Psicólogos Córdoba

Somos una red constituida por profesionales de la psicología, psiquiatría y profesiones afines especializados en el campo de la salud mental.
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horario de Atención L a V: 10 a 19
Teléfono (0351) 2308121
(0351) 2308121
Horarios de atención Lunes a Viernes: 10 a 19 hs

¿Tenés miedo a la oscuridad? Descubre la nictofobia

nictofobia

¿Tenés miedo a la oscuridad? Descubre la nictofobia

nictofobiaLa nictofobia, también conocida como acluofobia o ligofobia, es el miedo exagerado y obsesivo a la noche y a la oscuridad. La persona que padece esta fobia manifiesta una percepción distorsionada y anticipatoria de los peligros que acechan en las penumbras, tanto en entornos abiertos (calle, playa de estacionamiento), como en lugares cerrados (casa, dormitorio). El sujeto llega a sentir una ansiedad intensa cuando se enfrenta a la situación de estar solo en la oscuridad. 

La falta de familiaridad con el entorno pueden hacer más intensa la ansiedad y la angustia que acompañan la nictofobia.  En la oscuridad el individuo puede llegar a percibir sonidos, pasos, puertas que se abren o cierran. Este miedo intenso e irracional lleva a muchas personas a evitar cualquier actividad nocturna o que se realice en lugares con poca luz. 

Te invitamos a conocer un poco más sobre el miedo a la oscuridad. ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Se puede tratar? ¿Por qué se produce el miedo a la oscuridad? Seguí leyendo. 

Los niños y el miedo a la oscuridad 

El temor a la oscuridad es una de las fobias más frecuentes en la infancia, entre los 2 y 8 años. Según el psicólogo  Xavier Méndez Carrillo, un tercio de la población infantil tiene miedo a la oscuridad. 

Generalmente, los niños suelen reaccionar con llantos, rabietas, apego excesivo, intenso malestar o evita irse a dormir solo, entre otros. De todas maneras, el miedo a la oscuridad tiene una función adaptativa y suele desaparecer con el tiempo. 

De esta manera, durante las etapas de crecimiento es totalmente normal un cierto grado de temor a la oscuridad. Sin embargo, en la adultez cuando el miedo a estar a oscuras pasa a ser obsesivo, se vuelve patológico. 

¿Cómo se genera la fobia a la oscuridad? 

niños y nictofobiaNo se conoce un origen exacto del temor intensos e irracional a la oscuridad. De todas maneras, se considera que algunas causas de la nictofobia pueden ser: 

  • Un acontecimiento vivido como angustiante: Cualquier evento traumático como un accidente, robo, violencia, abuso, perderse durante la noche, pueden desarrollar la fobia ya que el sujeto llega a relacionar la oscuridad con peligro. 
  • Inestabilidad emocional: Cuando una persona sufre un problema continuo de salud mental o emocional tales como ansiedad o depresión, puede desarrollar nictofobia. 

Otra de las posibles causas es una visión distorsionada sobre la oscuridad aprehendida a través de relatos de miedo y terror, por ejemplo. 

¿Cuáles son los síntomas de la nictofobia? 

Entre los síntomas más comunes de la nictofobia se encuentran: 

  • Temor intenso a la oscuridad
  • Problemas para conciliar el sueño, insomnio 
  • Crisis de ansiedad en situaciones de oscuridad
  • Angustia al despertarse en un entorno oscuro 
  • Rechazo a salir de casa durante la noche
  • Dormir con una luz encendida 
  • Angustia, mareos, aumento del ritmo cardíaco, bloqueo mental, escalofríos 

¿Se puede tratar el miedo a la oscuridad?

La nictofobia puede prolongarse en el tiempo y comenzar a interferir en la vida personal y social de quien la padece. La persona empezará a evitar cualquier sitio que considere oscuro o utilizar medidas para mantenerse segura tales como siempre tener una luz encendida. En estos casos, es recomendable consultar con un terapeuta. 

Entre las terapias más utilizadas para superar la nictofobia se encuentran:

Terapia de exposición:

En la terapia de exposición se expone al paciente de forma gradual ante el estímulo fóbico. Al mismo tiempo el terapeuta le brinda a la persona herramientas para afrontar de la mejor manera posible las situaciones a las que teme. 

Mindfulness y técnicas de respiración:

El mindfulness les enseña a los sujetos a gestionar sus emociones y pensamientos automáticos, alcanzando un mayor nivel de bienestar. 

Psicoterapia:

En las sesiones de psicoterapia se le propone a la persona indagar de manera profunda el inconsciente, con el fin de encontrar de dónde proviene el efecto fóbico. Para, que de esta manera, el paciente pueda disminuir la carga de angustia y ansiedad. 

Realidad virtual:

El uso de la realidad virtual en el tratamiento de la nictofobia permite crear entornos para enfrentar situaciones fóbicas en ausencia de las consecuencias temidas, de manera controlada, y cuenta con la intervención del profesional. 

Es importante tener en cuenta que la nictofobia es una fobia simple y debe distinguirse de otros tipos de fobias como el miedo a quedarse solo (autofobia), la bigofobia (miedo a lo sobrenatural), la claustrofobia, la coulrofobia, entre otras. 

Fuente:

  • Méndez Carrillo, Xavier; Orgilés Amorós, Mireia; Espada Sánchez, José Pedro. Escenificaciones emotivas para la fobia a la oscuridad: un ensayo controlado. International Journal of Clinical and Health Psychology, vol. 4, núm. 3, septiembre, 2004, pp. 505-520. Asociación Española de Psicología Conductual. Granada, España. Versión digital: http://www.redalyc.org/pdf/337/33740304.pdf