Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Talasofobia: ¿Cómo superar el miedo al mar?

Talasofobia: ¿Cómo superar el miedo al mar?

Muchas personas sienten un miedo intenso al mar. Experimentan temor y sensación de peligro al desconocer la inmensidad de la masa de agua y lo que pueda existir en su profundidad. Se les hace imposible acercarse a la playa, navegar en barco, o sumergirse por temor a no volver a la orilla. 

Este miedo intenso a las grandes masas de agua como el mar o el océano se llama talasofobia. Se trata un tipo de fobia específica que puede desencadenar episodios de ansiedad, pensamientos irracionales, ataques de pánico, entre otros. 

Los sujetos pueden experimentar estas emociones estando expuestos de manera real o imaginada a la situación que les produce la fobia. Por ejemplo, en algunos casos extremos simplemente con estar mirando un video donde aparece una gran masa de agua, la persona puede experimentar una sensación de terror. 

De todas maneras el miedo al mar puede superarse. Te invitamos a conocer las posibles causas, síntomas y cómo superar la fobia a grandes masas de agua. 

¿Cuáles son los síntomas de la talasofobia?

Los síntomas más comunes de la talasofobia son los siguientes: 

  • Taquicardia
  • Tensión muscular
  • Sudores, temblores, sequedad bucal, mareos, náuseas 
  • Estrés 
  • Pensamientos catastróficos y gran sensación de peligro 
  • Pérdida de control sobre los propios movimientos 
  • Ansiedad (cuando la persona se encuentra cerca de aguas profundas o no. Simplemente con pensar o ver una imagen del océano pueden aparecer síntomas de la ansiedad)
  • Dificultad para pensar con claridad
  • Ataques de pánico 
  • Evitación (la persona intenta evitar cualquier contacto con una gran masa de agua. Si vive en una zona costera su día a día puede verse afectado) 

¿Cuáles son las causas de la fobia al mar?

Fobia al marNo existe una causa clara que desencadene el miedo al mar. Al contrario, la talasofobia se puede deber a múltiples factores. 

En primer lugar, existe la posibilidad de que la persona haya vivido una mala experiencia o un evento traumático durante su infancia o en otra etapa de su vida. Por ejemplo: un ahogamiento, atragantamiento, haber sido arrastrado por la marea, naufragios, accidentes acuáticos, maremotos, alguna pérdida de un ser querido relacionada con el mar, entre otros. 

Por otra parte, algunos sujetos tienen una predisposición genética a reaccionar con ansiedad ante situaciones en la que siente que va a haber una pérdida de control. 

También, la talasofobia se puede desarrollar luego de presenciar una situación donde otra persona se encontraba en peligro dentro del mar. 

¿Qué diferencia la talasofobia de la hidrofobia y batofobia?

Hay dos fobias que se asemejan a la talasofobia: la batofobia (miedo a las profundidades) y la hidrofobia (miedo al agua). Si bien tienen síntomas similares, presentan matices que las diferencian: 

  • Hidrofobia / acuafobia: El objeto del miedo es el agua en sí. La persona manifiesta un temor irracional al contacto con el agua. Por ejemplo, tiene miedo de acercarse a lagos, charcos, fuentes, bañarse. 
  • Batofobia: El sujeto experimenta un miedo extremo a las profundidades. Se manifiesta una reacción de ansiedad y angustia cuando no se puede ver el fondo. Esta fobia puede experimentarse no solo en el mar, sino en otros lugares como en un túnel oscuro. Al contrario, en la talasofobia, el miedo es ante la presencia real o imaginaria de grandes masas de agua en sí mismas, independientemente de la profundidad que tengan. 

¿Se puede superar el miedo al mar y el océano?

Distintas terapias y técnicas pueden ayudar a las personas que padecen talasofobia a disminuir su miedo y niveles de ansiedad. Existen diferentes procesos terapéuticos de acuerdo a las necesidades de cada paciente, por ejemplo: 

Técnicas de relajación y respiración: meditar, conectarse con uno mismo, aprender ejercicios de respiración, ayudan a lidiar con la ansiedad y los pensamientos negativos. 

El Mindfulness, por ejemplo, ayuda a las personas a gestionar sus emociones y pensamientos automáticos, propiciando un mayor nivel de bienestar. 

Terapia de exposición: En la terapia de exposición el sujeto se enfrenta a la situación temida, con el objetivo de que el paciente pueda confrontar y manejar sus miedos. Esta exposición se realiza de manera gradual, con la supervisión directa del psicólogo, y luego de haber fijado una serie de objetivos. El fin es que la persona pueda ir reduciendo los niveles de ansiedad y la evitación a la situación que genera la fobia. 

La exposición puede ser simbólica (imaginación), vivencial (enfrentarse de forma real con el objetivo fóbico), a través de realidad virtual.  

En la mayoría de los casos, la talasofobia tiende a disminuir. En el proceso terapéutico el sujeto logra manejar los niveles de ansiedad causados por el miedo al mar, y el estímulo fóbico deja de ser significativo.