Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

Grooming: Cómo prevenir el acoso en Internet

Grooming argentina

Grooming: Cómo prevenir el acoso en Internet

No hay dudas que internet y las nuevas tecnologías generan una gran cantidad de beneficios. Pero, también pueden usarse como una herramienta para cometer delitos. Uno de los más conocidos es el grooming. 

El grooming es una acción deliberada de un adulto que busca engañar y acosar sexualmente a menores de edad a través de la web. Por medio de un perfil falso, busca afianzar una relación de confianza con el niño o adolescente con el fin de obtener material pornográfico o abusar sexualmente del menor. De esta manera, hace uso de diferentes medios digitales, ya sea de redes sociales, páginas web, aplicaciones móviles como whatsapp, e incluso videollamadas. 

Según una encuesta realizada por Argentina Cibersegura, el 60% de los chicos respondió haber recibido una solicitud de contacto por parte de desconocidos, y 1 de cada 3 menores de edad manifestó haber vivido una situación incómoda en internet. Por otra parte, según un relevamiento realizada por  la organización Grooming Argentina 7 de cada 10 argentinos no sabe qué es el grooming. 

En el siguiente artículo te contamos las fases del grooming y de qué manera los adultos pueden ayudar en la prevención. ¿Cómo se puede detectar si un menor está siendo víctima de acoso en internet? ¿Cómo actuar ante un hecho de grooming? Te invitamos a seguir leyendo. 

¿Cómo actúa el acosador en internet?

Grooming infantilEl adulto acosador o “groomer” falsifica su identidad en internet haciéndose pasar por un menor edad. Así, mediante un perfil falso logra entablar una relación con niños y adolescentes con el fin de entablar lazos emocionales. 

Como consecuencia, algunas de las fases del grooming son: 

  • El acosador se aprovecha y hace uso de toda la información que los chicos comparten en sus redes sociales, ya sean gustos y preferencias. Con esa información buscan afianzar la confianza con los menores. 
  • Busca generar una amistad con la víctima y hace uso del tiempo para fortalecer el vínculo. El acosador le dará consejos al menor, se interesará por sus problemas y se va a comportar como un amigo incondicional.
  • El engaño puede durar desde semanas hasta meses. El tiempo varía según la víctima y la velocidad con que se gane la confianza o no del menor. En mayor o menor tiempo el niño o adolescente dejará de creer que conversa con un extraño en internet, sino que pasa a considerar al acosador como un amigo. Así, comienzan a generarse confesiones más íntimas y personales. 
  • El objetivo final del acosador es la obtención de fotografías y/o grabaciones de contenido sexual por parte del menor. En algunos casos, el adulto busca un encuentro físico haciendo uso de la confianza generada o amenazando con difundir las imágenes obtenidas. 

¿Cómo saber si un niño está siendo víctima de grooming?

Por lo general, los niños, niñas y adolescentes que están siendo víctimas de grooming no informan a sus padres, tutores o docentes de la situación. Por ende, es importante estar atentos a cambios significativos en el comportamiento del menor. Estos cambios pueden ser: 

  • Retraimiento social. Se altera su forma de relacionarse con sus compañeros y amigos. También se modifican sus hábitos cotidianos. 
  • Manifiesta síntomas físicos y/o psicosomáticos como dolores de cabeza, ansiedad, lesiones físicas sin justificar o diarreas frecuentes, entre otros. 
  • Se muestra muy reservado y procura ocultarse cuando se conecta con cualquier dispositivo conectado a internet. Algunas veces puede llegar a sobresaltarse o apagar el dispositivo si alguien entra de repente a la habitación. 
  • El niño u adolescente manifiesta cambios en el rendimiento escolar, así como también mostrarse apático, triste o presentar explosiones de ira y rabia. 
  • En algunas ocasiones puede tener miedo al salir de casa. 

Como padres, ¿cómo ayudar a prevenir?

La organización Argentina Cibersegura recomienda algunas formas de prevención del grooming. Entre ellas señala: 

  • Generar espacios de diálogos y escucha. De esta manera, fortalecer un vínculo de confianza que les permita a los menores hablar de temas que les preocupan. 
  • Como adultos, poder enseñarles y brindarles información sobre un uso responsable de las redes sociales e internet. Explicarles la importancia de la intimidad y qué contenidos no deben compartirse nunca aunque otra persona se los requiera. 
  • Concientizar a los menores para que puedan identificar cuando están en una situación de grooming y ciberacoso sexual,  y puedan solicitar ayuda. 
  • Configurar juntos opciones de privacidad en las redes sociales. De esta manera, determinan qué información será accesible para terceros. A su vez, intentar evitar el uso de datos personales. 
  • Presta atención a los cambios de humor o de conducta que pueda manifestar el menor tales como ansiedad, temor, aislamiento. 

¿Qué hacer ante un hecho de grooming?

Si el grooming llegó a concretarse, desde el sitio web del Gobierno Argentino aconsejan hablar con el menor y acompañarlo en el proceso sin culparlo ni cuestionarlo. 

Al mismo tiempo, se debe realizar la denuncia en la comisaría más cercana o en una fiscalía. En Argentina el grooming es considerado delito y tiene una pena de 6 meses a 4 años de prisión. 

Es importante no borrar ni modificar ningún contenido del celular o de la computadora ya que pueden servir como evidencias del hecho. Estos son: videos, fotos, chats, datos de contacto. 

Como adultos, se debe tener presente que los chicos no tienen que ser castigados. Al contrario, merecen contención. De la misma manera, dependiendo del grado de gravedad de la situación, el menor puede llegar a necesitar atención médica o psicológica. 

El apoyo psicológico en casos de grooming

Grooming argentinaLas consecuencias del grooming pueden ser distintas de una persona a otra. Todo va a depender de la relación que se entabló entre el acosador y la víctima, el tiempo de duración, siendo más grave cuando se logró concretar un encuentro entre ambos, pudiendo haberse consumado el abuso sexual al menor.  

Algunos de los daños psicólogos y físicos ocasionados por el grooming pueden ser: 

Los objetivos terapéuticos son variados y dependen de cada caso en particular. En general, se intenta que el acontecimiento no se convierta en un hecho traumático para el niño o adolescente. Asimismo, que no deje secuelas a nivel psicológico. Además, se intenta brindar al menor herramientas y habilidades para que no vuelva a pasar por una situación similar y pueda pedir ayuda  tiempo. 

Dicho abordaje terapéutico también debe incluir a los padres y familiares del niño. El objetivo es que estos puedan no solo apoyar al menor sino también lograr regular sus propias emociones. 

En la mayoría de los casos, los padres tienen la demanda de saber si el acto sexual fue consumado o no. Si bien el hecho de consumar el acto implica una mayor carga tanto a nivel psicológico como legal, ya que convierte al niño o adolescente en una víctima y el hecho en un acto criminal que tiene no solo consecuencias legales sino también una carga emocional para la víctima y su entorno. No es necesario que se llegue a consumar el abuso sexual para pedir ayuda psicológica o legal. El solo hecho de que el menor haya sido engañado y el victimario tenía la intención de cometer un acto de grooming, es suficiente para pedir ayuda y tomar medidas al respecto.