Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Alucinaciones: ¿Qué son y porqué se producen?

Alucinaciones

Alucinaciones: ¿Qué son y porqué se producen?

AlucinacionesUna alucinación es una percepción sensorial de un sonido, un olor, una visión que la persona vive como real, aunque no se corresponde con ningún estímulo físico externo. De todas maneras, en algunos casos el sujeto está convencido de la realidad de dicha percepción.  

El psiquiatra Jean Étienne Dominique Esquirol fue el primero en utilizar el término en 1830, al cual definió como una percepción sin objeto.

Las causas de las alucinaciones pueden ser desde una enfermedad, hasta abusos de sustancias, estrés, entre otros. Las alucinaciones más comunes son del tipo visual y auditivas, aunque se pueden experimentar con todos los sentidos. Por ejemplo, los individuos pueden tener sensaciones corporales, escuchar sonidos como pasos, voces, puertas que se abren, ver seres u objetos que no existen. Todo esto vivido como una falsa percepción de la realidad. 

A continuación, te invitamos a conocer los diferentes tipos de alucinaciones y sus causas. ¿Cuándo es necesario contactar a un profesional? Seguí leyendo.

¿Por qué se produce una alucinación?

No necesariamente debe existir un trastorno mental para que se produzcan alucinaciones que no se condicen con la realidad exterior. De todas maneras, algunas veces alucinar puede ser normal y esperable. Por ejemplo, puede ser parte del proceso de duelo escuchar la voz y/o creer ver o sentir a un ser querido fallecido recientemente.

Las falsas percepciones de lo real se pueden desencadenar debido a: 

  • El consumo de drogas y sustancias. También pueden ser producto de algunos medicamentos. 
  • Presencia de tumores cerebrales.
  • Epilepsia. 
  • Fiebre alta, más que nada en niños y adultos mayores.
  • Situaciones de ansiedad y estrés.
  • Depresión.
  • Trastornos de sueño
  • Aislamiento prolongado o, por el contrario, exceso de estimulación.

¿Existen enfermedades que producen alucinaciones?

Alucinación y enfermedadesLas alucinaciones también son indicadores de la presencia de determinados trastornos mentales, tales como: 

  • Esquizofrenia: Las alucinaciones son uno de los síntomas de la esquizofrenia, a la par de la presencia de delirios, deterioro cognitivo y conducta psicomotora anómala, entre otros. La persona que presenta esquizofrenia vive estas alucinaciones como reales, aunque se trate de percepciones sin conexión con el mundo exterior. 
  • Trastornos depresivos con características psicóticas: En estos casos las personas manifiestan alucinaciones congruentes con su estado de ánimo, tales como incapacidad personal, culpa, castigo merecido, enfermedad, entre otros. 
  • Trastorno bipolar (maníaco-depresivo): Durante los episodios maníacos (euforia) del trastorno bipolar la persona puede tener alucinaciones relacionadas con la grandeza, la invulnerabilidad. Aunque también puede incluir la paranoia, sospechar de los demás. 

Asimismo, otras enfermedades como la demencia, el Alzheimer, e incluso el Parkinson también pueden causar alucinaciones. Asimismo, ciertas lesiones cerebrales en el lóbulo frontal o en el hipocampo pueden llevar a la persona a percibir los objetos más pequeños, cambios en la imagen corporal, tener alucinaciones del tipo olfativas, gustativas y visuales.

¿Cuáles son los tipos de alucinaciones?

Alucinación visualLas alucinaciones se pueden clasificar según el tipo de modalidad sensorial en la que aparecen: 

Alucinaciones auditivas:  

Son las más frecuentes. Comprenden estímulos de silbido, golpes, voces. En muchos casos la persona es capaz de precisar el lugar físico desde donde se les habla. Puede tratarse de sujetos ficticios o de personajes históricos. Alguna veces, este tipo de alucinaciones suelen ser imperativas, cuando el sujeto escucha voces que le ordenan hacer o dejar de hacer algo. Son características en los trastornos del tipo esquizofrénico. 

Alucinaciones visuales:

La persona percibe visiones como destellos, luces, apariciones, seres animados que no existen en la realidad. Son las más frecuentes después de las auditivas. Se dan en estados de obnubilación de conciencia. Este tipo de alucinaciones son frecuentes en determinados trastornos mentales, en casos de consumo de sustancias, traumatismo. 

Alucinaciones táctiles o hápticas:

Se producen cuando la persona tiene sensaciones de temperatura, hormigueos, pinchazos, dolores. Todo lo percibe a través de la piel. Es común este tipo de alucinación en sujetos adictos a sustancias adictivas que están pasando por un periodo de abstinencia. 

Dentro de las alucinaciones tácticas se encuentran dos subtipos: las somáticas, que refieren a sensaciones percibidas sobre los propios órganos, por lo general relacionadas con procesos delirantes extraños. 

Por otro lado, las cinestésicas, que hacen referencia a movimientos del propio cuerpo pero que no son producidos en la realidad, por ejemplo la sensación de temblores, que se mueve el piso, o de hundirse en el suelo, entre otros. 

Alucinaciones olfativas y gustativas:

Las alucinaciones del gusto y del olfato no son tan frecuentes y se relacionan en la mayoría de los casos con el consumo de drogas u otras sustancias. También, con trastornos neurológicos como la epilepsia, tumores o en personas con esquizofrenia que manifiestan delirios de envenenamiento. 

Las alucinaciones también se pueden diferenciar por el modo en que aparecen. Por ejemplo, las alucinaciones negativas hacen referencia a algo que la persona cree ver y que en realidad existe pero que no está presente en ese momento y lugar. O las alucinaciones hipnagógicas que se producen en la transición entre la vigilia y el sueño, estas pueden ser auditivas, visual o táctiles, y no se guarda recuerdo de esta alucinación al despertar. Asimismo, las alucinaciones del tipo funcional, cuando una alucinación está acompañada de una percepción real, por ejemplo la persona oye el ruido de un auto y al mismo tiempo percibe el sonido del noticiero. 

¿Cuándo contactar a un profesional?

Todas las personas pueden llegar a alucinar, como escuchar la voz de alguien conocido, creer ver a un auto moverse sin personas dentro o sentir la presencia de un ser querido recientemente fallecido. 

De todas maneras, si las alucinaciones ocurren de manera aislada y dan lugar a la duda como “me pareció oír una voz o me pareció ver el auto moviéndose”, están dentro de lo esperado. 

Sin embargo, si las falsas percepciones se vuelven recurrentes, comienzan a ser prolongadas en el tiempo, y ya no existe el criterio de duda, pueden ser signo de algún tipo de psicosis. En la mayoría de los casos, la persona ya da como cierto eso que percibe. Esto puede comenzar a afectar su vida cotidiana. Lo que hace necesario contactar a un profesional de la salud mental. 

Durante la consulta se realizará un examen físico, se indagará acerca de las alucinaciones, cuándo ocurrió por primera vez, hace cuánto tiempo ocurren, en qué momentos, si se consume algún tipo de medicamento o sustancia, y qué se siente cuando aparece la alucinación (agitación, dolor de cabeza, etc.). También se buscará conocer si la persona vivenció algún evento traumático que puede haber desencadenado las alucinaciones

El objetivo del diagnóstico es determinar la causa principal de la alucinación para realizar un tratamiento adecuado al caso.