarcan aquellos casos que podrían ser genéticos. De hecho, algunas investigaciones han determinado que existen genes específicos relacionados con el SPI, y que puede presentarse en familias enteras. En estos casos, los síntomas suelen aparecer alrededor de los 40 años.

Dopamina

Existe evidencia que sugiere que el Síndrome de las Piernas Inquietas está relacionado con un problema en una parte del cerebro denominado “ganglio basal”.

El ganglio basal utiliza un químico (neurotransmisor) llamado “dopamina”, que ayuda a controlar el movimiento y la actividad muscular. Este químico actúa como un mensajero entre el cerebro y el sistema nervioso, y ayuda al cerebro a regular y coordinar los movimientos.

Si las células nerviosas se dañan, la cantidad de dopamina en el cerebro se reduce. Como consecuencia, aparecen los espasmos y movimientos involuntarios.

Los niveles de dopamina descienden naturalmente al final del día, lo que explica por qué los síntomas del SPI son incluso peores durante la tarde y noche.

Condición de salud subyacente

En algunos casos, el Síndrome de las Piernas Inquietas se origina por una condición subyacente de salud. Algunos ejemplos son la anemia por deficiencia de hierro, o la falla renal. En estos casos, el SPI se cataloga como “Síndrome secundario”.

También existe un vínculo entre el SPI y el insomnio durante el embarazo. De hecho, 1 de cada 5 mujeres pueden llegar a experimentar alguno de sus síntomas en los últimos 3 meses del embarazo. En la mayoría de los casos, las molestias desaparecen una vez que la mujer da a luz.

Disparadores

Existen una serie de disparadores que no originan el SPI, pero sí pueden empeorar sus síntomas. Esto incluye medicamentos como:

  • Antidepresivos.
  • Antipsicóticos.
  • Litio (usualmente utilizado para el tratamiento del Trastorno Bipolar).
  • Antihistamínicos.

Otros posibles disparadores son:

  • Exceso de tabaco, cafeína o alcohol.
  • Obesidad y sobrepeso.
  • Estrés.
  • Falta de ejercicio.

Te puede interesar nuestro artículo sobre «Insomnio ¿Qué es y causas?»

¿Cuáles son los síntomas del Síndrome de las Piernas Inquietas?

Tal como explicamos en un comienzo, el SPI causa típicamente una necesidad abrumadora de mover las piernas, y una sensación muy incómoda en ellas.

Quienes presentan estas molestias la describen como:

  • Hormigueo, ardor, picazón o palpitaciones
  • Una sensación «escalofriante».
  • Sentir como si en los vasos sanguíneos estuviese circulando “agua con gas”.
  • Una dolorosa sensación de calambres en las piernas, especialmente en las pantorrilla.

También, más del 80% de las personas que poseen PSI, presentan un síntoma llamado “Movimiento Periódico en las Extremidades”. Éste se manifiesta mediante movimientos involuntarios, principalmente a la noche (mientras la persona descansa).

Los movimientos son cortos y repetitivos, y generalmente ocurren cada 20 o 40 segundos.  

Te puede interesar nuestro artículo sobre «Sueños Lucidos»

Tratamiento de Síndrome de las Piernas Inquietas

El SPI moderado que no se encuentra vinculado a una enfermedad subyacente, puede ser manejado con simples cambios en el estilo de vida. En cambio, si los síntomas son más severos, puede ser necesaria la incorporación de cierta medicación (analgésicos, calmantes, etc.). Por último, cuando el SPI es ocasionado por una enfermedad subyacente, generalmente se cura al tratar esa condición primaria.

Cambios en el estilo de vida Hay numerosos detalles de la vida cotidiana que pueden modificarse para aliviar los síntomas de este Síndrome. Alguno de ellos son:

  • Síndrome de las Piernas Inquietas - Mujer haciendo ejercicioEvitar estimulantes durante la noche (cafeína, tabaco, alcohol).
  • Dejar de fumar.
  • Ejercicio físico diario.
  • Mejorar los hábitos de sueño. Por ejemplo, irse a dormir y despertarse a la misma hora todos los días, evitar las siestas, o tomarse tiempo para relajarse antes de dormir.
  • Si crees que cierto medicamento está causando ese síntoma, es importante que consultes con tu médico de cabecera. Su reemplazo o eliminación podrían hacer desaparecer el SPI.

Por otra parte, durante un episodio de SPI, pueden tomarse ciertas medidas para aliviar los síntomas:

  • Masajear las piernas.
  • Tomar un baño.
  • Aplicar compresas frías o calientes en los músculos de las piernas.
  • Hacer actividades que distraigan la mente, por ejemplo leer o mirar televisión.
  • Hacer ejercicios de relajación, como yoga.
  • Caminar y estirarse.

Te puede interesar nuestro artículo sobre «¿Por qué soñamos pesadillas?«

Tratamiento psicológico

Tal como mencionamos en párrafos anteriores, el estrés es en ocasiones un disparador del Síndrome de Piernas Inquietas. En estos casos, la solución puede encontrarse en terapia.

En Psicólogos Córdoba, contamos con profesionales especializados y capacitados en tratamientos para el estrés. Nuestro objetivo es brindar herramientas que permitan comprender el porqué de esta condición, así como afrontar las situaciones que la activan.