Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

¿Cuáles son los trastornos más comunes en niños y adolescentes?

¿Cuáles son los trastornos más comunes en niños y adolescentes?

Trastornos comunes en niños y adolescentes Según datos de la Organización Mundial de la Salud, se calcula que aproximadamente el 20% de los niños y adolescentes en el mundo padecen alguna psicopatología. Además, se agrega que alrededor de la mitad de los trastornos se manifiestan antes de los 14 años de edad.

En la niñez no se puede afirmar que hay una variable única que aparezca como causa de un tipo de trastorno. En el caso de los niños, existen diversas señales a las que se debe prestar atención y no pasar por alto si se quiere consultar a un psicólogo infantil.

Tanto en la infancia como en la adolescencia se entiende que el comportamiento está multideterminado por factores causales. Estos factores pueden ser biológicos, genéticos, interpersonales y ambientales. Además de un procesamiento individual de la información, que presenta una incidencia sobre las manifestaciones emocionales y conductuales.   

A continuación, te invitamos a conocer cuáles son las patologías más frecuentes según las etapas de desarrollo en niños y adolescentes.

Las Etapas del desarrollo y los Trastornos más frecuentes

4 – 5 años
  • Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)
  • Trastorno del desarrollo
  • Fobias
5 – 10  años
  • Depresión
  • Trastorno de ansiedad
  • Fobias
  • Trastorno obsesivo compulsivo (varones, entre los 7 y 11 años)
10 – 13  años
  • Trastorno disocial
  • Trastorno de la conducta alimentaria
13 – 20 años
  • Trastorno obsesivo compulsivo (mujeres)
  • Fobia social
  • Trastorno bipolar

¿En qué consiste cada trastorno?

Estos trastornos se presentan de manera diferente en cada etapa. Por ejemplo, a los 5 o 6 años la ansiedad tiene una presentación más bien fisiológica, conductual, mediante rabietas, llanto, oposición.

Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

Se trata de un trastorno de carácter neurobiológico originado en la infancia que implica un patrón de déficit de atención, hiperactividad y/o impulsividad.

La inatención o el déficit de atención se presentan en forma de descuidos, olvidos, hacer las cosas a la mitad porque se acordaron de otra, errores, dejar la puerta abierta, entre otras.

La hiperactividad se da sobre todo cuando se es más pequeño. Puede observarse en el niño que habla en exceso, hace mucho ruido con las cosas, se levanta reiteradas veces de la silla. Es como si siempre estuviera en movimiento.

La impulsividad tiene que ver con precipitar la respuesta antes de que se termine de hacer la pregunta.    

Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD)

Trastorno Generalizado del Desarrollo Se caracteriza por una perturbación en varias áreas del desarrollo:

  • habilidades para la interacción social
  • habilidades para la comunicación o la presencia de comportamientos
  • intereses y actividades estereotipados

Las alteraciones que definen estos trastornos son impropias del nivel de desarrollo o de la edad mental del  niño. Éste trastorno abarca los llamados: trastorno autista, trastorno de Rett, trastorno desintegrativo infantil, trastorno de Asperger y trastorno generalizado del desarrollo no especificado.   

Estas psicopatologías pueden observarse en los primeros años de vida del sujeto. El niño tiene un desarrollo normal, una evolución del crecimiento esperable (balbuceo, se sienta a la edad esperable, entre otros) hasta que, casi repentinamente, deja de balbucear, de mirar, de sentarse, muestra una regresión.

Fobias

La fobia es uno de los trastornos psicológicos más comunes que afectan a los niños y adolescentes. Se caracteriza por un temor excesivo, ansiedad elevada y evitación o malestar extremo cuando se enfrenta con la situación o el objeto fóbico. Cabe diferenciar las fobias de los miedos transitorios normales de la etapa.

Existen distintos tipos, como las fobias a los animales, fobias ambientales (altura, oscuridad, agua, tormentas), fobias situacionales (viaje en avión, auto), fobias a la sangre-inyecciones y otros (ruidos, personajes, visitar al dentista). Las dos primeras son las más comunes en los niños.  

Por otra parte, la fobia social o ansiedad social se caracteriza por un miedo marcado y persistente a situaciones sociales de exposición que puedan generar vergüenza, ya que se sienten evaluados. Los niños parecen tímidos y retraídos ante situaciones sociales con pares y adultos. Generalmente evitan situaciones sociales o de exposición.

Depresión

Depresión en niños Se considera que un niño padece de depresión cuando están presentes al menos cinco de los siguientes síntomas, durante un período de dos o más semanas:

  1. Estado de ánimo depresivo o irritable
  2. Disminución del interés o pérdida del placer en la mayoría de las actividades
  3. Alteraciones del sueño, alteración en el peso o en el apetito y falla en la ganancia de peso
  4. Disminución en la concentración o indecisión
  5. Ideación suicida o muerte
  6. Agitación psicomotora o retardo
  7. Fatiga o pérdida de energía
  8. Sentimientos de desesperanza o culpabilidad inapropiada

Los niños de 8 años o menores, expresan los síntomas de una forma no verbal. Es decir, lo hacen frecuentemente de una manera somática. Esto se expresa en dolores de cabeza, dolores de estómago, o con una simple expresión de “no sentirse bien”. Otras veces, la depresión se manifiesta como problemas de comportamiento, desinterés en los juegos con los amigos, etc.

En niños mayores, de 9 a 12 años, la depresión se expresa en actitudes como el querer huir de la casa, problemas de baja autoestima, desesperanza o deseo de morirse.

Más adelante, entre los 12 y 17 años, se manifiesta más como alteraciones en el apetito y en el sueño, desilusión, ideación suicida, y rebeldía.

Actualmente, un factor a tener en cuenta, entre otros, es el abuso de sustancias ilícitas. Esto, en nuestra sociedad se encuentra ocupando un puesto de gran importancia.

Ansiedad

La ansiedad que se presenta en la infancia produce tal preocupación en el niño que interfiere en su vida cotidiana.

Mencionaremos dos trastornos de ansiedad:

  1. Ansiedad por separación (TAS): Tiene que ver con la presencia de ansiedad inapropiada en el niño frente a la separación del hogar o del cuidador. Puede exhibir síntomas somáticos (dolores de cabeza), miedo a que le pase algo a su cuidador, miedo a quedarse solos o ser secuestrados, tienden a evitar quedarse solos.  
  2. Ansiedad generalizada (TAG): Se caracteriza por una ansiedad y preocupación excesiva y recurrente con respecto a distintos temas cotidianos, varios eventos y actividades. Los niños tienen dificultades para controlar sus preocupaciones y éstas están acompañadas de síntomas físicos como cansancio o inquietud.

Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

El Trastorno Obsesivo Compulsivo se manifiesta a través de obsesiones y compulsiones de carácter repetitivo que causan un marcado distrés, interfiriendo con la vida cotidiana.

Las obsesiones aparecen en forma de pensamientos, imágenes de manera intrusiva, acompañadas de ansiedad, malestar, por lo que la persona intenta suprimirlas mediante algún ritual. La finalidad del ritual o las compulsiones es aliviar los temores expresados por la obsesión.

En los más pequeños, los síntomas deben generar malestar clínicamente significativo, interferir con la rutina del niño (actividades escolares, sociales).    

Trastorno Disocial

Se encuentra dentro de los trastornos externalizadores de la conducta. Este trastorno tiene que ver con un conjunto de patrones de conductas antisociales manifestados por los niños o adolescentes. Estos provocan  un deterioro significativo en el funcionamiento cotidiano en casa y en la escuela. O bien, las conductas se consideran inmanejables por una persona cercana al niño.

Estas conductas se categorizan como: agresión hacia las personas o animales, destrucción de la propiedad, engaño o robo y violaciones serias de las reglas.  

Trastorno de la Conducta Alimentaria

El Trastorno de la Conducta Alimentaria se presenta cuando la actitud hacia la comida y el peso se transforman en aquello que rige la conducta.

Más allá de los múltiples problemas que pueden aparecer en relación a este trastorno, nos detendremos en tres que se dan en la infancia: pica, trastorno de rumiación y trastorno de la ingestión.

  1. Pica: Se caracteriza por comer habitualmente sustancias que suelen considerarse no comestibles, tales como pintura, tierra, papeles, telas, pelos, insectos, piedras, etc.
  2. Trastorno de rumiación: Es la regurgitación o nueva masticación voluntaria de alimentos, del estómago a la boca, masticando la comida de nuevo y volviéndola a tragar, que lleva a cabo un niño tras un período de funcionamiento normal (sin existencia de causa orgánica) y que dura por lo menos un mes.  
  3. Trastorno de la ingestión: se agrupa una serie de perturbaciones alimenticias tales como los problemas de conducta a la hora de las comidas, negación a tomar múltiples alimentos, demora en masticar o tragar, hábitos dietéticos inadecuados, entre otros. La característica esencial es la incapacidad persistente para comer adecuadamente, con la consiguiente pérdida de peso o no aumento del mismo.

Trastorno Bipolar (TB)

El Trastorno Bipolar, también conocido como Trastorno Maníaco-Depresivo, se caracteriza por episodios de manía y episodios depresivos. La persona también puede experimentar episodios mixtos cuando se presentan ambos episodios al mismo tiempo.

Los niños o adolescentes con trastorno bipolar tienen cambios inusuales en el estado de ánimo. Estos cambios o episodios se caracterizan por:

  1. Fase manía: El niño se siente feliz, activo.
  2. Fase depresiva: La conducta del niño es otra. Se siente muy triste o inanimado (éstos últimos son los más largos).

No hay que confundir con los cambios de ánimos normales que ocurren en los niños. Los cambios que produce el trastorno bipolar son más potentes. Por lo tanto, afecta en las relaciones personales del niño y en las actividades académicas.

 

Expuestos algunos de los trastornos que se ven en la infancia y adolescencia,  es importante saber que mientras antes se trabaje cualquier trastorno, el resultado será más eficaz y en menor tiempo.

Fuentes:

http://www.codajic.org/sites/www.codajic.org/files/Manual%20de%20Psicologia%20Clinica%20Infantil%20y%20del%20adolescente%20-%20S.A..pdf

https://es.scribd.com/document/338824265/Terapia-Cognitiva-Con-Ninos-y-Adolescentes-Bunge-Gomar-y-Mandil

Artículo redactado por:

psicologa angie tay

Lic. Angie Tay

Lic. en Psicología
psicologa angie tay
Lic. Angie Tay

Lic. en Psicología

Licenciada en Psicología de la Universidad Católica de Córdoba. MP 10398. Formada en Psicoterapia Cognitiva Comportamental. Se desempeña en el ámbito clínico con niños en consultorio privado. Realiza aptos psicológicos. Participó de distintos cursos en Barcelona, uno de ellos en psicología clínica en niños.

Atiende en B° Centro de Córdoba y en Jesús María.